Connect with us

España

La realidad tras un aborto en Castilla y León: “Te tratan como si fueras idiota”

Published

on

la-realidad-tras-un-aborto-en-castilla-y-leon:-“te-tratan-como-si-fueras-idiota”

Sara, nombre ficticio, tiene 26 años y en el último año y medio ha decidido abortar dos veces. Prefiere no saber nada de lo que están diciendo en la televisión. Lo de que en su tierra, Castilla y León, el Gobierno autonómico plantea ofrecerle a las mujeres embarazadas que no quieren ser madres ecografías en 4D y que escuchen el latido fetal, para que lo piensen mejor. Inevitablemente, se ha enterado, porque no se habla de otra cosa en su ciudad, Valladolid. Y todo se ha vuelto a remover por dentro. Mientras la discusión de micrófonos, despachos y partidos que lideran hombres —algunos que reconocen públicamente “no saber nada de embarazos”— sobre si es buena o mala idea llevar a cabo algo así, Sara se pregunta si alguno de ellos ha escuchado un segundo a una mujer que lo haya hecho. Si saben algo de esa nube negra que empaña todo cuando se debe tomar una decisión que ya está tomada, porque no tienes trabajo, ni dinero, ni casa, ni ahorros. De soledad, de miedo, de ansiedad o del dolor que produce que hurguen en tu útero. Si alguien va a dejar de decidir por mujeres como ella en algún momento.

— Si después de lo que me pasó tengo que escucharlo y verlo, es que quizá hubieran conseguido lo que quieren, y es terrible.

Todo empezó en septiembre de 2021. Desde el otro lado del teléfono, Sara cuenta que tenía una pareja que parecía estable, pero que, como sucede a menudo, no lo es tanto cuando vienen mal dadas. Entonces tenía 24 años y llevaba dos meses sin trabajo. Tenía planeado estudiar un módulo superior de Higiene Bucodental y él se había ido a estudiar a Colombia. El test de orina salió positivo y su novio se quedó mudo en la videollamada. En ese momento supo bien que estaba sola.

Sara considera que es conveniente explicar que ha tenido muy mala suerte. Que lleva tomando anticonceptivos desde los 20 años porque quería decidir cuándo quedarse embarazada. Lo ha tenido que repetir muchas veces. Que desde que empezó a tomarse en serio su salud sexual a los 19 y pidió una cita con el ginecólogo, su médico de cabecera le espetó que para qué: “Que yo era un coche como recién salido del concesionario”.

Ella quería ser madre, eso fue lo más doloroso. Y a menudo ha tenido que discutir sobre este punto hasta con algún médico que se atrevió a juzgar su decisión. Que hizo todo lo que pudo, que unos días se le olvidó la píldora, y que “qué rabia”. Porque, señala: “Esto no se lo deseo a nadie”.

La única forma de abortar en Castilla y León de forma gratuita, sin salir de la provincia, es vivir en Valladolid o tener suerte en el hospital de Burgos, donde se practican algunas de estas intervenciones, no muchas —en 2021, solo 60 abortos fueron practicados por el sistema público castellanoleonés, de los 2.597 que la autonomía notificó aquel año—. “Al menos en eso tuve suerte”, bromea Sara.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Para las mujeres del resto de provincias las opciones son: o desplazarse (hasta ahí o a otra región), o costearse un procedimiento que ronda los 400 euros, pero que puede ir desde algo menos de 200 hasta superar los 1.000. Es decir, si una mujer en Palencia o Ávila, por citar algunas, quiere abortar gratis en su ciudad, no puede. De manera que el acceso del que habla la ley no aplica para la mayoría de mujeres castellanoleonesas.

En la región gobernada por el PP y Vox, que ahora deja en manos de los médicos la medida de la ecografía y el latido fetal, abortar ya era difícil. Solo hay tres clínicas privadas acreditadas para practicar el procedimiento: en León, Salamanca y Valladolid. Pero solo una —Ginemédica, la de Valladolid— tiene un concierto con la Administración de la Junta para practicar abortos a pacientes derivadas de la pública. Soria incluso tiene un concierto con una clínica de Madrid, así que deben de salir de su comunidad para que el Estado les financie el procedimiento.

Sara siguió todos los pasos. Pidió cita en el centro de salud. “Estoy embarazada y quiero abortar”, así, de carrerilla. Pero nada había sido sencillo hasta ese momento. Ella quería ser madre, le hacía ilusión estar embarazada, y a la vez sentía que no podía. “Al no tenerlo tan claro es todavía más difícil hablar de ello. Y todo fue muy violento para mí”, recuerda. “No es que me dijeran que no lo tuviera. Es que no hacía falta. Me lo decían con la mirada. Lo que se me venía encima, que me iba a arruinar la vida. Me sentía muy sola y no iba a poder sola. Y con todo el dolor de mi corazón, sabía que tenía que abortar”, cuenta. “El embarazo de repente se convirtió en una nube negra en mi vida, nada era como lo había imaginado”, recuerda.

Le hicieron un test. Salió nuevamente positivo. La mandaron con una trabajadora social y esta le pidió una cita para hacerse una ecografía en el hospital. Llegó sola, porque con las medidas anticovid no le permitían ningún acompañante. Al entrar en la consulta sintió el primer mazazo. Después vendrían más.

—¿Sabes cuando entras en un sitio y notas que no te quieren ahí? Las miradas, los gestos… Me hicieron sentir como una estúpida.

Sara sospechó después que la ginecóloga que le atendió era objetora de conciencia—los profesionales de los centros públicos de la región se acogieron a este derecho desde 2010 y, exceptuando mínimamente Burgos, en ninguno se practica el aborto—, pero nadie le dijo nada. Mientras observaba la pantalla de la ecografía lo que podía ser “el bebé que no iba a tener”, hacía preguntas. Una parte de ella seguía ilusionada, lo reconoce. “Yo vi un circulito, me esperaba una alubia, y le dije: “¿Eso es el embrión?”. Y ella solo me respondía de malas formas, como si yo fuera una inconsciente: “Si lo vas a abortar, ¿qué más te da, para qué quieres saber nada?”. Después, quiso hacerle una foto con el móvil a la ecografía: “¿Si vas a abortar para qué quieres tener recuerdos?”, cuenta que le contestó. “Se me caían las lágrimas, me quedé callada, solo lloraba”.

Supo cuando llevó los documentos de la ecografía a la trabajadora social que la médica no había puesto lo que hacía falta para la cita del aborto. La misma trabajadora le contó que a veces algunos objetores lo hacen para extender más el tiempo, por si hay alguna posibilidad de que la mujer se lo replantee. Tuvo que hacerse otra ecografía unos días más tarde en una clínica privada, 80 euros. De nuevo, a repetir el proceso.

Le dieron cita para poner fin a todo el embarazo cinco días más tarde. Llegó a la clínica de Valladolid a las 9.30 de la mañana, pero la espera se demoró más de lo previsto —faltaba por error una prueba de antígenos que tuvo que costearse ella, 120 euros más— y la atendieron cuatro horas más tarde. Le dijeron que esperara en una silla. A su alrededor desfiló una decena de mujeres embarazadas, que esperaban su revisión con el especialista. Como si desde el día en que decidió que tenía que abortar cada uno de los pasos hubiera sido una prueba más a una decisión ya complicada.

— Era una situación tan violenta que me evadí. Lo veía desde fuera como una película. Una sentada con su barrigota riéndose con una enfermera, estaban felices. Yo estaba siendo consciente de lo feo que era eso: ¿Era necesario meterme aquí con ellas, no podrían haberme puesto en otra sala?

Un rato antes de entrar, le dieron una pastilla. Sara recuerda que ni preguntó para qué era, pero que nadie se lo explicó. Estaba sin comer, días sin dormir bien, agotada. Pensó que quizá era un calmante. Pero a los minutos empezó a sentir unos dolores horrorosos debajo del vientre. Estaba sentada en una silla dura de plástico, sola, sin poder hablar con nadie. “Ya no hay vuelta atrás”, recuerda que pensaba. Después supo que ese dolor eran contracciones.

—Me miró una chica y me dijo: duele, duele.

Fue el único momento de alivio en las últimas semanas. Una joven como ella, que estaba retorciéndose por el mismo dolor en la sala de espera. Que había venido de Ávila en tren y hasta allá se iba a ir sola esa tarde. ”Por fin encuentro a alguien que me está entendiendo”, cuenta que pensó.

Unos 40 minutos después, llegó su turno. Entró a una salita, se quitó la ropa. “Hola, túmbate y pon las piernas para arriba”, le dijeron. “Me acuerdo que lo primero que pensé es cuánta gente hay aquí”. Le pincharon la anestesia en el útero y tenía que esperar unos minutos a que le hiciera efecto. “En ese punto ya solo deseaba que acabara todo. Ya por Dios”, recuerda.

Hasta ese momento, nadie le había explicado que existen dos tipos de procedimientos: el farmacológico o el instrumental. Tampoco que en este último se puede solicitar la anestesia general (una sedación suave), especialmente para quienes prefieren no estar despiertas durante el proceso. Castilla y León es la única comunidad autónoma que no financia esta prestación, si una mujer decide abortar por lo público en esta región, no tiene otra opción que estar consciente. Si desea hacerlo de otra forma, debe pagar el procedimiento completo, según han denunciado las representantes de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI).

—Ojalá no me hubiera enterado de nada.

Lo que sucedió en el quirófano la ha perseguido durante más de ocho meses. Está convencida de que se pasaron de tiempo con la anestesia y que cuando la intervinieron sintió más de lo previsto, aunque no puso ninguna denuncia ni reclamó. Pero pudo compararlo con otra intervención de hace tres meses. Tiene grabado el sonido de los aparatos raspando y hurgando en su útero, del aspirador después. “Ras, ras”. Y lo peor: una pantalla que debían observar solo los sanitarios, pero que la tenía en frente, en la que siguió en vivo todo lo que hacían dentro de su cuerpo. “Era horrible. Esa imagen no se me va de la cabeza”, recuerda.

—Notaba perfectamente cómo me raspaban y estiraban con fuerza. Como una cuchara hurgando dentro. Sentía que me iban a arrancar el útero y después saldrían todos los órganos detrás.

Fueron 10 minutos en los que Sara asegura que sentía que se moría. Lo escuchaba, lo veía y lo sentía. “Ras, ras”. Cuando terminaron le dijeron: “Ya está. Te pones una compresa, te vistes y te vas”. Ella se levantó como un “zombie”, cuenta. “No sabía ni quién era. Y salí al pasillo donde estaba todo el mundo. Otra vez a esperar sola. Me dolía muchísimo. Sentía el lugar exacto donde había estado implantado. Firmé un papel, me dieron un zumo y me fui de ahí”, recuerda.

Desde ese momento y durante más de ocho meses tenía un sueño recurrente. “Corro porque vienen detrás para arrancarme el bebé. Que un hombre me quiere meter las manos en la barriga y me lo quiere arrancar. Estoy segura de que es porque lo vi y lo sentí. Sigo teniendo pesadillas”, cuenta. No podía hablarlo con nadie: “Al final, como no tienes el hijo, nadie quiere saber nada. Eso se me hizo muy duro. Notar que es un tema tan tabú que prefieren hablar de otra cosa”.

Sara ha pedido ayuda para encontrar un método anticonceptivo que le funcione. Explica que los preservativos le irritan y le hacen sangrar, que dos ginecólogos distintos no le recomendaron el DIU porque le decían que todavía era joven, que la píldora era la única opción. Las pastillas también le sientan mal, cuenta, le revolucionan el ánimo y los nervios. Y a veces, como sucedió de nuevo, se olvida de tomarlas con la frecuencia recomendada. La última vez pensó que no podía volver a pasar, que sería un caso demasiado extraño. Que habían sido dos malditos días. Pero pasó.

Hace tres meses, revivió todo. Se quedó de nuevo embarazada sin planearlo y aunque ahora tiene otra pareja y los dos quieren ser padres, con sus 800 euros de sueldo, la mitad que se va en alquiler, otro tanto en luz, gas y comida, en los pagos a plazos de sus estudios, decidieron que no era viable. La trabajadora social le insinuó que se lo pensara mejor, que hay ayudas del Gobierno: “De verdad te tratan como si fueras idiota, como si no supiéramos todos que con eso no es suficiente. Como si yo después de todo lo que pasé hubiera querido volver a estar en esa situación”, cuenta.

Esta vez Sara estaba más convencida. El procedimiento no fue tan doloroso ni lo vivió de forma tan violenta. “Sentía más poder sobre el proceso”, apunta. Pero el médico que la intervino, el mismo que en la primera vez, no se resistió las ganas de darle una lección. “Claro, vives la vida loca, no tienes cuidado, pues te quedas embarazada”, recuerda que le espetó.

A esas alturas del partido, ya estaba harta de darle a todo el mundo explicaciones sobre su vida. De nuevo lo de la píldora, lo de que había tenido mala suerte. Pidió un calmante y entró al quirófano.

—Bueno, a ver si no te vuelvo a ver por aquí —disparó el doctor.

—Igual usted y todos se piensan que una viene aquí por gusto —le hubiera gustado responder. Se calló.

Pese a que el Congreso de los Diputados ha aprobado una reforma de la ley del aborto —aún pendiente de ratificación en el Senado—que incluye eliminar los tres días de reflexión y la información que se les entrega a las mujeres sobre ayudas públicas si deciden mantener su embarazo, ningún texto menciona qué se puede cambiar para que lo que vivió Sara no se repita con otra mujer. Nada que resuelva el estigma y la soledad que algunas viven dentro de las consultas frías. La medida que plantea el Gobierno de Castilla y León sobre mostrarles el latido y la ecografría en 4D ha sido la gota que ha derramado el vaso. “Llevo todo el año diciendo que sí, hay aborto legal y gratuito, pero indigno y traumático también”, resume Sara.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

————————————————————————-
Fuente, El Pais, www.elpais.com, Junto a su autor correspondiente .
En el mes , dia y año que corresponda, Título del artículo, Nombre del periódico, #volumen(#Edición o #ejemplar) pertenecen a la fuente El País .
Solo citamos Noticias con fuentes rss mediante inteligencia artificial en fase de prueba .

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

España

Vuelve el crudo invierno con heladas de -5° y nevadas en cotas bajas

Published

on

vuelve-el-crudo-invierno-con-heladas-de-5°-y-nevadas-en-cotas-bajas

Una nueva llegada de una masa de aire muy fría, en concreto polar (de latitudes altas) continental, devolverá esta semana a España al pleno invierno. “Dará lugar a heladas en el interior peninsular, sobre todo en las mitades norte y este, donde se bajará de -5° el martes”, explica Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). A este ingrediente se suma “cierta inestabilidad atmosférica” a causa de “vientos húmedos del este, que provocarán un temporal marítimo en el Mediterráneo, con olas de cuatro a cinco metros” y que aportarán “la humedad suficiente” para que se generen lluvias localmente intensas de lunes a jueves “focalizadas en los tercios este y sur de la Península y en Baleares”. Sumado al frío, nevará en cotas bajas: a apenas 300 a 500 metros en el norte y de 500 a 900 en la mitad este, zona centro y Baleares. Del Campo alerta de que las nevadas serán importantes en el entorno del sistema Ibérico, sobre todo en las provincias de Teruel y Castellón, donde se pueden acumular más 20 centímetros el martes y el miércoles.

A partir de este mediodía comenzarán a nublarse los cielos en el área mediterránea peninsular y Baleares, donde se esperan chubascos, más frecuentes e intensos en el este del archipiélago y de Cataluña y en la Comunidad Valenciana. “La cota irá bajando hasta 300 metros en Cataluña, 500 en Baleares y en el entorno del sur de Aragón y de la Comunidad Valenciana y 900 metros en el resto del sureste peninsular”, precisa Del Campo. En el este, se producirá un importante descenso térmico, con las máximas entre 8° y 10° por debajo de las del domingo. En el mapa de avisos, están en alerta por frío, lluvias, nevadas, mala mar y viento Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Castilla-La Mancha, Cataluña, Galicia, Murcia y Comunidad Valenciana. Los avisos de mayor entidad son naranjas, el segundo nivel de una escala de tres, por fenómenos costeros en el litoral mediterráneo de Girona a Valencia y en el archipiélago.

Esta semana va a ser fría y desapacible, plenamente invernal, con nubosidad, precipitaciones, de nieve en el interior de Castellón e interior norte de Valencia por encima de 700-900 metros, temporal marítimo con olas de 4 m y viento fuerte de levante y gregal.

— AEMET_C. Valenciana (@AEMET_CValencia) February 6, 2023

El martes, continuará la situación adversa en el este y puntos del tercio sur, con precipitaciones localmente fuertes o persistentes en el Estrecho, Baleares, este de Teruel, Cataluña y Comunidad Valenciana. “Las lluvias pueden extenderse al centro y la Península y serán más débiles cuanto más al noroeste”, avanza el portavoz de Aemet, que detalla que la nieve caerá a partir de 300 a 500 metros en la mitad norte, de 600 a 900 en la zona centro y área mediterránea y de 1.000 en el sur y en Baleares.

Las nevadas más copiosas se esperan en los Pirineos, las sierras de Andalucía oriental y del oeste de Murcia y, especialmente, en el interior de la provincia de Valencia, interior de Castellón y este de Teruel. “En estas dos últimas provincias se pueden acumular más de 20 centímetros en 24 horas a partir de 600/700 metros”, por lo que se ha activado el aviso naranja por nieve, que es amarillo, el nivel más bajo, en Almería, Murcia, Prepirineo de Barcelona, Pirineo de Girona y Valencia. Además, se repiten los avisos naranjas por mala mar en Tarragona y Baleares y hay avisos amarillos por lluvia en Baleares, por frío en Aragón, por mala mar en Asturias, Galicia, resto de Cataluña y Comunidad Valenciana y por vientos de hasta 70 kilómetros por hora en Baleares y el litoral catalán y valenciano.

Será un día muy frío. Las temperaturas bajarán, con heladas generalizadas en el interior del norte y este de la Península, en muchos puntos por debajo de -4°/-5, mientras que en las horas centrales del día no se pasará de 8° en la mitad norte. Hay avisos amarillos por bajas temperaturas en Aragón, Cantabria, ambas Castillas, Cataluña, Madrid y La Rioja.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

La mar revuelta en el Mediterráneo ―con avisos naranjas de Tarragona a Alicante y en Baleares― y las rachas de viento fuertes en Cataluña y Baleares continuarán el miércoles, así como el ambiente plenamente invernal. “Aunque en la mitad norte se producirá una subida de las temperaturas máximas y mínimas, continuarán las heladas nocturnas en el interior norte y en el este peninsular, aunque algo menos intensas. Durante el día no se sobrepasarán los 10° en amplias zonas del interior e incluso cerca del Mediterráneo“, pronostica el experto. Los valores diurnos estarán entre 5° y 10° por debajo de lo normal para la época en el tercio oriental.

Pero lo más destacable seguirá siendo la inestabilidad, con lluvias en el este de Teruel, Comunidad Valenciana, Baleares y Andalucía. “Serán chubascos localmente persistentes en el Estrecho y en la Comunidad Valenciana y se extenderán, de forma más débil, a otras zonas del sur y el centro de la Península”, completa el portavoz de Aemet. La cota, un día más, estará baja, entre 700 y 900 metros en la Península y 900 en Baleares. “Seguirá nevando intensamente en el este de Teruel e interior de Valencia y Castellón”, donde persiste el aviso naranja por nevadas.

Con esta cota, un poco justa, ¿nevará en Madrid? “No es descartable que se puedan ver algunos copos en el entorno de la ciudad entre la noche del martes y el mediodía del miércoles, aunque la probabilidad no es alta, está en el 30%-40% según las últimas actualizaciones de los pronósticos”, contesta Del Campo, para añadir que “la probabilidad de que llegue a cuajar una fina capa ―de no más de dos centímetros― en jardines y zonas favorables es baja, como mucho del 10 al 20%”.

El jueves seguirán los chubascos en Baleares, Comunidad Valenciana, Murcia y sur de Andalucía, donde del entorno del Estrecho podrán ser aún persistentes. De forma débil y dispersa, aunque con incertidumbre, puede llover en otros puntos de la mitad oriental. La cota estará entre los 500 y 700 metros en el norte y en 900 metros en el sureste. En el resto del país, esperan nubes pero sin lluvias y con las temperaturas en descenso. “Las heladas se repartirán ampliamente por el norte, el centro y el este de la Península. En muchos puntos se bajará de -4° en incluso de -8°/-10° en las zonas nevadas del este de Teruel”, detalla el meteorólogo.

De cara al fin de semana, parece que volverá el tiempo estable a toda España, con cielos poco nubosos y sin precipitaciones, excepto quizá en el sur del área mediterránea, donde puede haber todavía chubascos aislados. Seguirá, eso sí, el tiempo frío, con heladas nocturnas en buena parte del interior, norte y este de la Península, aunque es posible que se inicie una recuperación en los termómetros.

En Canarias, lloverá de forma intensa en el norte de las islas, con nevadas en Tenerife y La Palma a partir de 1.700 metros. El miércoles también puede llover en la vertiente sur de las islas y el jueves volverá el régimen habitual de vientos alisios.

————————————————————————-
Fuente, El Pais, www.elpais.com, Junto a su autor correspondiente .
En el mes , dia y año que corresponda, Título del artículo, Nombre del periódico, #volumen(#Edición o #ejemplar) pertenecen a la fuente El País .
Solo citamos Noticias con fuentes rss mediante inteligencia artificial en fase de prueba .

Continue Reading

España

La infanta Sofía estudiará el bachillerato en el mismo centro de Gales que su hermana

Published

on

la-infanta-sofia-estudiara-el-bachillerato-en-el-mismo-centro-de-gales-que-su-hermana

La infanta Sofía, la hija menor de los Reyes, cursará sus estudios de bachillerato en el UWC Atlantic College de Gales (Reino Unido) al igual que su hermana mayor, la princesa de Asturias, según ha informado este lunes la Casa del Rey. La infanta Sofía “se ha sometido a todo el proceso de selección exigido por la Fundación Comité Español de los Colegios del Mundo Unido”, del que depende el Atlantic College, y lo ha superado.

“El programa académico se desarrolla en dos cursos (2023-24 y 2024-25) y comprende tanto materias de ciencias como de letras”, explica la nota de la Casa del Rey. “Este programa se completa con un curso interdisciplinario común sobre teoría del conocimiento, una monografía de carácter investigador, así como un programa especial de creatividad (teatro, música, arte, etc.) acción (deportes) y una actividad que implique un servicio a la comunidad (apoyo en escuelas locales, trabajo con niños con discapacidad intelectual, tercera edad, primeros auxilios, mantenimiento de costas y bosques próximos, control de los índices de contaminación medioambiental, cuidado y recuperación de especies animales, rescate marítimo, guardacostas, etc.)”.

El comunicado de La Zarzuela añade que “la incorporación al colegio está prevista entre finales de agosto y primeros de septiembre” y que la infanta Sofía residirá, al igual que su hermana Leonor, en el Atlantic College, “de acuerdo con el régimen de internado” establecido por el centro. “El coste del bachillerato internacional que cursará la Infanta Sofía será igualmente satisfecho en su integridad por los Reyes con su asignación anual y asciende a 74.000 libras esterlinas [82.707 euros] por los dos cursos”, han informado, al igual que se hizo cuando la princesa de Asturias se incorporó a este centro educativo ubicado en un castillo medieval y situado a 26 kilómetros de la ciudad de Cardiff (Gales). Felipe VI, concluye la Casa del Rey, informó al presidente del Gobierno de este nuevo periodo de la educación de la infanta Sofía.

La princesa de Asturias se incorporó en agosto de 2021 a este centro educativo caracterizado por su “espíritu abierto y crítico” para cursar los dos cursos del bachillerato internacional y cuyo periodo concluye este verano. La Casa del Rey no ha informado todavía de qué formación superior recibirá a partir del próximo curso la heredera de la Corona, ni en qué momento pasará por las academias de los tres ejércitos para recibir instrucción castrense como su padre, aunque las fuentes consultadas señalan que no está previsto que sea de manera inmediata.

La Casa del Rey tiene especial cuidado en presentar a la infanta Sofía como el mejor apoyo de su hermana mayor y la felicitación que distribuyó La Zarzuela las pasadas navidades era una fotografía en la que aparecían juntas sin sus padres. En el caso de que la princesa de Asturias renunciara al trono por cualquier circunstancia, la infanta Sofía le sucedería en la Jefatura del Estado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

————————————————————————-
Fuente, El Pais, www.elpais.com, Junto a su autor correspondiente .
En el mes , dia y año que corresponda, Título del artículo, Nombre del periódico, #volumen(#Edición o #ejemplar) pertenecen a la fuente El País .
Solo citamos Noticias con fuentes rss mediante inteligencia artificial en fase de prueba .

Continue Reading

España

El PSOE negociará enmiendas a la ley con Unidas Podemos y otros socios pero no con el PP

Published

on

el-psoe-negociara-enmiendas-a-la-ley-con-unidas-podemos-y-otros-socios-pero-no-con-el-pp

La crisis en el Gobierno de coalición pasa a una nueva fase. Después de una semana de intensas negociaciones y conflicto abierto entre los dos socios por la reforma de la Ley de Libertad Sexual, conocida como ley del solo sí es sí, la decisión del PSOE, adelantada por EL PAÍS, de registrar este lunes y en solitario su propuesta de modificación en el Congreso acentúa la brecha entre ambas formaciones. No se quiere hablar de ruptura, pero sí otra vez de serias discrepancias. PSOE y Unidas Podemos se emplazan ahora a negociar enmiendas en el trámite parlamentario, que quieren solventar con urgencia en menos de un mes, pero no aclaran con quién. Los socialistas aseguran que solo negociarán sobre los “ajustes técnicos” a la norma con UP y sus socios del bloque de investidura, pero no con el PP, que sin embargo se convierte de hecho en un aliado más que probable y necesario para sacar adelante este proyecto estrella y emblemático del Ministerio de Igualdad de Irene Montero.

Fuentes de Podemos han trasladado desde primera hora de este lunes su “preocupación” por este movimiento unilateral del PSOE al registrar por su cuenta una proposición de ley para modificar algunos artículos de la ley y precisar mejor otros. UP ve “inexplicable” que, habiendo “opciones para el acuerdo”, los socialistas “decidan romper para presentar la misma propuesta que el PP”.

La decisión del PSOE, sin embargo, se produce tras constatar en la última ronda de negociaciones del fin de semana que era imposible el consenso con el Ministerio de Igualdad. El portavoz socialista en el Congreso, Patxi López, intentó justificar esa actuación en la necesidad de “corregir los efectos no deseados de una muy buena ley y en respuesta a una demanda social”. López admitió la urgencia por la alarma social provocada por la rebaja de condenas y precisó, para rectificarlas, algunas acusaciones que se están formulando estos días desde UP e Igualdad. Para el PSOE está claro que no se toca el artículo 178 del Código Penal donde ya figura ahora la relevancia del consentimiento, tampoco se retrocede al pasado para distinguir entre abuso y agresión sexual (”todas serán agresiones sexuales”) y no se ha cedido a la presión mediática y política de la derecha. A López le ha preocupado mucho explicar este lunes que el PSOE “no ha negociado nada con la derecha” y que el PSOE se dispone ahora a negociar en la fase de enmiendas con UP y sus socios habituales, pero no con el PP. “Queremos acordar con todos los que quieren esta ley y el PP no la quiere”, subrayó.

La discusión se centrará a partir de ahora más en el Congreso, donde se anticipa una tramitación compleja, porque por el momento los populares son los únicos que han mostrado su apoyo a la iniciativa. “El PSOE tendrá que decidir con quién quiere sacar adelante esta ley”, ha advertido el presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, durante una entrevista en TVE en la que ha descartado una ruptura del Gobierno y se ha mostrado convencido de que todavía “hay margen para el acuerdo”.

Este martes la Mesa del Congreso tendrá que calificar (admitir en el lenguaje parlamentario) la iniciativa, con la idea por parte del PSOE de que el debate para la toma en consideración (el primer paso) se lleve al pleno del martes de la semana que viene. En ambos casos será curioso y revelador contar los apoyos de esos primeros trámites. El dirigente del PSOE precisó, eso sí, que su objetivo es que la ley supere todos esos pasos y entre en vigor, ya retocada, antes de que acabe febrero, porque se quiere resolver esta situación complicada cuanto antes. No será fácil. El portavoz socialista no pudo aclarar este lunes con quién sacará esta reforma e intentó restar trascendencia a un posible respaldo del PP: “Hay que distinguir entre negociar o que la vote el PP”.

El PSOE hace equilibrios para mantener la negociación abierta, no molestar en exceso a su socio principal, no romper la coalición en este inicio del año electoral y asumir que la norma tenía defectos y efectos indeseados. “La mejor forma de defender esta buena ley es reconocer que no está funcionando adecuadamente”, corroboró junto a López la secretaria de Igualdad de la ejecutiva socialista, Andrea Fernández. Y pidió que se dejen a un lado ahora “egos, relatos y debates”. López, por su parte, obvió las diferencias internas de UP en esta negociación ―entre Podemos y el sector que lidera la vicepresidenta, Yolanda Díaz― y que el PSOE y el Gobierno sí han notado. Prefirió no contestar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

“Tampoco se termina el mundo. Las negociaciones pueden continuar”, ha valorado Asens. “El PSOE tendrá que decidir con quién quiere sacar adelante esta ley, porque los partidos de la mayoría de la investidura creo que lo tienen claro prácticamente todos. Los partidos de la izquierda están en esta polémica con el Ministerio de Igualdad; por tanto, [el PSOE] deberá decidir si quiere sacar esto con el PP, mirar a su derecha o mirar a su izquierda”, ha retado el presidente del grupo de Unidas Podemos.

“Es una decisión del PSOE que no nos ha comunicado”, han trasladado a primera hora fuentes de la dirección de Podemos, que añaden que están “preocupadas por que PP y PSOE sumen sus votos para volver al esquema de la violencia o la intimidación”. La formación insiste en que el consentimiento es una “conquista de millones de mujeres diciendo ‘sólo sí es sí” y afirma que hará “todo lo posible” para que el consentimiento “siga en el centro del Código Penal”. La definición de consentimiento no se toca en la propuesta del PSOE, pero Podemos considera que reintroducir el elemento de la existencia de violencia o intimidación para modular las penas supone desplazar ahí el foco de atención, en lugar de atenerse a la idea de la ausencia de consentimiento que define la agresión sexual.

“Las discrepancias las tenemos que naturalizar en un Gobierno de coalición donde hay dos partidos que tienen visiones diferentes. No es la primera vez que esto sucede y seguramente no será tampoco la última. No hay que sacar las cosas de quicio. El Gobierno de coalición no está en riesgo porque ninguno de los dos socios está dispuesto a ponerlo en riesgo y menos en este momento de la legislatura, a las puertas de unas elecciones municipales y autonómicas”, ha enfatizado Asens en referencia a los comicios del próximo 28 de mayo. Unidas Podemos es consciente de que una salida del Ejecutivo supondría un enorme coste electoral a menos de cuatro meses de la cita con las urnas y en un año también de generales. El diputado de En Comú Podem cree que el asunto se puede “solucionar fácilmente”. “Hay margen para el acuerdo y tiene que ver con situar la violencia o intimidación en el nivel de los agravantes [no en la descripción del tipo penal]”.

Esta discusión técnica es precisamente la que ha hecho encallar las negociaciones en la última semana. Igualdad se abrió ya el lunes pasado a una subida de las penas para dar una salida al conflicto —desde que la ley entró en vigor en octubre, se han producido casi 400 rebajas de condena y una veintena de excarcelaciones de agresores sexuales—, pero considera que la propuesta de Justicia, que quiere incrementarlas distinguiendo si hay o no violencia o intimidación, es una vuelta al modelo anterior y afecta, por tanto, a la esencia de la norma.

————————————————————————-
Fuente, El Pais, www.elpais.com, Junto a su autor correspondiente .
En el mes , dia y año que corresponda, Título del artículo, Nombre del periódico, #volumen(#Edición o #ejemplar) pertenecen a la fuente El País .
Solo citamos Noticias con fuentes rss mediante inteligencia artificial en fase de prueba .

Continue Reading
Advertisement

Tendencias

Copyright © 2022

🇦🇷 » 🌎
A %d blogueros les gusta esto: