Connect with us

Espectáculos

A 25 años de “El garante”, la joya que anticipó la revolución de las series argentinas

Published

on

a-25-anos-de-“el-garante”,-la-joya-que-anticipo-la-revolucion-de-las-series-argentinas
El garante la multipremiada miniserie de terror y suspenso
“El garante”, la multipremiada miniserie de terror y suspenso.

“El garante”, la multipremiada miniserie de terror y suspenso sobre un enviado del Diablo que llega para cobrarse el alma de un psicólogo porteño, y que adelantó la sofisticación en las narrativas televisivas que llegaría con el cambio de milenio, cumple este sábado 25 años de su estreno en Canal 9 instituida como un producto que fue “revolucionario” para el audiovisual nacional.

Así lo considera en charla con Télam su creador y director, Sebastián Borensztein, que aquel 13 de agosto de 1997 era un joven treintañero dando los primeros pasos en la ficción luego de trabajar por años en los programas de su padre, el recordado Tato Bores.

“Que tu primera ficción sea ‘El garante’ es fuerte, arranqué muy arriba”, reconoce el también guionista y escritor sobre cómo lo posicionó la serie protagonizada por Lito Cruz y Leonardo Sbaraglia, acreedora al año siguiente de cuatro premios Martín Fierro, nominada por el mundo, reversionada luego en Chile y que hasta fue el primer producto de la televisión argentina adaptado como libro.

“Que tu primera ficción sea ‘El garante’ es fuerte, arranqué muy arriba”Sebastián Borensztein

Pese a que nunca volvió al género de terror, su trayectoria continuó por la senda del reconocimiento, con series como “Tiempo final” (2000) o “Iosi, el espía arrepentido” (2022), y filmes como “Un cuento chino” (2011), “Kóblic” (2016) o “La odisea de los giles” (2019).

“El garante” es un caso paradójico: por un lado fue pionera en su estructura de 8 capítulos, precursora en el uso de los exteriores y acaso la última vez que el terror como género fue visitado con suceso en el prime time televisivo del país. Por el otro, sin embargo, parece ser siempre la gran olvidada a la hora de enumerar “las mejores series argentinas de todos los tiempos”.

Quizás pague el precio de haber llegado demasiado pronto, y por eso no se la agrupe con la rupturista “Tiempo final” -que trajo la idea del relato en tiempo real que luego se popularizaría con la norteamericana “24”-, “Okupas” (2000, de Bruno Stagnaro) o “Los simuladores” (2002, de Damián Szifron).

La serie fue protagonizada por Lito Cruz y Leonardo Sbaraglia y acreedora al ao siguiente de cuatro premios Martn Fierro
La serie fue protagonizada por Lito Cruz y Leonardo Sbaraglia y acreedora, al año siguiente, de cuatro premios Martín Fierro.

La trama de la serie, que desafortunadamente por el momento solo puede encontrarse en baja calidad en YouTube, debutó ese miércoles 13 de agosto en Canal 9 Libertad y no se tomaba ni un minuto en plantear el conflicto. Sin rodeos, para atrapar desde el comienzo, el personaje de Martín Rivera (Sbaraglia) acudía a un bar donde lo había citado un tal José Sagasti (Cruz).

Magnético, como si hubiera nacido para el rol, Sagasti borraba la sonrisa protocolar de las presentaciones y soltaba: “Su abuelo dejó una cuenta pendiente”. Entonces, el joven psicólogo se enteraba de que por ser el primer descendiente varón debía pagar con su alma el acuerdo que su abuelo había sellado con Satán.

Incrédulo, desestima al hombre y decide continuar con su vida. Solo que con el correr de los episodios, Sagasti -él mismo apurado por el señor de los infiernos para cumplir con el mandado- comienza a poner en peligro la vida de sus seres queridos para que Rivera acepte voluntariamente entregar su alma.

Aquel juego del gato y el ratón contado a ritmo de suspenso con tintes de terror psicológico conquistó al público y a la crítica. Pero la serie que Borensztein escribió junto con Walter y Marcelo Slavich, que también tuvo la actuación de Eleonora Wexler, Luis Luque, David Masajnik, Luis Ziembrowski y Claudio Rissi, entre más, fue rechazada inicialmente por todos los canales y pudo no haber visto nunca la luz.

Telam SE

¿Tenías presente el aniversario? ¿Cuándo fue la última vez que viste la serie?

No, no me acordaba. Yo no la volví a ver, y honestamente no vuelvo a ver nada de lo que hago más allá del momento, de escribirlo, de rodarlo, de editarlo, de estrenarlo. Capaz que después lo veo una vez más y ya está. No tengo la cosa de quedarme pegado ahí.

¿Cómo nació la serie?

Un amigo me había dicho “¿por qué no hacés algo de terror, que no hay nada de eso en la televisión?”. Yo venía de trabajar con mi viejo. Y me puse a pensar en una de terror, pero no soy muy afín al terror, de la sangre y la motosierra y “Martes 13” y Jason. Me va más que nada el terror psicológico, las cosas que están en el borde, que pensás “puede ser real o no”. Me acuerdo que estaba en un hotel en Chile y se me ocurrió toda junta la idea y la escribí en los papeles que encontré por ahí; la idea básica de un tipo que es garante con su alma de una operación, de un pacto con el demonio de dos generaciones atrás.

Una subversión del mito del Fausto.

Claro, pero en algún sentido es peor, porque el Fausto saca provecho de esa operación. Él vende el alma por una razón, en cambio el garante no sacó provecho él. Simplemente fue un garante sin saberlo, por ser el descendiente varón de quien sí vendió su alma. Entonces el tipo dice “¿yo por qué te tengo que pagar nada, si yo no disfruté de los beneficios de la venta?”. Esa era la vuelta de tuerca que tenía, la idea alegórica de que las generaciones futuras pagan por los pecados de las generaciones anteriores.

A 25 años, es un tema que en la Argentina ha envejecido bien…

Sí, porque yo creo que siempre hay deudas. Y más en sociedades como la nuestra, lo estamos viendo. Todos heredamos un problema, una deuda pesada. Vamos dejando deudas morales, deudas legales, éticas, de todo tipo.

Leonardo Sbaraglia Foto captura de pantalla
Leonardo Sbaraglia. Foto: captura de pantalla

¿Y cómo pasó de la idea a Canal 9?

“El garante” tiene una vuelta desconocida para todos y es que nadie quiso comprar la serie una vez que estuvo hecho el piloto. Lo hicimos de manera independiente y lo salimos a ofrecer al 11 y al 13, que eran nuestras apuestas, y ninguno de los dos quiso el proyecto. Lo llevamos al 9 también y no pasó nada. Un año después, cuando “El garante” estaba guardado en un cajón y yo ya estaba pensando en otras cosas, un domingo me llama por teléfono a mi casa Alejandro Romay, que en aquel entonces era dueño del Canal 9, y me dice, “mirá, yo traigo a mi casa todos los pilotos que están en el canal y que son rechazados o que nadie mira, mis nietos los miran, y ayer me empezaron a decir que “El garante” tiene que ir al aire, así que me puse a mirar el piloto y estoy de acuerdo con ellos”. Ahí fue que después de todos los rechazos, lo salvó la generación Sub 20 de nietos de Romay.

¿Cómo recordás el proceso?

Se contrató a través de Canal 9 y ahí sí, salimos a producir de manera totalmente independiente. Nosotros trabajamos en la calle y le llevábamos al canal la lata cerrada terminada, lista para ir al aire. Todo el proceso fue un gran sacrificio. Me acuerdo que un día estábamos rodando y le digo a la productora, Susana Rudni, “¿a qué hora empecé a rodar? Porque estoy que no veo nada, ya no veo”. Eran las 4 de la mañana y hacía 17 horas que estaba filmando. Eso es porque estaba, no sé, sumergido, tan apasionado.

¿Cómo llegaron Lito Cruz y Leonardo Sbaraglia?

Enseguida los visualizamos como los personajes. Les conté la historia, les hice leer los capítulos y se recontra engancharon y fuimos para adelante.

Lito fue un gran actor. En el registro en el que se necesitaba para el personaje de Sagasti él se manejaba como pez en el agua, en ese registro nadie supera a Lito. Tiene esa mezcla de picardía de barrio con sabiduría con un montón de cosas que hacía perfecto ese enviado del diablo. Y Leo también tenía el registro perfecto de ese tipo palermitano que no podía creerse lo que le decían, no se iba a creer tan fácil el cuento de este diablo hasta que la cosa se le empieza a poner espesa.

¿Qué lugar sentís que ocupa “El garante” en el audiovisual argentino?

Me parece que hay por un lado una memoria colectiva de todo eso. La gente me lo recuerda y quedó grabado fuerte. También hay que contarlo dentro del contexto, es decir, no era usual en absoluto ver en los años 90, una miniserie de ocho capítulos totalmente rodada en exteriores, con una temática completamente ajena a lo que la televisión venía contando. Fue realmente un giro. Después vinieron más cosas, pero para ese momento “El garante” fue revolucionario.

¿Y en tu trayectoria qué lugar ocupa?

Ocupa un lugar muy importante porque fue un puntapié inicial por ser la primera ficción, por haber sido tan novedosa y exitosa me colocó en un lugar muy favorable, muy auspicioso. Generó una expectativa acerca de mi potencial.

¿Qué aprendiste de “El garante” que hayas puesto en práctica en adelante?

Un aprendizaje que fue fundamental para mi carrera, que es que cuando las cosas son buenas llegan a las manos de alguien que aprieta play y lo manda al aire. Es decir, yo tuve muchas instancias para desanimarme a lo largo de “El garante”, muchas. Entonces aprendí a confiar en el instinto, en que cuando tenés entre manos algo que es novedoso, que es revolucionario, más tarde o más temprano va a ver la luz.

Foto gentileza Sebastin Borensztein
Foto: gentileza Sebastián Borensztein

Por qué no hay más producciones como “El garante”

Su creador y director, el realizador y guionista Sebastián Borensztein, conversó con Télam sobre las razones por las que hay pocos ejemplos de producciones de alto presupuesto en el género del terror.

Además de Narciso Ibáñez Menta, que obviamente es una referencia ineludible, y “El garante”, no hay muchas experiencias de terror en el mainstream de la pantalla chica. ¿Por qué pensás que no se visita tanto el género en Argentina?

Me parece que es difícil entrarle al género cuando te escapás de la obviedad del muerto que regresa de la muerte y le mete un hacha en la cabeza al que lo mató. Te vas de ese terror clásico y es más complejo. Jugar con el terror psicológico es complejo.

Es como el humor, ¿por qué no hay más cosas de humor? Porque el humor te sale bien o no te sale. Yo creo que no son géneros fáciles: ni hacer humor, ni hacer terror.

Ni siquiera con este reverdecer de la ficción argentina de la mano de las plataformas surgen títulos de género.

SB: También a veces son modas y son rachas. Cuando hicimos “El garante” vinieron detrás algunos otros intentos de hacer cosas semejantes. A lo mejor no es del interés de los realizadores ponerse a pensar en esto. De hecho yo hice una y no hice ninguna más.

¿Cómo ves hoy la industria argentina a partir de todo este ingreso de plataformas? A ustedes les fue muy bien con “Iosi, el espía arrepentido”.

SB: Desde el punto de vista de la industria y de la generación de trabajo es muy auspicioso porque hay más bocas de expendio, por decirlo así, y aparecen jugadores que arriesgan su dinero para la ficción. No tenés que salir a buscar financiación ni aportes del Incaa, ni coproductores extranjeros, ni adelantos de distribución, ni nada. A la plataforma le gusta la película, la paga y le pertenece. Después podremos discutir la calidad de todo eso, y como siempre hay de todo. En el caso de “Iosi” es una serie que a nosotros nos llevó cuatro años, no es que se abría una ventana en una plataforma y dijimos “tirémonos con lo que hay”. Es un trabajo realmente muy minucioso y el resultado es el que es.

¿Cómo es trabajar con la mirada de una plataforma internacional encima?

Con Daniel Burman, que es el productor de la serie, el discurso fue “confíen en nosotros”. Por supuesto que la gente de Amazon ha estado encima del proyecto supervisando y mirando, y tuvimos mucha libertad para trabajar.

Tenemos mucha imaginación, en la escritura, en la producción, y si a lo largo de la vida hemos hecho una carrera con buenos resultados, lo lógico es que el que está del otro lado del mostrador comprando una propuesta que llevás confíe en toda esa experiencia que vos vas a poner al servicio de ese producto.

Y lo conecto con “El garante”: yo no tuve relación con Romay durante el proceso. Rodamos durante dos meses y rodamos siete capítulos y cada vez que el capítulo estaba terminado, lo entregábamos y nos pagaban para financiar el siguiente, nunca hubo intervención. Fue dejarlo en las manos nuestras y ahí está parte de la cosa. Cuando te dejan trabajar y te dejan hacer lo que sabés hacer, tenés muchas más posibilidades de que te vaya bien.

—————————————————————
Fuente, Diario Telam, www.telam.com.ar Junto a su autor correspondiente .
En el mes , dia y año que corresponda, Título del artículo, Nombre del periódico, #volumen(#Edición o #ejemplar) pertenecen a la fuente Telam .
Solo citamos Noticias con fuentes rss mediante inteligencia artificial en fase de prueba .

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Espectáculos

Trueno estrenó su sesión para el Tiny Desk grabada en La Boca

Published

on

trueno-estreno-su-sesion-para-el-tiny-desk-grabada-en-la-boca
El rapero anunci que entre noviembre y diciembre estar de vuelta por Estados Unidos Captura de Pantalla
El rapero anunció que entre noviembre y diciembre estará de vuelta por Estados Unidos /Captura de Pantalla

El rapero Trueno (20) estrenó su concierto para el Tiny Desk -grabado en el colorido Caminito del barrio porteño La Boca-, en el marco de esta segunda edición que presenta la radio pública estadounidense NPR del ciclo “El Tiny” dedicado a la música y la cultura latina.

En su presentación, el joven cantante argentino interpretó “Dance Crip”, “Bien o Mal”, “Tierra Zanta”, “Argentina” y hasta exhibió sus credenciales con un encendido freestyle y una dedicatoria para aquellas “islas que me cantan tango, porque fueron y son nuestras” en alusión a Malvinas.

“Bienvenidos a La Boca, es el Trueno quien les habla. El barrio del que soy oriundo, donde yo nací, donde me formé, donde me hicieron ser quien soy, donde me junté con mi ‘ñeri’, con mi padre, donde viví toda mi vida. Esto es el Tiny Desk, desde el barrio de los conventillos, el barrio de los inmigrantes y de los colores. Directamente para todo el mundo. No sé si estoy bien o mal, pero represento igual”, abrió el Truenito.

Al presentar “Tierra Zanta”, la canción que grabó junto a Víctor Heredia, sentenció que en América Latina “somos todos hermanos” sin importar “del país que seas” y añadió sobre su arte: “Directamente de Latinoamérica para todo el mundo. Somos lo que más se la aguantan, los que nacieron en la selva entre animales y plantas. Somos de donde solamente soñamos con un plato de comidas y unas llantas. Si me preguntan quien soy, soy mi tierra santa”.

El joven Mateo Palacios Corazzina, quien días atrás fue nominado en los Grammy Latinos dentro de la categoría “Mejor Canción de Rap/Hip Hop” por “Dance Crip”, sigue enfocado en llevar su música a otras latitudes.

A comienzos del mes, interpretó junto a J Balvin en el estadio de Los Ángeles Rams su último éxito “Un Paso” en el evento de apertura de la nueva temporada del fútbol americano.

Además anunció que entre noviembre y diciembre de vuelta por Estados Unidos para llevar su música a escenarios de Los Ángeles, Nueva York y Chicago.

Con entradas agotadas, cerrará el “Bien o Mal World Tour” que lo llevó a ciudades como Londres, Madrid, Barcelona, Bogotá y Sevilla, con dos fechas en el estadio porteño Luna Park, el 29 de noviembre y el 2 de diciembre.

—————————————————————
Fuente, Diario Telam, www.telam.com.ar Junto a su autor correspondiente .
En el mes , dia y año que corresponda, Título del artículo, Nombre del periódico, #volumen(#Edición o #ejemplar) pertenecen a la fuente Telam .
Solo citamos Noticias con fuentes rss mediante inteligencia artificial en fase de prueba .

Continue Reading

Espectáculos

La historia reciente chilena y la dura realidad nicaragüense en la competencia de Biarritz

Published

on

la-historia-reciente-chilena-y-la-dura-realidad-nicaraguense-en-la-competencia-de-biarritz
La hija de todas las rabias la quinta produccin nincaragense de la historia del cine en ese pas
“La hija de todas las rabias”, la quinta producción nincaragüense de la historia del cine en ese país.

La 31ra. edición del Festival de Biarritz, que tuvo como arranque a la argentina “El suplente” de Diego Lerman, muy aplaudida por el público que llenó la Gare du Midi, que es la sala principal del certamen, presentó en la competencia de Ficción la chilena “1976”, de Manuela Martelli, y la nicaragüense “La hija de todas las rabias”, de Laura Baumeister.

“1976” es la opera prima de Martelli -este año participó en la Quincena de Realizadores de Cannes- y cuenta cómo una mujer de la alta burguesía chilena, en plena dictadura pinochetista y a tres años del derrocamiento y muerte de Salvador Allende, ayuda a un militante herido en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad.

Con la escena de inicio, en donde Carmen (Aline Kuppenheim) es testigo de un tiroteo en la calle mientras adentro, en un pinturería ella elige el color para la renovación de su casa en la playa, la directora traza un perfil rápido de la protagonista, una mujer con una vida económica holgada a la que el violento exterior parece sorprenderla, como si fuera su primer contacto con la situación política de su país por esos años.

Sin embargo, con el pedido del Padre Sánchez (Hugo Medina), un sacerdote amigo con el que colabora en labores de caridad, la certeza sobre el personaje en cuanto a su actitud ante la dictadura rápidamente comienza a cambiar.

Antiguamente Carmen trabajó en la Cruz Roja y a pedido del cura del pueblo atiende a “Elías” (Nicolás Sepúlveda), un delincuente herido que él cuida en su parroquia sin saber que no se trata de un ladrón sino de un militante, que seguramente no se llama Elías, y tiene un tiro en la pierna disparado por alguna fuerza de seguridad.

Al igual que otra película chilena, “Los perros” de Marcela Said, en cuanto a mostrar el “monstruo” desde adentro, es decir, el núcleo duro que apoyó a la dictadura, la puesta de “1976” hace sentir el clima opresivo de la época, la paranoia, las miradas torvas y el tratamiento que recibe Carmen como una señora bien, un esposo médico, hijos, y nietos que cuida con dedicación.

Pero sobre todo pone en relieve la decisión de involucrarse, de asomarse a la resistencia y la tarea militante y clandestina, en definitiva, de poner en juego su propia vida desmintiendo su clase, que apoya sin vacilar al gobierno de facto.

“La hija de todas las rabias”, que formó parte de la sección New Directors en el reciente Festival de San Sebastián, también es una ópera prima, también está dirigida por una mujer y según aclara el catálogo del festival, se trata de la “quinta película de ficción en la historia de Nicaragua”.

María (Ara Alejandra Medal) tiene 11 años, vive con su madre Lilibeth (Virginia Sevilla García) al borde de un basurero a cielo abierto en algún lugar de la costa en Nicaragua, en donde la pobreza extrema alcanza a casi todos por igual, con pequeñas variaciones sobre los niveles de pobreza.

La violencia que debe soportar Lilibeth para llevar el sustento para ella y su hija -intentos de violación, dependencia de un rufián local- se traslada en parte a la relación que tiene con María, en donde se combina el amor y cierta fricción física producto de un entorno tenso y miserable.

Trailer “La hija de todas las rabias”

VER VIDEO

Aun así, María sigue siendo una niña y a pesar de su dureza, tiene los errores y a la vez la inocencia propia de su edad, por lo que un accidente con unos cachorros que su madre ya vendió, determinará su futuro.

El paso siguiente se trata del trabajo infantil en un centro de reciclaje regenteado por una pareja de mexicanos.

El relato tiene algo de realismo mágico en el paralelo entre la necesidad de ser fuerte como una pantera para sobrevivir en el universo hostil (la pantera-madre se hace presente en los peores momentos de María), y si bien “La hija de todas las rabias” tiene momentos de extraña belleza y fascinación de los lugares que a priori no lo tienen, además de un buen manejo de actores que se traduce en la verdad que transmite la relación entre madre e hija.

“La hija de todas las rabias” también transita el camino del cine latinoamericano de la miseria, que sin duda existe, pero que a fuerza de repetirse parece ser el único valido de la región.

En ese sentido, las argentinas que ya tuvieron una primera pasada en Biarritz como “Punto rojo”, de Nicanor Loreti que formó parte de la Competencia Nacional del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata 2021 y ahora compite con su humor negro en Biarritz el apartado de Ficción y el respeto sobre los personajes de “Luminum” de Maximiliano Schonfled en Documental, son por caso, dos ejemplos claros de la diversidad del cine argentino que sin duda, se replican en su multiplicidad de miradas en toda Latinoamérica.

—————————————————————
Fuente, Diario Telam, www.telam.com.ar Junto a su autor correspondiente .
En el mes , dia y año que corresponda, Título del artículo, Nombre del periódico, #volumen(#Edición o #ejemplar) pertenecen a la fuente Telam .
Solo citamos Noticias con fuentes rss mediante inteligencia artificial en fase de prueba .

Continue Reading

Espectáculos

Vuelven los conciertos de la Orquesta de la Universidad de Buenos Aires

Published

on

vuelven-los-conciertos-de-la-orquesta-de-la-universidad-de-buenos-aires
Lorena Astudilla con la Orquesta de la UBA
Lorena Astudilla con la Orquesta de la UBA.

La Orquesta de la Universidad de Buenos Aires vuelve a sus conciertos presenciales a partir de este viernes a las 20 con una presentación que se desarrollará en la sala Batato Barea del Centro Cultural Rojas y que tendrá a la cantante Lorena Astudilla como artista invitada.

Integrada por dos flautas, clarinete, clarinete bajo, dos violines, dos violoncellos, piano, guitarra y percusión, y dirigida por Guillermo Cardozo Ocampo, el grupo propone un repertorio afincado en la música popular argentina y latinoamericana en sus variados géneros.

“Trabajamos con la premisa de respetar la esencia de los estilos en los arreglos musicales, buscando un sonido propio, en versiones instrumentales o con cantantes invitados”, destacó Cardozo Ocampo sobre algunas de las líneas que guían el desarrollo del ensamble musical..

“Es también una característica de la orquesta -agregó- el homenaje constante a los compositores, y versiones que pretenden enriquecer su obra a partir del respeto de la identidad de la misma, en sus armonías, ritmos y matices”.

En este nuevo ciclo de presencial, la orquesta con una nueva conformación está mostrando una sonoridad original luego de un receso obligado desde diciembre 2019 a partir de la irrupción de la pandemia.

La orquesta está integrada por Quique Condomí y Valentina Guirigay en violines; Carlos Diener y Alexis Barboza en violoncelos; Juan Pablo Ganem Ábrego y Agustina Cárdenas en flautas; Lucía Gauto en clarinete; Gonzalo Braz en clarinete bajo; Leandro Cacioni en guitarra y Lucas Trosman en percusión con arreglos y dirección de Guillermo Cardozo Ocampo.

—————————————————————
Fuente, Diario Telam, www.telam.com.ar Junto a su autor correspondiente .
En el mes , dia y año que corresponda, Título del artículo, Nombre del periódico, #volumen(#Edición o #ejemplar) pertenecen a la fuente Telam .
Solo citamos Noticias con fuentes rss mediante inteligencia artificial en fase de prueba .

Continue Reading
Advertisement

Tendencias

Copyright © 2022

🇦🇷 » 🌎
A %d blogueros les gusta esto: