Connect with us

España

La historia de cómo terminó sin acusados el ‘caso Cursach’, la mayor causa judicial de Baleares

Published

on

la-historia-de-como-termino-sin-acusados-el-‘caso-cursach’,-la-mayor-causa-judicial-de-baleares

La sombra de las irregularidades durante el proceso de investigación del caso Cursach anulan casi una década de pesquisas. La Fiscalía retiró todas las acusaciones que pesaban contra 17 investigados por favorecer los negocios del empresario del ocio mallorquín. El juez instructor y el fiscal que dirigieron la investigación están al borde del banquillo acusados de presionar a testigos y filtrar información.

“Este procedimiento es un fracaso total de la administración de justicia”. Estas palabras salieron, entre pausas y lágrimas de emoción, de boca del fiscal anticorrupción Tomás Herranz durante la última sesión del juicio del caso Cursach, que desde junio juzgaba la mayor trama de corrupción policial y empresarial de Baleares y que se investigaba desde hace nueve años. La Fiscalía confirmó durante esa jornada, en el trámite de informes, lo que había avanzado días antes: que retiraba todas las acusaciones que pesaban contra las 17 personas que se sentaban en el banquillo acusadas de delitos como pertenencia a organización criminal, amenazas o prevaricación. Habían sido 24 justo al comienzo de las sesiones. “Este informe, más que justificar la retirada de acusación, tiene otro objetivo, que es reconocer ante los acusados que han sufrido una injusticia y que el cambio de la Fiscalía obedece a un intento mínimo de reparar el daño”, dijo Herranz, casi sin poder hablar de la emoción. La sala estalló en aplausos, algunos abogados se enjugaron las lágrimas, los acusados se pusieron en pie y la presidenta del tribunal interrumpió la sesión para dar un respiro a los presentes. Pero para entender cómo uno de los mayores procesos judiciales de Baleares, con decenas de detenidos con meses de prisión provisional a sus espaldas, ha terminado en absolutamente nada, hay que retroceder hasta muchos años atrás.

El empresario Bartolomé Cursach a su llegada a un juicio en marzo de 2017.
El empresario Bartolomé Cursach a su llegada a un juicio en marzo de 2017.C. CLADERA (Efe)

En febrero de 2017 la imagen del todopoderoso empresario de la noche mallorquina Bartolomé Cursach vestido con un plumas de color azul claro, desaliñado, saliendo de un furgón de la Policía Nacional esposado, llenó los informativos y periódicos de Baleares. Cursach siempre ha sido un personaje esquivo, abonado al silencio, cuidadoso de su imagen y envuelto en multitud de leyendas populares de las que nadie en Mallorca sabe lo que es verdad y lo que no. La rumorología ha perseguido siempre al hombre que erigió un imperio de discotecas, restaurantes y pubs en las principales zonas turísticas de Mallorca y al que durante décadas nadie hizo sombra. Su imagen esposado sorprendió, aunque en el ambiente judicial hacía semanas que se oía hablar de su posible detención, considerada la traca principal del caso que desde 2013 investigaba en un juzgado de instrucción las presuntas prácticas corruptas de un grupo de agentes de la Policía Local de Palma a quienes se acusaba de beneficiar los negocios del empresario mediante el acoso y hundimiento de su competencia.

El ambiente judicial en Palma, donde todo el mundo se conoce, estaba ya muy caldeado cuando la investigación alcanzó su cénit con el ingreso del magnate en prisión preventiva. Después de eso, el caso recorrió un camino cuesta abajo que derivó en el fin de un juez y un fiscal, a punto de ser juzgados por irregularidades durante la investigación, otro juez que ya fue procesado y una sala de vistas que comenzó con 24 personas acusadas y ha terminado con una absolución masiva. Solo una de las acusaciones particulares mantiene la inculpación contra dos agentes municipales por un presunto delito de coacciones continuadas y reclama dos años de cárcel para cada uno.

Los inicios

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Rebobinando hasta el principio de esta historia regresamos a 2013, época de ebullición de las instrucciones judiciales derivadas de casos de corrupción política, cuando la Fiscalía Anticorrupción de las islas contaba con cuatro funcionarios para dar salida a los escándalos que habían derivado del gobierno del PP de Jaume Matas y de la Unió Mallorquina de Maria Antònia Munar.

Ese verano, una operación policial contra la banda de moteros Los Ángeles del Infierno desveló los lazos que algunos de ellos mantenían con agentes de la Policía Local palmesana, que tenía a algunos mandos bajo sospecha por el supuesto amaño de un concurso de promoción interna. Los nombres de los agentes se entrelazaban en ambas investigaciones, dirigidas en aquel momento por la jueza Carmen González con ayuda del entonces fiscal anticorrupción Miguel Ángel Subirán, hombre de carácter explosivo que había participado en la acusación de otros procesos por corrupción política. En esa génesis comenzó a cobrar cuerpo la tesis de que algunos agentes actuaban en colaboración con empresarios locales para extorsionar y cobrar sobornos en establecimientos de ocio.

Al fondo, la discoteca BCM, en Magaluf, el símbolo del imperio Cursach recién clausurado.
Al fondo, la discoteca BCM, en Magaluf, el símbolo del imperio Cursach recién clausurado.Samuel Aranda

González cambió de destino y en 2015 la investigación recayó en Manuel Penalva, al frente del Juzgado de Instrucción Número 12 de Palma, que desde ese momento se consagró a esta investigación. Cazador consumado, hombre de carácter y de ideas fijas, no se anduvo con paños calientes y comenzó a desarrollar múltiples ramificaciones en tándem con el fiscal Subirán y cuatro agentes del grupo de Blanqueo de la Policía Nacional de Baleares, con los que crearon un grupo cerrado en el que iban todos a una. Su presencia en los alrededores de los juzgados de Vía Alemania siempre en grupo, sus métodos de interrogatorio e investigación y el trato personal con los detenidos suscitaba fuertes críticas de los abogados defensores y de funcionarios de la Fiscalía, que no compartían las duras formas de los investigadores. Estas se materializaron tiempo después en una manifestación que tuvo lugar en noviembre de 2017 impulsada por uno de los abogados defensores y a la que asistieron unas 200 personas.

Entre 2015 y 2017 la investigación se centró en un desfile de testigos por los juzgados de instrucción: empresarios con negocios que se decían perjudicados por los agentes de la Policía Local —que a menudo eran enviados a prisión preventiva tras declarar—, trabajadores de la noche que acusaban a los policías de prácticas corruptas, funcionarios municipales y un nombre, el de Bartolomé Cursach, que comenzaba a sonar en las comparecencias como el instigador de las extorsiones que se practicaban sobre empresarios nocturnos de su competencia. En esta etapa múltiples confesiones fueron amparadas en la figura del testigo protegido, que dio rienda suelta a narraciones marcianas que posteriormente se han confirmado como meras elucubraciones. Algunas en boca del hijo de la matriarca de la droga del poblado de Son Banya, que aseguró que pagaba sobornos a policías, otras de un extrabajador que decía ser testigo de fiestas con drogas entre policías y prostitutas y, con especial relevancia, las de la dueña de un burdel, que resultó no serlo, que aseguraba que tenía una agenda con los nombres de políticos del PP en el Ayuntamiento que supuestamente lo frecuentaban a gastos pagados por el empresario. “Se ha producido un uso injustificado de testigos protegidos, deliberado sesgo contra reo y un seguimiento acrítico e irracional” denunció sobre este extremo el fiscal en la última sesión del juicio.

El chat

Con estos mimbres, el juez y el fiscal armaron la acusación contra el empresario, que fue finalmente detenido en febrero de 2017 junto al director general de sus empresas e imputado por más de 15 delitos entre los que figuraban un homicidio y corrupción de menores. Con los ánimos aún más caldeados en los pasillos de la sede judicial y en la creencia de que los investigadores solo buscaban fama y notoriedad, una de las defensas hizo públicos los mensajes que el juez se había enviado con la testigo protegida número 31, la dueña del burdel, en los que este insultaba a los abogados defensores y trataba de dirigir la declaración de la mujer, que se desdijo de todo y acusó al juez y al fiscal de haber inventado todo el relato. El castillo de naipes comenzó a desmoronarse y justo un año después de la detención de Cursach, que salió de prisión tras pagar una fianza millonaria, el juez Penalva fue apartado del caso tras el dictamen de la Audiencia Provincial que consideró que los mensajes intercambiados con esa testigo reflejaban que había perdido “la apariencia de imparcialidad”.

Con Penalva fuera y una investigación prácticamente finalizada pero que empezaba a hacer aguas, el asunto pasó entonces a manos de un tercer juez, Miquel Florit, que detuvo a dos de los policías del grupo de blanqueo ante las sospechas de que estaban filtrando información de un sumario declarado secreto. Requisó sus teléfonos móviles y se descubrió la existencia de un chat de WhatsApp entre los investigadores en el que se destapaban multitud de prácticas dudosas e ilegales aplicadas a los investigados, insultos, métodos cuestionables y fijaciones con algunos de ellos. “Son unos hijos de puta, hay que machacarlos”. “A este si tienen huevos de hacerle dimitir y dejar su acta de diputado hay que detenerlo con esposas, sin miramientos”. Frases como estas plagaron durante meses el chat privado de los investigadores, una conducta ratificada después por dos inspectores de la Policía Nacional que elaboraron varios informes en los que se encargaron de documentar los procedimientos que se siguieron durante la instrucción y las mentiras de algunos de los testigos. En su intento de perseguir a los responsables de las filtraciones, el juez Florit también ordenó requisar los teléfonos móviles y ordenadores de dos periodistas, una decisión que le llevó a juicio y que puso punto final a su trayectoria como juez.

Días antes de que todo estallara y se descubrieran estas conversaciones entre los policías y los investigadores, el fiscal Subirán y su compañero Juan Carrau presentaron un escrito de acusación por la pieza principal del caso contra 24 personas a las que imputaban hasta 13 delitos relacionados con el trato de favor dispensado al empresario, para quien reclamaban ocho años y medio de cárcel. Poco después, el fiscal Subirán recibió una baja médica y un año más tarde fue jubilado de forma anticipada después de que el Boletín Oficial del Estado publicase su cese de actividad. El caso entró en la Audiencia Provincial a la espera de señalarse una fecha, pero no fue fácil hallar un tribunal enjuiciador. Seis magistrados se abstuvieron al considerar que tras resolver 158 autos de apelación desde 2014 comprometían su apariencia de imparcialidad. No obtuvieron amparo y con la sala constituida y a diez días del inicio del juicio que arrancó el pasado mes de junio, el fiscal Tomás Herranz, designado por Madrid para continuar con el proceso tras la marcha de Subirán, procedente de la capital y totalmente ajeno a la fiscalía de Baleares, mostró sus cartas de cara al juicio al presentar un escrito de modificación en el que retiraba la acusación contra siete de los 24 acusados y rebajaba considerablemente la petición de penas para el resto al esgrimir una “falta de verosimilitud” de muchos de los hechos incluidos en el documento inicial.

El empresario y magnate del ocio nocturno mallorquín Bartolomé Cursach a su salida de la Audiencia Provincial de Baleares junto a su mujer e hija, este martes.
El empresario y magnate del ocio nocturno mallorquín Bartolomé Cursach a su salida de la Audiencia Provincial de Baleares junto a su mujer e hija, este martes.Isaac Buj (Europa Press)

Con ese movimiento tiraba por tierra la instrucción practicada por Subirán, que será juzgado en los próximos meses junto a Penalva y los cuatro agentes de blanqueo por los presuntos delitos cometidos durante la investigación. Esa sombra de sospecha, la de prácticas ilegales contra los acusados, ha sobrevolado todas las jornadas del juicio, donde se han podido escuchar testimonios dudosos, se han desgranado informes de la Policía Nacional en los que se constata que muchas de las denuncias de los empresarios por un abuso de inspecciones en sus locales nunca fueron comprobadas y se han podido ver interrogatorios de las defensas que han situado a los testigos en la cuerda floja para desmontar el caso. Las acusaciones particulares, que representaban a empresarios del ocio competencia de Cursach, tampoco han podido probar los hechos y se han bajado del tren antes de finalizar el juicio, manteniendo únicamente la acusación una de ellas contra dos agentes de la Policía Local para quienes reclaman dos años de cárcel.

“Estuve a punto de suicidarme, tenía la mano en la barandilla de un puente” confesó en el turno de última palabra el director general del grupo Cursach, Bartolomé Sbert. “Decidí pasar por esto solo. Le dije a la que ahora es mi exmujer que quería estar solo y que ella tuviese una vida normal, porque sabía por lo que iba a pasar”, aseguró Carlos Tomás, uno de los policías locales que se vino abajo y sólo pudo hablar entre sollozos. “Vuelvo a creer en la justicia” dijo otro de los agentes, Gabriel Torres, después de explicar sus vivencias en los últimos años. Los ahora absueltos sopesan reclamar una indemnización por el tiempo que pasaron en prisión preventiva, ya que ocho de ellos estuvieron varios meses en la cárcel. Casi una década de investigaciones han quedado aplastadas por quienes la dirigieron y que se enfrentarán a su propio juicio en los próximos meses.

————————————————————————-
Fuente, El Pais, www.elpais.com, Junto a su autor correspondiente .
En el mes , dia y año que corresponda, Título del artículo, Nombre del periódico, #volumen(#Edición o #ejemplar) pertenecen a la fuente El País .
Solo citamos Noticias con fuentes rss mediante inteligencia artificial en fase de prueba .

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

España

Aznar y Rajoy firman la paz para ayudar a Feijóo

Published

on

aznar-y-rajoy-firman-la-paz-para-ayudar-a-feijoo
Alberto Núñez Feijóo, en el foro intermunicipal del PP, entre los expresidentes del Gobierno Mariano Rajoy y José María Aznar.
Alberto Núñez Feijóo, en el foro intermunicipal del PP, entre los expresidentes del Gobierno Mariano Rajoy y José María Aznar.Mònica Torres

El PP de Alberto Núñez Feijóo es muy marianista. Hasta el punto de que algunos dirigentes sostienen que, con el político gallego, la protegida de Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, ha ganado al final las primarias de 2018 que perdió contra Pablo Casado. Lo dicen porque el nuevo PP está plagado de dirigentes sorayistas y marianistas. El expresidente del Gobierno, gallego como el nuevo líder popular, tiene una gran ascendencia sobre él, remarcan estas fuentes. “Manda Rajoy”, llegan a decir algunos. Pese a ello, Feijóo ha conseguido en el foro intermunicipal del PP celebrado este sábado en Valencia una imagen que en su día ansió Casado: la de Rajoy y José María Aznar juntos en un escenario arropándole, a pesar de la brecha histórica entre los dos expresidentes. Una fotografía con la que Feijóo aspira a visualizar que tiene el apoyo de todas las etapas presentes y pasadas del partido. No es del todo así. Faltó Casado en Valencia —no fue invitado—y el casadismo está arrinconado en la era Feijóo. Aunque nadie alzará la voz: se impone la sordina por el poco tiempo que falta para las elecciones.

Caía el sol en Valencia cuando Aznar, Rajoy y Feijóo aparecieron caminando juntos por la pasarela de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Feijóo entre medias de los dos. Después, los dos expresidentes firmaron la paz delante de los suyos. “Querido amigo y colega de tantos años y tantas batallas, Mariano Rajoy”, dijo Aznar. “He participado en muchos actos, pero este es de los mejores, si no el mejor, en el que he estado nunca”, confesó después Rajoy. Feijóo, ufano, agradeció a ambos el ejercicio de reconciliación. “Quiero dar las gracias al presidente Aznar y al presidente Rajoy por este momento. Por estar aquí, por estar los dos juntos; es decir, todos juntos”.

Se trataba de demostrar que el PP está unido en torno a Feijóo, y los dos expresidentes cumplieron disciplinadamente ese propósito. Ambos coincidieron también en la crítica al Gobierno de Pedro Sánchez por sus alianzas. Aznar con un diagnóstico catastrófico; Rajoy más mesurado. “Estamos en una encrucijada vital y existencial para España. Bajo este Gobierno nos encontramos en rumbo de colisión contra la Constitución”, alertó Aznar, que esta vez no dejó recados al partido ni a su líder.

Había inquietud en el PP sobre cómo saldría el encuentro. “Tiene mucho morbo”, se escuchaba en las filas populares por la mañana. Por cómo sería la interacción entre ellos —se abrazaron brevemente— y por ver qué diría el actual presidente de la Fundación FAES, que acostumbra a dar lecciones a todos los líderes del PP sobre cómo tienen que dirigir el partido. Algunos miembros de la cúpula de Feijóo se revolvían preventivamente contra posibles lecciones. “Aznar se ha equivocado mucho”, opina un dirigente del núcleo. “Apoyó a Casado y se equivocó. Luego, todo el mundo sabe lo que ha pasado con algunos de sus ministros… Así que lecciones, las justas”.

Pero Feijóo ha logrado una foto que Casado no fue capaz de conseguir a pesar de sus esfuerzos. En el PP creen que Aznar ha aceptado ahora porque ve posibilidades de victoria. “Está muy proactivo”, apunta un dirigente aznarista. “Pedro Sánchez está destrozado y hay que echar el resto. Si no le ganamos ahora…”.

Quien sigue faltando en la foto es Casado. En Valencia, ni Feijóo, ni Aznar ni Rajoy le nombraron. Como si no hubiera existido. Ha pasado ya casi un año de la defenestración del exlíder popular, pero en la cúpula de Feijóo no creen que se le pueda rehabilitar políticamente antes de las elecciones. Aunque la versión oficial es que no se le invitó porque el cónclave reivindicaba a los Gobiernos populares y Casado no llegó a presidente, la realidad es que nadie tiene especial interés en esa otra reconciliación. “Con todos los respetos, no está entre nuestras prioridades”, admite un miembro del comité de dirección. “Hay que ganar unas elecciones”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

La proximidad con las urnas impone el cierre de filas, pero detrás de los focos quedan las heridas internas. Para los casadistas que siguen en el PP, Feijóo “no está sabiendo leer las primarias de 2018″. “Está recuperando a la parte que perdió, y si perdió es porque había un movimiento importante de cambio. Ha hecho una nula integración de otros sectores, gran parte del casadismo está fuera, todo el mundo está callado porque hay elecciones autonómicas y municipales, pero hay inquietud y malestar”, apunta uno de ellos.

Los casadistas se revolvieron en la silla con el acto de Valencia, pero sobre todo con el discurso de Rajoy. Porque después de haber colocado en el nuevo PP a gran parte del equipo de Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias contra Casado —Íñigo Gómez de la Serna, Elías Bendodo, Javier Arenas, Fátima Báñez (en su caso, asesorando desde fuera)…—, lanzó una enmienda contra la etapa de Casado. “Feijóo no ha confundido el concepto de renovación política con el de juventud; ni el cambio con la inexperiencia”, dijo Rajoy y todo el mundo entendió que se refería al equipo de Casado. “Ha buscado a los mejores, sea cual sea su edad. Os lo digo con conocimiento de causa”, se felicitó. Algunos casadistas lamentaban después la “ingratitud” del partido con su etapa, “que pese a sus errores, existió. Y cogió el partido en la peor deriva, la de Rajoy. Que no se le olvide que perdió unas primarias por persona interpuesta, Soraya”, se indignaba uno de ellos. Feijóo ha logrado cerrar la herida entre Aznar y Rajoy, pero aún tiene que suturar otras que todavía sangran.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

————————————————————————-
Fuente, El Pais, www.elpais.com, Junto a su autor correspondiente .
En el mes , dia y año que corresponda, Título del artículo, Nombre del periódico, #volumen(#Edición o #ejemplar) pertenecen a la fuente El País .
Solo citamos Noticias con fuentes rss mediante inteligencia artificial en fase de prueba .

Continue Reading

España

Sánchez se vuelca en la economía: “Antes importábamos rescates financieros y ahora exportamos la excepción ibérica”

Published

on

sanchez-se-vuelca-en-la-economia:-“antes-importabamos-rescates-financieros-y-ahora-exportamos-la-excepcion-iberica”
Pedro Sánchez, Reyes Maroto y Juan Lobato, este sábado durante el mitin del PSOE en el distrito madrileño de Villaverde.
Pedro Sánchez, Reyes Maroto y Juan Lobato, este sábado durante el mitin del PSOE en el distrito madrileño de Villaverde.FERNANDO VILLAR (EFE)

En medio de una fuerte tensión interna de su Gobierno por los planes de reforma de la ley del solo sí es sí, Pedro Sánchez ha eludido este sábado cualquier alusión a ese asunto para centrarse en reivindicar su política económica y confrontarla con la del PP. El presidente ha participado en un mitin en Madrid para presentar ante la militancia socialista a la ministra y candidata a la alcaldía de la capital, Reyes Maroto. Durante el evento, Sánchez ha reivindicado la gestión de su Ejecutivo ante una sucesión de calamidades sobrevenidas en los últimos años —la pandemia, la erupción volcánica en La Palma, las consecuencias económicas por la guerra de Ucrania— y la ha confrontado con la gestión que hizo el PP de la crisis de 2008. “Mientras otros rescataban bancos quebrados e importaban recortes al Estado de bienestar, ahora exportamos soluciones a Europa como la excepción ibérica”, ha dicho, en alusión a la limitación del precio del gas empleado en la producción de electricidad, para mitigar la subida de precios. Siete ministros han arropado a Maroto en el acto.

La comparación entre esas dos políticas económicas —la forma en la que el Gobierno de Mariano Rajoy afrontó la gran recesión de 2008 y la del Ejecutivo de Sánchez ante la crisis actual— será constante durante la precampaña electoral de las municipales y autonómicas del 28 de mayo, que oficiosamente empezó hace ya semanas. “En 2013 España un desempleo del 26%, la tasa de jóvenes parados estaba por encima del 50%, muchos habían emigrado… Ahora, el desempleo sigue siendo el más alto de la UE [12,6%], ¡pero es la mitad del que nos dejaron!”, ha aseverado el presidente.

“Este Gobierno ha puesto un impuesto a las grandes financieras mientras sube el salario mínimo otro 8% y revaloriza las pensiones un 8,5%: esta es la diferencia con el PP”, ha remachado Sánchez en una semana en la que los bancos españoles que cotizan en bolsa informaron de unas ganancias conjuntas de casi 21.000 millones de euros en 2022, un 25% más que el ejercicio anterior. En su discurso, eminentemente económico, el líder del PSOE ha recalcado que el PP lleva dos años proclamando el apocalipsis económico y, sin embargo, España ha crecido al 5,5%. “Claro que afrontamos problemas, pero España avanza. Lo que no tiene remedio es esta oposición que ha cambiado de fachada, pero que por dentro sigue igual o peor”.

La gestión en tiempos de crisis es la credencial con la que Maroto —que aún ocupa la cartera de ministra de Industria— se postula como candidata en la capital de España. El reto que encara es mayúsculo: relanzar al PSOE, que en 2019 se hundió como cuarta fuerza, en uno de los grandes bastiones de la derecha y donde los socialistas no ostentan la alcaldía desde 1989. “Tenéis aquí a esta alcaldesa. ¡Yo puedo ser, vamos a ganar! Para eso os necesito: toda la fuerza del socialismo tiene que ir a votar el 28 de mayo”, ha instado Maroto durante el acto, al que han asistido unos 1.500 militantes y simpatizantes del PSOE. La aspirante ha estado arropada por siete ministros: las vicepresidentas Nadia Calviño (Economía) y Teresa Ribera (Transición Ecológica), Félix Bolaños (Presidencia), Fernando Grande-Marlaska (Interior), José Manuel Albares (Exteriores), Margarita Robles (Defensa) y Pilar Llop (Justicia). También han asistido la mayoría de los 60 alcaldes que tiene el PSOE en la Comunidad de Madrid.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

“Reyes Maroto es un ejemplo de gestión, de solvencia. Es futuro y una apuesta fuerte por Madrid. Que pregunten en Palencia, donde salvó las fábricas de galletas mientras PP y Vox estaban más preocupados en recortar derechos a las mujeres”, ha dicho Juan Lobato, secretario general del PSOE madrileño y candidato autonómico. Sánchez ha añadido: “En nombre de todo el Gobierno, te tengo que decir que te vamos a echar mucho de menos. Has sido una de las mejores ministras de Industria, Comercio y Turismo”.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

————————————————————————-
Fuente, El Pais, www.elpais.com, Junto a su autor correspondiente .
En el mes , dia y año que corresponda, Título del artículo, Nombre del periódico, #volumen(#Edición o #ejemplar) pertenecen a la fuente El País .
Solo citamos Noticias con fuentes rss mediante inteligencia artificial en fase de prueba .

Continue Reading

España

Crimen del Cash Récord: el caso abierto más antiguo de España llega a juicio en Lugo 29 años después

Published

on

crimen-del-cash-record:-el-caso-abierto-mas-antiguo-de-espana-llega-a-juicio-en-lugo-29-anos-despues

Son casi las ocho de la tarde del 30 de abril de 1994. Hoy juega el Deportivo de A Coruña, Superdépor para una afición que esta temporada aspira a ganar la Liga. Media Galicia está pendiente del partido y, como además es sábado, por el polígono empresarial de O Ceao, a las afueras de Lugo, no transita un alma. Son el día y la hora idóneos para perpetrar un atraco a mano armada en una de las pocas naves abiertas esta tarde, el supermercado mayorista Cash Récord, al límite ya del momento del cierre y sin clientes. Si a esto se suma que solo quedan en el establecimiento dos empleados indefensos, el éxito está casi asegurado. Tanto, que el asalto en el que hace casi 29 años fueron asesinados de sendos tiros a bocajarro la cajera María Elena López Rodríguez y el reponedor Esteban Carballedo Teijeiro fue archivado varias veces y a punto ha estado de pasar a la historia como un crimen perfecto. Si no llega a ser porque los familiares de las víctimas y su último abogado nunca se dieron por vencidos y al final encontraron respaldo en los jueces de Lugo. Aunque no en el fiscal, que pide la absolución para el único acusado, Manuel Juan Vilariño Casanova, un hostelero afincado en Burgos que se sentará la semana que viene en el banquillo de la Audiencia Provincial de Lugo.

Elena tenía 32 años y era madre de dos niños. Esteban había cumplido 26. Fue la hermana de la cajera, Isabel López, la que halló los cadáveres cuando acudió a recogerla al salir de trabajar. El hilo musical seguía sonando. Unas pisadas manchadas de sangre, de calzado deportivo del número 42, marcaban los pasos que había seguido el asesino entre la primera víctima, en la caja registradora, y la segunda, que aguardaba ya sin nada que hacer hasta la inminente hora de cierre delante del televisor. El autor o los autores del crimen apenas necesitaron munición. En el escenario solo aparecieron tres casquillos de bala. Los que mataron a Elena y Esteban de un disparo en la cabeza y el que derribó una lata de conserva de un expositor. El acusado, que regentaba un bar llamado Los Ángeles en la Rúa Nova de Lugo, era cliente habitual de Cash Récord, y en posteriores investigaciones por tenencia ilícita de armas y narcotráfico en las que estuvo involucrado (y encarcelado) la policía nacional se incautó de tres pistolas de marca STAR y más de 100 cartuchos nueve milímetros parabellum de la marca Santa Bárbara. “Del mismo modelo que el que resultó del análisis de las tres vainas y los tres proyectiles del crimen de O Ceao”, defienden las familias de las víctimas.

El caso del Cash Récord llega a juicio convertido en el asunto penal más antiguo de España que sigue vivo. Es ahora o nunca. Cuando se empezó a investigar, los juzgados todavía eran de Primera Instancia e Instrucción y, cuando estos se partieron en dos, extrañamente el suceso quedó varado en primera instancia. Se llegó a sobreseer tres veces entre 1996 y 2001, y solo resucitó en 2010 para avanzar después a trompicones, con sucesivas prórrogas conseguidas en el tiempo de descuento por el abogado Gerardo Pardo de Vera. Para lograr la reapertura, Isabel López, la hermana de la cajera, llegó a encadenarse ante los juzgados y protagonizó dos huelgas de hambre. En 2019, la propia Audiencia de Lugo reconoció que la instrucción había sido “errática” y empujó al juzgado a redoblar los esfuerzos. Como consecuencia, la última magistrada en la que recayó el caso acabó procesando a Juan Vilariño. El Juzgado de Primera Instancia 1 de Lugo ve ahora en este hostelero nacido en Barakaldo —de padres gallegos emigrados a Euskadi— hace 56 años “serios indicios racionales de criminalidad”. Los últimos agentes de la policía nacional relacionados con este caso que acudieron a declarar durante la instrucción reconocieron ante la jueza que “siempre” fue el sospechoso.

Las cuartillas del policía anónimo

Curiosamente no fue hasta que se reactivó el caso a partir de 2011 que apareció en la comisaría de Lugo alguna documentación que antes no había llegado al juzgado. Entre estos papeles, hay unas “cuartillas” mecanografiadas y con sello policial en las que un investigador que no ha sido identificado va recogiendo a lo largo de los años, entre 1995 y 1998, abundantes pinceladas acerca de Vilariño Casanova. Es como una ficha sobre el sospechoso en la que se van vertiendo soplos de confidentes, resultados de registros domiciliarios, la relación de vehículos que ha tenido, interrogatorios al hostelero y familiares e impresiones del propio agente. El escrito de acusación de las familias insiste en la importancia de estos papeles, en los que se habla de las armas que se le han incautado y de la turbia relación que el ahora acusado mantenía, supuestamente, con un guardia civil apodado El Paleto, su presunto suministrador de droga y pistolas. Una informadora de la policía señala además a Vilariño, en otro apartado, como posible autor de otro crimen en Lugo.

Junto a los indicios que ha reunido el juzgado, la familia tratará de apuntalar su acusación con más de medio centenar de testigos relacionados con las pesquisas y del entorno de las víctimas y del acusado en aquella época. No son todos los que algún día fueron, sino solo los que han llegado vivos al momento del juicio. Otros testimonios que tendrá en cuenta la sala segunda de la Audiencia Provincial de Lugo para dictar sentencia ya solo figuran en atestados policiales porque son de personas fallecidas. Como la declaración de Francisco Javier N.G., que relató que el ahora acusado le ofreció participar en el atraco un par de meses antes del asalto; que lo llevó hasta la entrada del Cash Récord en su Chrysler 150 marrón claro y le puso una pistola en la mano.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Pero entre las declaraciones posiblemente más aguardadas de los que siguen en este mundo tres décadas después está la de un expresidiario que llegó a ser testigo protegido, aunque enseguida se consideró falsa su versión. Este hombre envió una carta al juzgado, remitida desde la prisión lucense de Bonxe, en junio de 1996. En ella aseguraba que tenía información relevante sobre el doble crimen de O Ceao y sus autores. El 9 de julio y el 13 de agosto siguientes, el preso era interrogado y señalaba a tres culpables, dos varones (entre los que figuraba Vilariño) y una mujer, y adornaba su declaración con todo tipo de detalles. “La mayoría de estos son hoy de veracidad contrastada y han sido utilizados por los propios investigadores”, destaca el escrito de acusación de las dos familias.

Familiares de las víctimas del crimen de O Ceao, con las fotos de los asesinados, en una foto publicada por EL PAÍS en 2011.
Familiares de las víctimas del crimen de O Ceao, con las fotos de los asesinados, en una foto publicada por EL PAÍS en 2011.pedro agrelo

“Oceánicos daños morales”

A la hora en la que se perpetró el atraco, la caja de caudales del establecimiento estaba abierta porque era cuando se hacía recuento. Según concluyó la investigación, el botín fue de 3.777.026 pesetas en metálico (22.700 euros) y talones por importe de 542.159 pesetas (3.258 euros). Las familias tienen en cuenta la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas y reclaman —por dos asesinatos, un delito de robo con violencia y otro de tenencia ilícita de armas— 29 años de prisión para el único presunto autor del asalto que llega a juicio. Se aplica el Código Penal de la época y por eso el procesado va a ser juzgado por un tribunal profesional y no por un jurado popular.

El juzgado calculó en su auto de junio de 2021 que, en caso de ser condenado, el acusado debería devolver la cantidad de 25.958,84 euros por lo robado. En su escrito de acusación, las familias exigen 250.000 euros por cada uno de los asesinados, y destacan los “oceánicos daños morales” que han marcado sus vidas todo este tiempo. No obstante, en otra sonada decisión de la Fiscalía de Lugo, el fiscal jefe, Roberto Brezmes Caramanzana, pide la libre absolución porque no ve pruebas para condenar al hostelero de Lugo que acabó marchando a Burgos.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

————————————————————————-
Fuente, El Pais, www.elpais.com, Junto a su autor correspondiente .
En el mes , dia y año que corresponda, Título del artículo, Nombre del periódico, #volumen(#Edición o #ejemplar) pertenecen a la fuente El País .
Solo citamos Noticias con fuentes rss mediante inteligencia artificial en fase de prueba .

Continue Reading
Advertisement

Tendencias

Copyright © 2022

🇦🇷 » 🌎
A %d blogueros les gusta esto: