Connect with us

Política

Que vuelvan los globos

Published

on

que-vuelvan-los-globos



Por Julio Montero.

Estamos al borde del precipicio. Otra vez. Como en el Rodrigazo, como en la híper, como en el 2001. Y esta nueva crisis podría ser, como las anteriores, un punto de inflexión. No tanto por la inflación galopante y los inéditos niveles de pobreza, sino porque el ciclo populista parece agotado. Estuvieron 12 años, se fueron, volvieron. Modelaron el país a su imagen y semejanza y les siguen echando la culpa a otros, por supuesto: pero sus recetas ya no funcionan. Ni las económicas ni las discursivas. En el lenguaje de Laclau, estamos transitando un momento contra-hegemónico. La cadena de equivalencias K se está desintegrando: las reivindicaciones que la mantenían unida se desgajan una a una y van quedando vacantes, a la espera de nuevos liderazgos. Solo los fanáticos se mantienen firmes en la fábula. En la práctica esto significa que amplios sectores de la sociedad están preparados para depositar sus expectativas en un nuevo espacio y asumir nuevas identidades y nuevas agendas.

Capitalizar esta ventana contra-hegemónica es crucial para convertirnos en una democracia inclusiva y madura. Fue la hegemonía peronista la que fraguó la Argentina que conocemos y el país solo cambiará cuando renueve sus imaginarios y su cultura pública. Como muchos han señalado, el autoritarismo anti-pluralista y el nacionalismo económico fueron una marca registrada del Partido Militar en sus dos variantes: la peronista y la supuestamente neoliberal (con Onganía, con empresas estatales, con intervención del tipo de cambio, inflación, déficit fiscal, plata dulce, etcétera.) El problema es que por una razón o por otra —por socialdemócratas de la Pampa húmeda, por demócratas de Nueva York, por pereza o por miedo a la nomenclatura— todos terminamos internalizando el pobrismo y el dogma del Estado presente. Esos son los 70 años de los que hablaba Macri mientras buena parte de la dirigencia miraba para otro lado y lo planteaba como su límite. ¡70 años culturales! La clase política también encontró su modesto lugar en la Argentina de las corporaciones. No iba a ser este niño rico el que les arruinara la fiesta.

Naturalmente, y contra lo que muchos creen, los verdaderos cambios culturales no se producen solos. A las condiciones objetivas, que en Argentina están maduras, o madurando, deben sumarse las condiciones subjetivas de las que hablaba Lenin y que tan bien teorizó Gramsci. Y esas condiciones subjetivas se generan mediante nuevos horizontes de sentido y nuevas gestualidades. El desafío para el arco democrático es imponer un relato propio que amalgame a los que abandonan el barco nacional y popular. Y, en lo posible, esa amalgama debe volverse estable y resistente a los sinsabores de una gestión que deberá cruzar el desierto. También habrá que reemplazar el léxico de la política y redefinir conceptos, sustituyendo la idea de justicia como distribución por un ideal de justicia como movilidad social ascendente, igualdad de oportunidades y progreso a través de las generaciones. A la Argentina de los planes y los subsidios habrá que contraponerle la de los inmigrantes y las clases medias reales o aspiracionales, sin correr como locos detrás de las encuestas y los focus groups. En las operaciones hegemónicas la oferta crea su propia demanda. El resto son burócratas de la política. ¿Existe en Argentina algún espacio capaz de asumir esta trascendental tarea?

EL PRO COMO PARTIDO DEL CAMBIO

En sus inicios, tal vez de manera deliberada, tal vez espontáneamente, el PRO se concibió como un espacio con ambiciones contra-culturales. Para bien o para mal, y más allá de los gustos, no se puede negar que el partido tuvo un impulso innovador. Se atrevió a romper los moldes de lo aceptado, tanto en el plano de las formas como de los contenidos. Y aunque por propia decisión dejó intacta la trama profunda de los símbolos, cultivó una sensibilidad distinta, con los globos de colores, el vecinalismo y los cierres de campaña estilo disco. Superficial y anti-político para muchos, el PRO fue altamente disruptivo para la política vernácula. Hizo política contra la política del bombo y el comité. Este espíritu renovador, me parece, es lo que explica por qué en pocos años el PRO consagró un presidente y se convirtió en el segundo partido a nivel nacional. De hecho, fue la alianza con Macri lo que salvó a un radicalismo que languidecía sin pena ni gloria y que iba camino de realizar su sueño: reducirse a una fuerza meramente testimonial sin capacidad de disputar el poder. Ese radicalismo que coqueteaba con Binner y jugaba al peronismo bueno de modales europeos fue el compañero de viaje perfecto para el populismo. Ahora les molesta ser “furgón de cola”. Era eso o la extinción.

Si el éxito del PRO tuvo mucho que ver con su estilo, ese estilo tuvo mucho que ver con Macri. Le pese a quien le pese. Llano y directo, Macri siempre logró ubicarse en la peligrosa pero redituable coordenada del outsider. Se atrevió a decir lo que muchos piensan pero callan por cobardía o convicción, y en muchos momentos logró conectar con sectores con los que la política tradicional no quería conectar: trabajo, mérito, competitividad y progreso fueron nociones clave en su mapa discursivo. Palabras malditas y olvidadas. Fue esa trama axiológica, sustantiva y potente, la que lo llevó al poder. Las tecnologías electorales y la revolución de la alegría fueron mero decorado de fondo. Fue Macri, no sus asesores; y fue lo que dijo, no lo que le enseñaron a callar.

Entre las virtudes que Macri le inyectó al PRO hay una que se destaca sobre el resto: durante mucho tiempo fue un partido sin vergüenza. No se avergonzaba de sí mismo pero, sobre todo, no se avergonzaba de sus votantes. Se atrevía a representarlos sin disimulos, sin culpa y sin ambigüedades. En eso el PRO fue muy distinto de la UCR, siempre obsesionada con el voto progresista de las grandes ciudades. Lamentablemente, ésta es una virtud que no todos cultivaron en el partido y que desapareció durante el gobierno de JxC. Como era de esperar, pronto llegó la factura. “Voto castigo”, le pusieron. Lo que se castigaba no era el fracaso de la gestión, sino la traición simbólica y la retórica misionera y pobrista.

¿PARTIDO DEL STATUS-QUO?

El PRO tiene una misión clara: reinaugurar la era de la Argentina liberal. No la era del liberalismo a secas, ni la del liberalismo libertario o el liberalismo de la UCeDé, sino la era de un liberalismo social que genere inclusión mediante la escuela pública y un Estado que actúe de manera selectiva y estratégica. Ese fue, con variantes y matices, el liberalismo del período constitucional que la reacción corporativa sepultó y que nadie quiso recuperar. No quisieron recuperarlo el “campo popular” ni la derecha conservadora. Pero tampoco quiso recuperarlo la UCR. En el fondo, los radicales nunca superaron la herida narcisista que les propinó el peronismo: todavía sueñan con volver a su lugar de gran partido popular. No por nada, en su momento de mayor esplendor concibieron la entelequia de un tercer movimiento histórico que los acercaba al General Perón. Sarmiento y Roca, los más progresivos de todos, no formaban parte de su panteón. Recelosos del mercado, proclives a las regulaciones, al Estado protector y al solidarismo, sólo lograron diferenciarse mediante un anodino programa institucionalista que condena a los corruptos y deja el resto como está. Mucho de Yrigoyen, mucho de Alfonsín, nada de Alem o Marcelo T. A veces es difícil diferenciarlos de Alberto: así lo ve Ricardito, hermano de la democracia, cómodamente instalado en su embajada de Madrid, dando clases de igualitarismo y cobrando en dólares.

Aquel impulso renovador que fue el sello originario del PRO es el que Juntos por el Cambio parece dispuesto a sepultar con pésimo timing y movidas de principiante. Justo en el momento de mayor desprestigio de la clase política desde 2001 la coalición se encadena al barco que se hunde, y en un error no forzado, casi infantil, lanza dardos al candidato que mejor canaliza el descontento y el ansia de cambio radical. No solo expele a su electorado sino que potencia activamente el clivaje que más lo favorece: el del mesías heroico que lucha contra la casta perversa. Milei de un lado, del otro todos los demás. Mitad del padrón. Sin embargo, no lo queremos: despreciamos a sus votantes, no nos hacemos cargo de su agenda. Alimentamos al monstruo que más daño nos puede hacer. Mientras Milei anuncia un plan de salida mágico e indoloro y ofrece una narrativa de reemplazo, JxC se regodea en la moralina y la interna. Milei no crece por lo que hacen o dicen los halcones; crece por lo que no dicen y no hacen las palomas. Y si no interpretan rápido el momento, va a seguir creciendo. Brutal, rudimentario, populista, para muchos Milei es el cambio: los otros solo están juntos.

En las decisiones que el PRO tome mientras el ciclo populista agoniza, se juega no sólo el futuro de la Argentina sino también el futuro de la coalición, su identidad y su supervivencia. El PRO puede mantener vivo el impulso transformador y conducir a JxC por el camino de la contra-hegemonía, dejando atrás a los que se aferran a sus bancas y su zona de confort. O puede, por el contrario, convertirse en el gran garante del statu quo: un amplio consenso con lugar para las corporaciones, los kirchneristas arrepentidos y la burguesía nacional de la prebenda. Evita seguirá en los billetes y la 9 de Julio, Darío en la TV Pública y los compañeros se quedarán con las universidades, la ciencia y la cultura. Esa película ya la vimos. No tuvo final feliz. No habrá problemas con los ex ministros de Cristina, ni con el amigo Massa, ni con los amigos del amigo Massa. Tampoco con los que votaron la ley de alquileres. El único excluido será el libertario de malos modales que los insulta. El outsider, el disruptivo: ¿el que más se parece a Macri? Ya lo dejaron claro: ahora Milei es el límite. ¿Se cerrará la grieta por asimilación de los polos? ¿Será, como decía el general, que al final somos todos peronistas?

Política

Falta de gasoil: Alberto Fernández criticó el paro del campo 

Published

on

falta-de-gasoil:-alberto-fernandez-critico-el-paro-del-campo 

Este jueves, el presidente Alberto Fernández viajó a La Rioja para participar de la inauguración de una planta de la empresa textil de capitales nacionales Enod S.A. En el marco de la falta de gasoil y la medida de fuerza anunciada ayer por la Mesa de Enlace, el mandatario cuestionó a los dirigentes del campo. “¿La solución que encuentran es proponer un paro? Déjenme de embromar”, se quejó.

“Ayer vi en un programa de televisión cómo Macron le reclamaba a Joe Biden cómo sacaba gasoil para Europa y los Emiratos Árabes decían que no iban a poder darle combustible. En ese mundo estamos, ¿y la solución que encuentran es un paro?”, protestó el Presidente. “¡Déjenme de embromar, necesitamos seguir produciendo”, continuó.

“Sabemos que ese problema existe (la falta de combustible) y hemos buscado alternativas. Estoy convencido cuando digo aquella frase de Spinetta: que lo mejor es el mañana. Estoy convencido de que tenemos un futuro maravilloso. Porque todo lo que el mundo necesita está en la Argentina, hablo de la necesidad de energías renovables”, señaló Fernández.

Además, en medio de la disparada del dólar, el Presidente analizó el escenario económico y la importancia de mantener las divisas en el país: “No queremos que se vayan en viajes, sino en producir y dar trabajo”. En ese sentido, insistió: “Tenemos un problema con los dólares porque crecemos mucho porque necesitamos dólares para importar insumos. Tenemos una crisis de crecimiento y la vamos a resolver. La primera crisis que tenemos es energética, tenemos que importar gasoil para que la Argentina siga produciendo”.

Fernández volvió a cuestionar en duros términos a la administración de Mauricio Macri. “Nos tocó el peor de los tiempos, vinimos después de los que recomendaban importar en vez de producir. Después de los que endeudaron a la Argentina como nadie en la historia. Cuando se quedaron sin crédito externo quisieron convencernos que gracias a Dios existe el FMI y nos entregaron al Fondo maniatados con una deuda de 45 millones”, señaló. Y remató: “Esos personajes estuvieron generando miedo toda la semana anterior tratando de generar una corrida que lastime al país”.

Luego de su viaje a Alemania, donde participó de la cumbre del G7, el Presidente planteó: “Con Massa decíamos: ‘¿Los argentinos se estarán dando cuenta de lo que pasa en el mundo? Del problema que hay con la energía en el mundo, que todo el mundo está debatiendo cómo sobrevivir cuando la energía empieza a faltar’”.

“Nosotros llegamos al gobierno con una sola obsesión: poner la Argentina de pie y para eso cada argentino tiene que tener un trabajo para poder mantenerse”, señaló Fernández.

El acto en La Rioja contó con la presencia del gobernador provincial, Ricardo Quintela; el ministro de Desarrollo Producto, Daniel Scioli, la vicegobernadora riojana, Florencia López; y el presidente de Enod, Luis Jaime Lapidus.

Por su parte, Scioli sostuvo: “Para salir adelante, hoy la Argentina está sacando lo mejor del interior para recuperarse. Ya no es una promesa de campaña lo que dijo el Presidente, de poner a la Argentina de pie. Ya está la Argentina de pie, ahora la tenemos que hacer andar, caminar, y desarrollarla cada vez más”.

Quintela, en tanto, insistió en sus críticas contra los medios de comunicación. “Hay un canal que tiene sistemáticamente todos sus programas para agredirlo. Y si uno llega a decir qué pasa, dicen que son los mafiosos que nos están patoteando. No se les caen más que ofensas a nuestro presidente, a la vicepresidenta y al pueblo argentino que le dio su voto”.

Y continuó: “Nuestra militancia es hacer entender a la sociedad argentina que tenemos que ponernos todos juntos de pie y hacer oídos sordos a todos esos agoreros de la desesperanza, de la represión de nuestro pueblo”.

Por otro lado, Quintela recordó el trabajo del exministro de Desarrollo Productivo. “Empezamos a trabajar con todos los que están presentes acá, y debo decirlo: con Matías Kulfas. Porque la verdad es que nos impulsaron, nos dieron fuerzas, no dieron entusiasmo para volver a poner en marcha un parque industrial que otrora fue ejemplo, en la época de los 80 y 90″.

La visita de Fernández a La Rioja se dio un día después de su viaje a Jujuy, donde estuvo con la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, internada desde el lunes por una trombosis venosa profunda, y denunció una “clara persecución” contra la dirigente social. Por la noche, el mandatario brindó una entrevista televisiva en la que apuntó contra el macrismo por incentivar la desconfianza en los mercados y advirtió que frenó tres “corridas cambiarias”.

Continue Reading

Política

Alberto Fernández denunció un golpe de mercado contra el Gobierno: “El problema es que la economía crece mucho”

Published

on

alberto-fernandez-denuncio-un-golpe-de-mercado-contra-el-gobierno:-“el-problema-es-que-la-economia-crece-mucho”

Alberto Fernández dijo que el déficit fiscal es un “efecto negativo para la economía” y volvió a diferenciarse de Cristina Kirchner, que minimizó su importancia en su última ponencia ante la CTA. Además, apuntó a la oposición: “Hay un sector de la política argentina que nos dejó el peor escenario económico”, dijo y pidió que se callen.

Habló también de que detuvo “una tercera corrida” en contra de su Gobierno. Pero que el problema es otro. “El problema”, explicó, “es que la economía crece mucho”.

“Lo que hizo el macrismo es un daño inconmensurable. No les pido que me ayuden, les pido que se callen, porque confunden, generan expectativas adversas. Y necesitamos mantener el proceso de crecimiento respetando el programa econonómico”, apuntó el Presidente en una entrevista con C5N.

“Tenemos que entender lo que está pasando en el mundo. Hay que escuchar a otros líderes del mundo para entender lo que pasa en materia energética y alimentaria”, contextualizó el Presidente cuando reveló que “es la tercera vez que nos pasa desde que asumimos el Gobierno”, por una presunta corrida infligida.

Se lo notó ofuscado a Fernández con las voces críticas.

“Hay sectores que no ayudan nada. Es una enorme irresponsabilidad. Entiendo que (Hernán) Lacunza hable de default, porque él defaulteó la deuda en pesos. Pero para nosotros la creación de un mercado de capitales en pesos es muy importante. Vamos a cumplir cada compromiso en esa materia. El Estado necesita financiarse en pesos, no en dólares. Para ellos era muy fácil pensar en defaultear en pesos, para nosotros es imperdonable”, azuzó al ex ministro de Mauricio Macri.

También apuntó a otro exfuncionario macrista: Nicolás Dujovne, en sintonía, en ese punto, con la vicepresidenta.

“Sabemos con qué bueyes aramos. Sabemos quién es quién. El otro día cuando Cristina mostró lo que decía Dujovne, que había bajo endeudamiento… Fíjense lo que pasó desde ese día hasta que se fue Dujovne, nos metió en una deuda impagable, ni siquiera pudieron cumplir deuda en pesos”, le dedicó al otro exministro de Economía del gobierno anterior.

“A los dirigentes que dejaron escena de empobrecimiento, deuda, reflexionen. La mejor manera de ayudarnos que tienen es no opinando”, insistió en ese registro.

Entonces volvió a mencionar una “tercera corrida” que dice le “quisieron hacer”.

“¿Cómo piensan que nosotros paramos la tercera corrida que nos quisieron hacer, si no es con dureza? Para ser duro no hay que ir pegando portazos, puñetazos o gritos. Para ser duro hay que actuar con racionalidad, sentido. No me pidan gestos de convicción, porque estoy muy convencido de lo que hay que hacer. “, apuntó.

Y se elogió: “Si alguno dudaba… Fui a la Cumbre de las Américas, muchos dudaban, porque decían que legitimaba la ausencia (de Cuba, Venezuela y Nicaragua). Fui y dije lo que tenía que decir, defendiendo a América Latina”.

A lo largo de la entrevista, el Presidente remarcó el contexto de la guerra para justificar su batería de medidas, entre ellas el recrudecimiento del cepo a las importaciones, en un escenario de un dólar volátil.

“El trabajo que debemos hacer en el estado Estado para ordenar la inflación pasa por dos temas: contener el déficit fiscal, llevarlo a la baja. El déficit fiscal es malo, hay que superarlo”, dijo, otra vez, en contraposición a su vice. “El otro es acumular reservas”.

Aceptó, no obstante: “En un momento tuvimos que caer en déficit, no somos dogmáticos. Fue en la pandemia, que tuvimos que emitir. Pero no podemos vivir eternamente con déficit, tenemos que ir reduciéndolo paulatinamente. Por eso siempre dije que el acuerdo con el FMI no es un ajuste. Hoy el INDEC mostró una mejora en la distribución del ingreso, eso demuestra que no hay ajuste”.

En cuanto a la necesidad de acumular reservas, señaló que es importante para “garantizar que el país siga creciendo”.

“Fundamentalmente con las pymes. Les pedimos a las multinacionales que se financien con recursos propios y preservar los dólares para las pymes”, remarcó sobre la letra chica del endurecimiento del cepo a las importaciones.

“Tenemos en la inflación un problema. Hay una parte que tenemos que trabajar unidos para anclar las expectativas”, insistió Fernández, que pidió colaboración y trabajo conjunto para superar el acelerado aumento de precios.

“Todos tienen que hacer soporte. El Gobierno hace soporte con un programa económico con DNU, porque no teníamos presupuesto. El Estado busca corregir el déficit fiscal, que es un efecto negativo en la economía. Intentando acumular reservas en momento de demanda de dólares porque la economía no para de crecer”, resumió y dio un remate particular: “El problema es que la economía crece mucho”.

Alberto F.: “Echarle la culpa a Guzmán de la inflación es casi una crueldad”

En un tramo en el que habló sobre la economía, a Alberto Fernández le pidieron una evaluación del desempeño de Guzmán, uno de los ministros más cuestionados por Cristina Kirchner. Y él salió a respaldarlo. También hubo tensión cuando habló sobre su vínculo con la vicepresidenta.

“Echarle la culpa a Guzmán de la inflación es casi una crueldad. La Argentina lleva más de 15 años con una inflación de dos dígitos, la inflación no la trajo Guzmán. Recibimos un gobierno con 54 puntos de inflación, la desaceleración de la economía la redujo a 35% y después volvió a aparecer cuando la Argentina creció al 10%. Cuando crece la Argentina, este problema se potencia”, dijo el Presidente.

Repasó lo que consideró sus mayores logros. “Resolvió el tema con los acreedores privados, logró un acuerdo con el FMI que no nos significó ningún tipo de condicionamiento para seguir creciendo, pasamos el primer trimestre cumpliendo las metas. Veo un ministro que quiere preservar y hacer cumplir el programa económico. Trabaja permanentemente”, enumeró Fernández.

Y concluyó: “¿Qué puedo recriminarle yo a Guzmán? No sería justo”.

En otro momento abrió la puerta a la interna del Frente de Todos. Fue cuando le preguntaron por su relación con Cristina Kirchner. Fueron los segundos más tensos de la entrevista en el canal oficialista. “Está bien, está bien, está bien, está bien”, respondió, lentamente, entre algún resoplido.

“Todos sabemos que hay puntos en que no tenemos la misma mirada con Cristina”, concedió. Y remarcó: “De lo que estoy seguro es que Cristina no es mi enemiga, eh. No es mi enemiga, eh. Mis enemigos son los que hacen mover los mercados en (mal) sentido, los que quieren causar caos y sembrar tristeza y desesperanza”.

Acto seguido, repitió que “el problema es que crecemos mucho” y que en esa situación “nos faltan dólares”. Pero consideró que “es un tema histórico y estructural”.

“¿Qué quieren ustedes? ¿Que lo arregle yo en dos años?”, preguntó, otra vez exasperado. “(Raúl) Prebisch escribió sobre el problema en los años 50… No es así, no es así”, se respondió.

Sobre el final de la entrevista volvió a hablar de la interna, aunque en esa oportunidad sobre el aspecto formal: el camino hacia las elecciones 2023. Le consultaron si seguía convencido de unas grandes PASO que lo incluyan a él.

“Sí, definitivamente”, repitió sobre la consigna que lanzó el año pasado.

“No hay peor peronismo que el peronismo quieto, que el peronismo inmovilizado. El mejor peronismo es el que está movilizado, el que debate, discute. Cuando digo el peor peronismo debo decir el mejor progresismo. El progresismo silenciado por un gobierno es un buen progresismo. Un progresismo que debata y acepte la síntesis es un muy valioso”, siguió.

Y Fernández, que fue elegido por el dedo de Cristina Kirchner para encabezar la fórmula en 2019, redobló su impulso a unas PASO. “Nada puede ser mejor para un candidato que el hecho de que la gente lo haya elegido candidato y que no sea un acuerdo superestructural. Nadie debe ofenderse por eso”, sostuvo.

La falta de gasoil

“El Gobierno está dando gasoil”, dijo el Presidente sobre la escasez de ese combustible, que aqueja a casi todas las provincias.

Insistió: “El mayor costo de importaciones es energía en gasoil. Deben entender que en todo el mundo falta gasoil. En la Argentina falta porque, primero, en Argentina el incremento de la producción hace que se consuma más energía. En verano pasamos la mayor demanda de electricidad, y hace dos semanas la de gas”, empezó en su explicación ante el recrudecimiento de las protestas por las subas y faltantes de combustibles.

“Ahora, no tenemos la cantidad necesaria de gasoil generado en Argentina ante un crecimiento y una demanda como la de hoy”, aceptó Fernández. “Si los chacareros quieren sacar sus granos es porque han cosechado un montón. Está claro que ese problema lo tenemos y tomamos medidas, como cortar con más biodiesel”, continuó el mandatario.

“Pero ese problema no se arregla con un paro. No es un problema de la Argentina, es un problema que tiene el mundo, que no sabe dónde comprar más energía”, advirtió. Respondió así a la fuerte carta que con la que la Mesa de Enlace anunció paro del campo para el 17 de julio.

Volvió a insistir: “Estamos importando un montón de gasoil. Cada 100 litros de un surtidor de gasoil, 5% era biodiesel. Ahora llevamos a que se corte hasta el 12%. Para que quede más gasoil que se corte con biodiesel.

Y entonces criticó a los gobernadores. “Cuando uno mira cómo se consumió el gasoil en los últimos meses, ve cómo las provincias limítrofes dejaron escapar el gasoil insólitamente. Un ejemplo, Corrientes: en el último mes creció más del 40% la venta de combustibles”.

En esta materia también se refirió al camionero que fue asesinado tras atravesar un piquete en Daireaux.

“Tremendo”, calificó el violento episodio, “nosotros estamos proponiéndoles un canal de dialogo con esos transportistas. Una barbaridad como esa… que se hagan cargo los responsables, porque es lo que se genera al promover estas acciones”.

Su viaje relámpago para visitar a Milagro Sala: “No puedo indultarla”

El Presidente le contestó a las quejas de Juan Grabois. “No puedo indultar a Milagro Sala. Fue juzgada por tribunales provinciales. Puede indultarla el gobernador. No me pidan un gesto político que contradice a la Constitución, porque yo soy respetuoso de la Constitución y del Estado de Derecho” se plantó y, palabras más, mandó a leer a quienes le pedían esas medidas.

Fernández hizo estas declaraciones en su regreso de Jujuy, adonde viajó para visitar a Milagro Sala. El mandatario se encontró con la dirigente de la Tupac Amaru en la sala del sanatorio donde ella está internada por una “trombosis venosa profunda”.

Antes y después de la cita, el Presidente hizo una sostenida defensa de Sala, que cumple arresto domiciliario.

“Les pido a los tribunales jujeños y a la Corte que empiece a enmendar las barrabasadas que se hicieron”, dijo Alberto F. sobre la situación judicial de la líder social.

En ese sentido, reiteró que “se ha instaurado un sistema de clara persecución” y remarcó que “prolongar detenciones preventivas es una forma de violar derechos humanos”, en una conferencia de prensa posterior al encuentro.

Antes del ingreso al centro médico había dicho: “No es de ahora sino que desde siempre he planteado lo indebido de la detención de Milagro Sala y las irregularidades de su proceso”.

La visita, que ocurrió justo después de su vuelta al país tras la reunión del G7, sorprendió a todos, incluso a los principales responsables de la oposición, que salieron a cruzarlo por el gesto con Sala.

Uno de los más enojados fue Gerardo Morales, que venía con buen diálogo con la Casa Rosada. “Es una falta de respeto, no ya a un gobernador sino a la provincia de Jujuy por parte del Presidente de la Nación, espero que reflexione y nos visite”, disparó el gobernador jujeño.

Continue Reading

Política

Alberto Fernández visitó a Milagro Sala: “Le pido a la Corte que empiece a enmendar las barrabasadas”

Published

on

alberto-fernandez-visito-a-milagro-sala:-“le-pido-a-la-corte-que-empiece-a-enmendar-las-barrabasadas”

El presidente Alberto Fernández viajó a la provincia de Jujuy para visitar a Milagro Sala, quien se encuentra internada tras sufrir una trombosis venosa profunda.

La decisión de mostrarse con la dirigente social apunta a “volver a poner visibilidad sobre un hecho de injusticia como es la detención ilegal que está sufriendo y para seguir reclamando por su libertad”, informó la portavoz de Presidencia, Gabriela Cerruti, en declaraciones a la agencia estatal Télam.

Al llegar a la provincia, el propio jefe de Estado aseguró en un breve contacto con el periodista Víctor Hugo Morales en AM 750: “Llegué de Alemania, hablé con el marido de Milagro y le dije que iba a ir a visitarla”.

“Yo siempre he planteado lo indebido de su detención y la irregularidad de los procesos que ha enfrentado. La situación es muy grave, lleva 7 años presa y su salud se ha deteriorado mucho igual que la de su marido. La verdad es que no me deja tranquilo la situación y quise acompañarla para dar testimonio con mi compromiso”, agregó.

“Vengo acá a hacer público mi compromiso y llamar la atención a la Argentina y al mundo sobre algo que está ocurriendo y no debería ocurrir; afecta la libertad de una persona y también su salud”, completó.

Esta mañana, Juan Grabois pidió que el Presidente le otorgue un indulto a Milagro Sala.

A la par, víctimas de la líder de la Tupac Amaru enviaron una carta al jefe de Estado repudiando su desprecio a quienes sufrieron las conductas “criminales”.

“Su visita, Señor Presidente, realizada en el contexto de acusaciones infundadas contra las autoridades de nuestra provincia, no es un gesto humanitario, sino un burdo intento de presionar al poder judicial, entrometiéndose en asuntos que exceden sus atribuciones. Si fuera cierto que la Sra. Sala, internada en una clínica de propiedad de uno de sus seguidores, se encuentra con graves dificultades de salud, sepa que nadie más que nosotros aspira a su pronta recuperación”, plantearon.

“Y aspiramos, también, a su pronto regreso a una cárcel. El privilegio de la prisión domiciliaria no es solo una burla, sino un peligro para quienes fuimos y aún somos sus víctimas. Para terminar, cumplimos en recordarle, Señor Presidente, que la agenda que suspendió para realizar esta visita, es la agenda de todos los argentinos, la que sí está dentro de los deberes por los que, algún día, Dios y la Patria pueden llegar a demandarlo”, agregaron.

La decisión política del viaje

El jefe de Estado decidió suspender su agenda para viajar al norte de la Argentina: a media mañana tenía previsto encabezar un acto en Buenos Aires junto al ministro de Ciencia y Tecnología, Daniel Filmus, para entregar equipamiento científico-tecnológico a organismos y universidades.

En este sentido, agregó: “Milagro Sala está internada, sufriendo un deterioro en su salud producto de la prisión injusta”.

La portavoz relacionó además la visita que el mandatario se apresta a realizar hoy a Milagro Sala con la que en su momento, cuando era precandidato presidencial, en julio de 2019, realizó al ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula Da Silva, quien estaba en prisión en la Superintendencia de la Policía Federal brasileña en la ciudad de Curitiba.

Según se informó oficialmente, el jefe de Estado mantuvo ayer contactos con los médicos y allegados de Sala, quien cumple con prisión domiciliaria y se encuentra internada en terapia intermedia en Jujuy, y se había manifestado “preocupado” por su estado de salud así como por su situación judicial.

La principal referente de la organización Social Tupac Amaru permanece internada “estable” en una sala de terapia intermedia de una clínica de la capital jujeña, y su defensa denunció ayer “hostigamiento” por parte del personal policial que la custodia.

La activista ingresó el lunes último al sanatorio privado “Los Lapachos” de San Salvador de Jujuy, con un cuadro de “trombosis venosa profunda” luego de que se le practicaran estudios de rutina debido a un dolor que le aquejaba en su rodilla izquierda.

Los abogados defensores de la dirigente social informaron que, desde ese momento, Sala fue traslada a la unidad de terapia coronaria, “para ser compensada y recibir el tratamiento necesario para la trombosis”.

Según informaron, la dirigente social “se encuentra custodiada por dos agentes de la policía, una mujer y un hombre, en la puerta de ingreso a la UCO/UTI y un tercer agente femenino, al lado de su cama, exhibiendo ostensiblemente la portación de su arma reglamentaria”.

El equipo de Salud de Milagro Sala había advertido que la custodia de los uniformados no colabora con la situación de la paciente y del resto de las personas internadas en el centro de salud.

“Es de destacar que la presencia de la policía al lado de su cama, indudablemente configura una situación amenazante, de violencia psicológica y simbólica, de acoso y hostigamiento que impacta clara y directamente en su salud psíquica, generando angustia y desazón con repercusión en su cuadro clínico, tornando el pronóstico de su enfermedad más ominoso del que podría llegar a ser”, señalaron en un comunicado la psicóloga Adriana Sonia Taboada (M.N. 8336) y el médico Ariel Rossi (M.N. 90414).

Milagro Sala permanece detenida desde el 16 de enero de del 2016 y, desde ese momento, se multiplicaron los pedidos de distintas organizaciones por su libertad.

El 23 de noviembre de 2017, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) consideró que Sala permanecía detenida en condiciones incompatibles con su dignidad humana y que el método o manera de ejecución de la medida privativa de libertad la estaba sometiendo a angustia o dificultades mayores al sufrimiento intrínseco a toda detención, y dictó una medida provisional en ese sentido.

Desde entonces, la Corte IDH no sólo mantiene vigente la medida provisional, sino que además recibe información periódica que denuncia la falta de independencia judicial en la provincia y el impacto que tiene la particular persecución penal que llevan adelante en la integridad física y psíquica de Sala.

El interventor de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Agustín Rossi, fue el primer funcionario del Gobierno que destacó la reacción del jefe de Estado. “La visita del presidente a Milagro Sala debe hacer reaccionar a la Corte”, planteó en diálogo con El Destape Radio.

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación reclamó ayer a la Corte Suprema de Justicia de la Nación y a las autoridades judiciales de Jujuy que “se dispongan las acciones necesarias para frenar el hostigamiento contra Milagro Sala, privada de su libertad de manera arbitraria desde 2016, y se dé cumplimiento a las medidas de protección dispuestas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos”.

La semana pasada, el ministro de Justicia, Martín Soria, reafirmó el compromiso del Gobierno para que se cumpla la medida provisional dictada por la CIDH a favor de Milagro Sala, durante una reunión con representantes del Comité por la Libertad de la referente de la Tupac Amaru, quienes volvieron a exigir la libertad de la activista en una movilización hacia la sede ministerial.

Continue Reading
Advertisement

Tendencias

Copyright © 2022

A %d blogueros les gusta esto: