Connect with us

Tiempo de Viajar

TDV – Hoy Nueva Zelanda – Isla Sur

Published

on

En el año 2016 vimos un anuncio y dijimos por qué no? Así que embarcamos en Air New Zealand en un vuelo directo de 14 hs, saliendo un viernes por la noche y llegando al otro lado del mundo un domingo por la mañana. En donde quedó el sábado? No importa. Bienvenidos a Nueva Zelanda

 

Salida a Auckland

Fue una de las noches más largas. La diferencia horaria y el jet lag hacen que estés un poco mareado al principio. Parece un viaje larguísimo para ir al otro lado del mundo, pero en realidad son 14 horas de un vuelo en donde siempre es de noche. Cuando llegas tenes los horarios cambiados. Cenamos o desayunamos? Cuando se te acomodan las neuronas te das cuenta que estás en Auckland. Así es, llegamos a Nueva Zelanda, a la que los maoríes llaman Aotearoa: “La Tierra de la Gran Nube Blanca”.

Nueva Zelanda está a 2.000 km de Australia y tiene como vecinos más cercanos a Nueva Caledonia, Fiji y Tonga. La mayoría de la población tiene ascendencia europea y los maoríes son la minoría más numerosa. Según la mitología, sus ancestros vinieron de una mítica tierra llamada Hawaiki, situada al oeste desde donde vinieron en siete barcas hasta Aoteoroa en donde fundaron las siete tribus originarias. La raza maorí se encuentra en el llamado Triángulo Polinésico, que es una amplia región formada en el Océano Pacífico definido por tres grupos de islas como vértices: Hawai, la Isla de Pascua y Nueva Zelanda. Estas razas tan alejadas entre si están relacionadas en sus raíces y en muchas costumbres. Esta tribu se instaló en Nueva Zelanda y adoptó su vida a la geografía y los recursos que les ofreció el territorio. Se organizaron en grandes grupos, en donde el respeto y la igualdad entre sus gentes fueron y sigue siendo su seña de identidad.

Nueva Zelanda está formado por dos grandes islas: la Isla Norte llamada Te Ika-a-Māui o “El Pez de Maui” con grandes mesetas planas y repleta de volcanes y geizers y la Isla Sur llamada Te Wai Pounamu o “Las Aguas de la Piedra Verde” cubierta de bosque espesos, parques nacionales, fiordos empinados y montañas por encima de los 3.000 mts. Además de una infinidad de pequeñas islas. Su capital es Wellington, situada al sur de la Isla Norte. El país pertenece a la Commonwealth y por lo tanto la Reina Isabel II de Inglaterra es la jefa de Estado, representada acá por un gobernador,​ mientras el poder ejecutivo está ejercido por un primer ministro. Este país desarrollado cuenta con los estándares de vida más elevados en economía, educación, medio ambiente y un bajo nivel de corrupción (hoy ocupa el primer lugar junto a Dinamarca en el Índice de Transparencia Internacional) y sus ciudades se sitúan entre las de mejor calidad de vida en el mundo.

La Masacre del Boyd

El Boyd era un bergantín de 395 toneladas, que utilizaban tanto la marina de guerra como la mercante, al igual que corsarios y contrabandistas por su rapidez y maniobrabilidad. Este buque zarpó en 1809 desde Australia en dirección de Whangaroa en Nueva Zelanda, llevando una carga muy particular: convictos. Recordemos que las colonias británicas de Oceanía fueron pobladas básicamente con presos que cumplían allí sus condenas y luego tenían la opción de quedarse como colonos. El Boyd llevaba a bordo a 70 personas, entre marineros, oficiales y algunos pasajeros (ex convictos y gente que regresaba a su Nueva Zelanda natal desde Australia). El hijo del jefe maorí de Whangaroa estaba enrolado como tripulante y llevaba un año como marino en varios barcos. Todos lo llamaban George, pero su verdadero nombre era Te Ara y era uno de los que volvían a su tierra.

Se desconoce la causa exacta, pero se lo acusó a Te Ara de un robo por lo que fue azotado y privado de comida. Era un castigo frecuente en la dura vida del mar de aquellos tiempos. Pero Te Ara no era un maorí común, era el hijo del jefe Te Puhi, quien consideró ese acto como una ofensa intolerable.

Al desembarcar en Whangaroa, Te Ara se lo contó a su gente, y consideraron esto como una gran deshonra, por lo que clamaron venganza. Y ésta no se hizo esperar. Tres días después del desembarco, los maoríes asesinaron a un grupo de reconocimiento (entre ellos el capitán). Los cuerpos fueron llevados al poblado, en donde los guerreros realizaron una tradición ancestral: devorarlos. Esa misma noche se disfrazaron con sus ropas y contando con la oscuridad y la sorpresa como aliadas, abordaron el barco y asesinaron a unas 70 personas. De aquella masacre sobrevivieron algunos tripulantes: Ann Morley, una pasajera que viajaba con su bebé y el grumete Thomas Davis a quien le perdonaron la vida por haber facilitado comida a Te Ara de forma clandestina durante su castigo y una niña de tres años llamada Betsy Broughton.

El barco fue saqueado y en medio del caos el suelo quedó lleno de pólvora que luego se encendió generando una tremenda explosión que mató a varios maoríes, el aceite de ballena y la madera del barco terminaron de incendiar al Boyd, mandándolo a pique. Tres semanas más tarde el barco City of Edinburgh acudió al rescate. El capitán recuperó la documentación del buque siniestrado y los huesos de los marineros devorados, en los que se apreciaba el horror de las marcas del canibalismo.

Los sobrevivientes de Boyd estaban destinados a tener un mal destino. Debido a las  tormentas el City of Edinburgh debió variar su rumbo y llegando al puerto de Lima, Ann Morley murió en esa ciudad. Su hijo y la otra niña fueron devueltos a Sídney en 1812. Thomas Davis regresó a Inglaterra, se convirtió en marinero profesional, ahogándose en un naufragio en 1822. El City of Edinburgh no corrió mejor suerte. Terminó hundiéndose en su viaje de regreso a la altura de las islas Azores. La noticia de la Masacre del Boyd llegó a Australia y Europa, lo que generó un atraso a la llegada de misioneros a ésta tierra. Un panfleto fue impreso y circulado por toda Europa advirtiendo a la gente de que no visiten esa costa maldita de Nueva Zelanda por el riesgo de ser comido por caníbales.

 

Vuelo a Queenstown

Pero volvamos a lo nuestro. En el momento que llegas al aeropuerto de Auckland, te reciben enormes estatuas de enanos de la Tierra Media de las películas de El Señor de los Anillos y El Hobbit. Empezas a sacar fotos y te das cuenta que llegaste al lugar indicado. Estamos en la tierra de Gandalf, de Aragorn, de Frodo y de cientos de personajes que salieron de la mente del genial J.R.R Tolkien. Los diversos escenarios naturales del país, su tamaño pequeño y los incentivos del gobierno, lograron que varias películas de alto presupuesto fueran filmadas en Nueva Zelanda. Además de las esa películas, se filmaron acá Las Crónicas de Narnia, King Kong, El Ultimo Samurai, La Lección de Piano y es la tierra de grandes actores como Sam Neill, Russell Crowe, Anna Paquin y el director Peter Jackson.

Unas horas después de llegar a Auckland, tomamos un vuelo interno hasta la ciudad de Queenstown, en la Isla Sur. Ubicada entre montañas, rodeada de bosques, al borde del lago Wakatipu, llena de bares y sitios de compras, con gran cantidad de turistas y por sobre todo mucha gente joven que viene en plan de intercambio o solo por trabajo y formaran luego un compendio de naciones en un lugar en donde se puede vivir con tranquilidad. La ciudad está hermanada con nuestra: San Carlos de Bariloche y es un lugar ideal para practicar deportes extremos como bungy jumping, rafting, jetboating y mountain biking, ganándose el nombre de Capital Mundial de la Aventura.

Al llegar al aeropuerto de la ciudad, comenzaron los primeros percances. Conducir un auto en el sentido inglés: volante a la derecha, palancas y llaves cambiadas y manejo por la izquierda, pero una vez que se pasan los nervios del aprendizaje todo fluye de una forma natural. Las noches son largas. Amanece a las 8 am y el sol se oculta a las 5.30 pm. Qué hora es ahora? las 5 de la tarde del lunes y las 2 de la mañana en Buenos Aires. Vamos a cenar y a dormir, el estómago y el sueño nos piden acomodar los horarios.

Al día siguiente nos vinieron a buscar muy temprano. El destino? Milford Sound en el Parque Nacional Fiordland, conocido también como Piopiotahi. Para muchos es la “Octava Maravilla Natural del Mundo”. El viaje dura unas 4 horas para recorrer los 300 km a través de montañas, ríos, largos túneles y paisajes espectaculares. El recorrido es agotador y durante la temporada de invierno son comunes los cortes de ruta por avalanchas. En el trayecto hay algunas paradas que se pueden hacer como: Eglinton Valley, un extraordinario escenario de pastos dorados rodeados de laderas empinadas de piedra que hace tiempo albergaron un glaciar; Mirror Lakes, que son pequeños lagos al borde de la carretera que reflejan las montañas cercanas creando imágenes mágicas y Homer Tunnel, que por ahora es el único acceso por carretera hasta Milford Sound, que cuenta con un sistema de semáforos que operan para evitar el tráfico en dos sentidos y por último, The Chasm un conjunto de rocas que el río Cleddau esculpió durante miles de años formando profundas cavidades, dentro de un bosque espeso rodeado de helechos gigantes, que es el símbolo del país. El estrecho de Milford Sound fue escupido por glaciares durante la Era del Hielo. Es una de las regiones más lluviosas del mundo y al mismo tiempo uno de los paisajes más bellos. En éste fiordo de la Isla Sur de Nueva Zelanda, es extraño encontrar un día de sol ya que caen más de 6.800 mm de lluvia al año.

Al llegar nos espera un ferry para el recorrido por fiordos y cascadas. Los acantilados del fiordo se elevan verticalmente desde las oscuras aguas y las cimas de las montañas arañan el cielo. La lluvia es constante en el estrecho de Milford Sound y es común que se generen grandes cascadas desde 1.000 metros de altura e incluso grandes avalanchas con caída de árboles y rocas hacia el lago. Es común que el capitán del barco se acerque a una de las cascadas más altas para ser bañados por ella. Así que hay que cuidar la cámara. La belleza de este paisaje atrae a más de 500.000 visitantes al año. Como así también es común ver pingüinos, delfines, lobos marinos e inclusos ballenas que recorren los fiordos.

El recorrido por Nueva Zelanda, también se puede hacer en pequeñas vans en donde se puede dormir, cocinar y seguir viaje. Ya vienen preparadas para dos personas y podés estacionar en cualquier camping y descansar ahí. Se ven muy cómodas.

 

Christchurch

Dejamos Queenstown y después de 6 horas de recorrido a lo largo de 480 km llegamos a la ciudad de Christchurch. Los paisajes varían desde las planicies con pastos amarillentos a bosques cerrados y lluviosos.

La ciudad de Christchurch fue alcanzada por varios terremotos, pero tuvo dos muy seguidos hace unos años: el primero fue el 22 de febrero del 2011 destruyendo parte de la ciudad y el segundo fue 4 meses después. Su mayor cicatriz se nota en su Catedral Anglicana, construida en 1881 que quedó prácticamente destruida. El rosetón de edificio quedó destruido y la torre en aguja que tenía se derrumbó completamente cayendo sobre la plaza. Sin embargo aunque su estructura quedó muy dañada, la mayor parte del cuerpo del edificio continuó en pie. Ese día cayeron edificios sobre las calles congestionadas por el tráfico, aplastando muchos vehículos y muriendo unas 200 personas, dejando la ciudad devastada y convirtiéndose en uno de los peores desastres naturales del país.

Pero en Christchurch también existe el odio religioso, el año pasado se registraron dos ataques terroristas en dos mezquitas de la ciudad. Un atacante australiano llegó en su automóvil y entró en una mezquita equipado con armas automáticas, casco con cámara, gafas y uniforme militar. Al ingresar comenzó a disparar contra los presentes dejando 42 muertos, luego subió a su coche y repitió su acto en otra mezquita cercana. Este acto terrorista les costó la vida a 51 personas y el ataque fue transmitido en vivo por agresor a través de las redes sociales. Una verdadera locura.

La ciudad cuenta con un sistema de tranvía que funciona más cómo atracción turística, limitando su recorrido sólo al centro de la ciudad. Estos tranvías fueron introducidos en 1905, cesando su actividad en 1954, pero restablecidos en 1995. Las vías fueron gravemente dañadas durante los últimos terremotos, pero el servicio fue reestablecido en 2017. Muchos edificios se están reconstruyendo desde esa época y por eso las grandes grúas comienzan muy temprano su trabajo, pero al igual que el resto de la ciudad, terminan su trabajo a las 5 de la tarde. Solo algún restaurant o bar se encuentran abierto hasta las 10 u 11 de la noche.

Nosotros nos hospedamos solo una noche en un bed & breakfast algo minimalista y futurista. La habitación parecía una cápsula de apenas 8 m2, en donde la cama ocupaba todo el ancho, mientras el baño estaba concentrado en un espacio muy reducido. Pero estaba en pleno centro y nuestra idea era sólo pasar una noche para seguir viaje hasta el norte, así que estuvo bien.

Uno de los lugares a visitar en la ciudad es Regent Street, una de las peatonales más comerciales de la ciudad, llena de bares y centros comerciales de estilo español, creada en la década del 30, en la actualidad está habilitado solo para que circule el tranvía.

   Oscar Mira

Mail: silviayoscarporelmundo@gmail.com

Blog: https://silviayoscarporelmundo.blogspot.com

YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCVpv0lP78yOx-FGzERNpzCg

Instagram: silviayoscarporelmundo

 

 

 

 

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tiempo de Viajar

TDV – Es tiempo de viajar , Hoy Egipto – Última Parte

Published

on

Atrás quedó Luxor y sus monumentos. Nuestro viaje se acerca al final, pero antes debemos conocer las famosas Pirámides, el Museo del Cairo y la antigua ciudad de Alejandría. Vení que te cuento 

Las Pirámides de Guiza

En nuestro viaje hacia el norte del país, vamos a Guiza, cerca del complejo donde están las Pirámides, una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo que aún se encuentran en pie.

Nuestro hotel se encuentra muy cerca del complejo y llegar ahí fue una aventura más, ya que cerca hay una vía rápida en donde te das cuenta la anarquía que reina en el país y sobre todo los que circulan en coche. Es normal que puedas ver que en el carril central que divide la circulación de los coches, algunos puestos de comida y gente comiendo o coches que sólo se estacionaron ahí para comer algo.

El tráfico es uno de los más caóticos del mundo, en donde los semáforos no funcionan, la polución y los bocinazos son tremendos, los agentes de tránsito no son respetados, hay carros tirados por caballos y bicicletas que circulan por cualquier lado. También si circulas por una vía rápida y te pasaste del lugar donde tenías que desviarte, simplemente das la vuelta y circulas en contramano o sólo volvés en reversa esquivando a los coches.

 

Las Pirámides de Guiza, que vemos desde nuestra ventana, están muy cerca de El Cairo. Estos son monumentos, que en realidad son tumbas o cenotafios de los reyes Keops, Kefren y Micerino (padre, hijo y nieto) y son más emblemáticos de esta civilización.

Ahí están. Erguidas sobre la arena del desierto. Con más de 4.500 años. Son más que tumbas a la gloria de un dios, ya que en ellas se realizaban rituales de muerte y nacimiento. Y a pesar de varias teorías y fantasías, aún se desconocen como hicieron exactamente los ingenieros y constructores para tener amplios conocimientos matemáticos y astronómicos.

La Gran Pirámide, da la impresión de guardar en sus entrañas secretos trascendentales muy estrechamente relacionados con su estructura.

Esta enorme montaña creada por el hombre, tiene más de dos millones seiscientos mil bloques de piedra que fueron acarreados desde lejos y ensamblados en el lugar y cuenta con un inmenso volumen de dos millones y medio de m3 y un peso superior a seis millones de toneladas.

 

 

La Pirámide de Keops

Desde que se crearon, las Pirámides de Egipto han sido los más portentosos y emblemáticos monumentos de la civilización egipcia, así como el único de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo que aún están de pie.

Existen varias teorías que intentan explicar la construcción de las pirámides, pero aún no hay certeza, al no haber perdurado documentos de la época que describan el proceso de construcción, pero aún se realizan excavaciones en cercanías de las pirámides, en donde estaba el poblado de artesanos, el cementerio, los almacenes y las canteras.

La fecha estimada de terminación de la construcción de la Gran Pirámide es alrededor de 2.570 a.C., siendo la primera y mayor de las tres grandes pirámides de la Necrópolis de Guiza, situada en las afueras de El Cairo y con sus casi 150 metros original y 230 metros por lado, fue el edificio más alto de la Tierra durante 3.800 años. Hoy perdió casi 10 metros de altura, gracias a la erosión y a la arena.

Esta pirámide se compone de tres cámaras principales, la Cámara del Rey, la Cámara de la Reina y la Cámara Subterránea en donde se encontraba un gran barco solar que guiaría al Rey al más allá.

Soy de la época de cuando estudiábamos Egipto, dibujábamos el interior de las pirámides.  Y de niños lo veíamos como algo lejano. Pensábamos: para que dibujamos? Para que nos va a servir? Y además debíamos explicar sobre las cámaras y era algo tedioso pero a la vez era teníamos curiosidad de saber más sobre las construcciones y cómo hicieron para construir estos enormes monumentos, que en realidad son tumbas.

 

Así que un día fuimos a visitar las pirámides y después de pagar los tickets de entrada al predio, accesos y visitas, se te acercan varios guías que te ofrecen un tour por el lugar. La mayoría es en inglés y bien podrías tomarlo o esperar a que venga otro guía que te haga la recorrida en español o tal vez hacerlo por tu cuenta. Ellos te explicarán algunas cosas que sabes, otras que no sabes y otras que inventarán. El tema es que, como sucede en todos lados, hay que negociar el recorrido y acá volvemos a cuánto tiempo te lleva?, cuantas personas son?, que se quiere visitar? etc. todo es un gran negocio.

Nosotros fuimos con guía, que nos llevó a recorrer el lugar en un carro tirado por un caballo, mientras nos explicaba algo. También dimos vueltas por ahí, montamos en dromedario, visitamos sitios (en donde siempre hay gente local en los accesos que te piden dinero extra por la entrada y por las fotos). Les muestras el ticket de acceso y ellos te dicen que ese ticket no corresponde para ese lugar y que debes pagarles a ellos si queres seguir o conocer el lugar, pero no esperes un ticket. Todo está avalado por la gente del lugar y todos hacen la vista gorda. Y ante situaciones como ésta, es muy común que se generen discusiones.

Mi ticket incluía una visita al interior de la Pirámide de Keops. Mi aventura empezaba.

Sólo hay una entrada habilitada para el turismo y por supuesto mostras el ticket para entrar y debes dejar tu cámara, que será devuelta al momento que te retires.

Al entrar, recorres un largo pasillo de 50 metros de largo por un metro de alto. No apto para claustrofóbicos o personas con problemas óseos. Después te encontras con dos caminos; uno que desciende que va a la cámara de la reina y está clausurado para el público y el otro asciende y te lleva hasta la cámara del rey. Este es el único acceso habilitado al público.

Ahí te encontras con una gran galería, que asciende, de 50 mts. de largo y unos 8 mts. de altura. La subida es difícil y al final, después de pasar debajo de otra gran roca, te encontrás en la cámara del rey, que es sólo una planta rectangular, de granito rojo y de techo liso sin decorar, donde se calcula que cada losa del techo tienen unas 45 toneladas.

En la sala hay sólo un sarcófago vacío de granito. Sólo eso. Te sentís raro, pero al final te das cuenta en donde estas: en el interior de la Pirámide viendo el Sarcófago de Keops.

La situación ahí es rara. Como dije, dejas tu cámara en la entrada y al entrar al recinto ves un guardia de seguridad que controla que no se destruya el sarcófago o que los turistas no tomen fotos a escondida. Pero si llegas a un acuerdo con él y le das dinero, podés usar tu teléfono y sacar todas las fotos que quieras.

Cuando ingresé, había 3 jóvenes y dos de ellos dentro del sarcófago, mientras el tercero les tomaba fotos y el guarda los miraba sin importarle. Eso lo ves y te molesta. Y no fue la única vez que lo vi.

Relajemos un poco y volvemos a lo nuestro.

Hoy se sabe que a pesar que los accesos quedaron cerrados por bloques tras el entierro de Keops y los trabajadores que ayudaron a cerrarlo no quedaron atrapados en la pirámide. Aunque en muchos casos así fue.

Para evitar esto, se excavó una salida de emergencia, llamado Pozo de los Ladrones, que es un angosto corredor vertical en el extremo inferior de la cámara de la gran galería, que desembocaba en un nicho excavado antes de la entrada a la cámara subterránea. Desde allí, los obreros subían por un corredor para salir y  la entrada quedaba sellada y disimulada tras un bloque del revestimiento. Con el paso de los años se descubrieron más accesos y galerías con acceso prohibido al público.

 

Kefren

Kefren es otro misterio en sí misma. Más pequeña que Keops. Con cámaras y accesos más cortos pero igualmente bajos. Fue erigida junto a la pirámide de su padre, Keops. En épocas antiguas fue denominada la Gran Pirámide, debido a que parece ser más alta que la pirámide de Keops. Este efecto se debe a está ubicada en un nivel más alto de la meseta, además de que presenta un ángulo más inclinado en sus caras y ese ángulo fue utilizado en pirámides posteriores. Actualmente, la pirámide de Kefren realmente es más alta que la pirámide de Keops, debido a que ésta perdió su cúspide por el deterioro.

Aunque depende de la época, también puede visitarse por dentro y tampoco es apta para claustrofóbicos. La gran diferencia con Keops, es su ángulo de construcción que la hace más empinada y con una altura que hoy ronda los 135 metros. La gran mayoría de sus bloques fueron sacados de la región, aunque se sabe que las primeras filas de granito rosado fueron transportadas desde las canteras de Aswan.

Te acordás que hace unos días hablamos del italiano Giovanni Belzoni? Aquel que entró en el templo de Ramsés II, también estuvo por Guiza y descubrió la cámara funeraria de Kefren. Sabemos que en ese momento, la arqueología no era tan cuidadosa con lo que se descubría y los objetos eran robados o directamente se arruinaba el patrimonio. Se dice que sólo se encontraron algunos escritos en árabe, huesos de vacas y restos abandonados por ladrones y saqueadores. Belzoni no fue la excepción a la regla de la época y dejó una inscripción en las paredes de la cámara funeraria que todavía existe: “Scoperta da G. Belzoni 2 mar.1818”.

 

Micerino

Por respeto a sus antecesores, cada pirámide es menor que la anterior. Micerino es la más pequeña de las tres grandes pirámides y fue construida por órdenes del faraón Micerino, nieto de Keops e hijo de Kefren y tiene una altura de 65 metros. Es la que presenta el mayor daño en su estructura. Tiene un enorme hueco en su cara norte, porque en el siglo XII, el monarca Al-Aziz Uthman, hijo de Saladino, intento demoler las pirámides por considerarlas ofensivas, pero el trabajo fue abandonado por resultar muy costoso.

En las cercanías a las pirámides, también existen cementerios de trabajadores y pequeñas pirámides que pertenecían a las hijas y esposas secundarias de los monarcas.

Es la única de las pirámides en donde se encontraron restos humanos momificados ya que había un sarcófago de basalto, pero se cree que la momia encontrada no era Micerino. Pese a ello, el sarcófago fue sacado de la pirámide para llevarlo a Inglaterra, en octubre de 1938. La goleta que lo transportaba se llamaba Beatrice y se hundió en el Mediterráneo frente a las costas de Cartagena, en España. Toda la tripulación se salvó, pero los tesoros llevados desde Egipto se hundieron en el fondo del mar y hasta el día de hoy no fueron encontrados.

 

La esfinge

¡Soldados! ¡Desde lo alto de esas Pirámides, cuarenta siglos os contemplan!” eso exclamó Napoleón al llegar acá y ver estos monumentos junto a la asombrosa Esfinge, cubierta casi por completo por siglos de arena. Esta estructura tallada en una colina, muestra un cuerpo de león y cabeza de mujer, con 60 metros de largo y 20 de alto. A lo largo del tiempo, sufrió mucho deterioro, perdió su corona, parte de su nariz y su barba postiza que se encuentra en el Museo del Cairo y se calcula que fue construida 2.500 a.C por el faraón Kefren.

La cabeza fue tallada sobre una roca que sobresalía del promontorio y el cuerpo fue tallado poco a poco, descendiendo en profundidad donde la piedra caliza toma diferentes colores en el cuerpo debido a la solidez de la roca y esto explica por qué hoy el cuerpo de la Esfinge se ha erosionado a diferentes velocidades. Las patas se agregaron después y también están hechas de piedra caliza. Todo el conjunto se cubrió con yeso y se pintó de rojo.

Se sabe que la construcción de este monumento era puramente funerario y se construyó con la función de proteger la pirámide del rey Kefren y por eso se encuentra frente a dicho complejo y se cree que la cabeza de la esfinge podría representar al propio Kefren.

 

Museo Egipcio de El Cairo

El museo custodia la mayor colección de objetos de la época del Antiguo Egipto, unos 150.000 objetos clasificados desde la historia egipcia llegando al periodo de dominación romana. Y sobresale de otros museos no solo por la cantidad, sino por la importancia de muchos de ellos ya que más de dos millones y medio de personas lo visitan anualmente.

El museo antiguo, que visitamos, no tenía el espacio suficiente para exponer todas las obras, que en lugar de estar expuestas y conservadas, sólo se veían apiladas y casi descuidadas. El museo abrió con 12.000 piezas y es por eso que no hace mucho tiempo se inauguró un nuevo Museo Egipcio, que cuenta con tecnología y más espacio.

Uno de los sitios más visitados del museo es la sala que pertenece al Rey Tutankamon en donde se pude ver su sarcófago con incrustaciones de oro y todo su ajuar compuesto de unas 3.000 piezas. Pero tal vez la pieza más vista sea su famosa Máscara que pesa unos 11 kgs, de oro macizo y piedras preciosas. Más allá del valor económico que esa mascara tiene, uno no se cansa de admirarla por su excelente y fino trabajo realizado por los orfebres egipcios hacia el año 1.340 a.C aproximadamente.

Tutankamon no tuvo un buen reinado durante sus casi 10 años frente a Egipto, pero si amaso una gran fortuna que llego hasta nuestro días intacta gracias a que su tumba no fue saqueada por profanadores.

Durante la revolución que se produjo en Egipto durante la caída de Hosni Mubarak en el 2011, las personas atacaron museos con intenciones de saqueo. En el Museo Nacional se formó un cordón humano para protegerlo, pero a pesar de eso algunas piezas sufrieron daños y saqueos, incluso las del Rey Tut.

Otras de las piezas asombrosas que se pueden ver en el museo son las momias de algunos faraones, entre ellas la de Ramsés II quien tuvo uno de los reinado más longevos de Egipto. Su imagen y sus estatuas se pueden ver en todo el país. Como habíamos dicho en informes pasados, era un egocéntrico con su imagen, tuvo varias mujeres y más de 120 hijos dejando un legado muy importante.

Te cuento lo que nos pasó en el museo.

Dentro del museo no está permitido sacar fotografía, por lo que las cámaras fotográficas son retenidas en la entrada, los mismos guardas de seguridad te dicen: “el cartel dice que no se puede usar cámara de fotos, pero no dice nada de no usar la el teléfono celular”. Así que muchos turistas usan sus teléfonos celulares a escondidas y los guardias hacen la vista gorda, siempre que le dejes efectivo en sus bolsillos. Es común caminar por ahí y ver turistas sacando fotos con sus celulares. Ya de salida, nosotros quisimos tomar fotos con el celular con discreción, pero un guardia de seguridad se nos acercó y nos comenzó a increpar por lo que hacíamos. Él quería quitarme el teléfono que ya tenía en mi bolsillo y me empujaba y yo lo empujaba también, mientras Silvia decía “don´t touch me”. Mientras discutíamos, él en árabe y nosotros en español, sus colegas le preguntaban por la situación y se reían por lo que pasaba. Y le decíamos: “no me dejas sacar fotos, porque no te di plata como te dan los demás? Corrupto! Fíjate los que están allá sacando fotos y vos acá discutiendo conmigo!. Andá a pedirles coima a ellos antes que se la den a tus colegas, corrupto!!”

No nos pareció correcto que un museo, como el de Cairo, no permita sacar fotografías, salvo que las obras estén resguardadas en lugares protegidos como la Máscara de Tutankamon. Pero lo que es algo ridículo, es que la misma gente que te vende tickets para entrar te dicen que no podes usar una cámara de fotos pero si sacar fotos con el celular porque no es una cámara de fotos y al entrar al museo te recriminan el uso del celular para sacar fotos, salvo que dejes algo en los bolsillos de los guardias. Todo un gran negocio. Se entiende no?

 

Alejandría

Cuando Alejandro Magno ocupo triunfante Egipto en el año 332 a.C., estaba bajo dominio persa, los egipcios lo aceptaron y lo proclamaron faraón. Así nace una ciudad que llevaría su nombre: Alexandria, por lo que encarga a sus ingenieros todos los trabajos para la nueva ciudad y el parte a nuevas conquistas.

Alejandro Magno nunca vio terminada su ciudad. Muere joven en Babilonia en el 323 a.C. y su sucesor, Ptolomeo, se encarga de terminar la obra construyendo en la ciudad el famoso Faro que tenía más de 140 metros de altura y a la Gran Biblioteca de Alejandría, con más de 1 millón de ejemplares. En ésta ciudad se concentraba el conocimiento humano de la época. Ambos se perdieron en la historia debido a los desastres naturales y a los ataques foráneos. Se cree que parte del faro está bajo las aguas del Mediterráneo junto con parte de la ciudad. Se encontraron ahí varias piezas y el gobierno egipcio quiere crear un parque subacuático para que pueda ser visitado. Existe un proyecto de reconstrucción del faro, propulsado por varios países de la Unión Europea que están dispuestos a incluir el Faro en un ambicioso proyecto, concebido para recrear los antiguos monumentos de su época de gloria.

La Biblioteca, se reconstruyo en el año 2002 con ayuda de las Naciones Unidas en donde la cantidad de volúmenes comienzan a acumularse.

Sabemos que Ptolomeo inicio una dinastía de faraones que se asentaron en Alexandria gobernando Egipto y una sucesora de Ptolomeo fue Cleopatra que también tuvo su palacio aquí y hoy se encuentra sumergido bajo las aguas del Mediterráneo. Y fue una Reina que durante la decadencia de Egipto y el gran apogeo de Roma, enamoró a Julio Cesar y Marco Antonio por igual, generando luchas internas.

Al perder la guerra en manos de Octavio, Marco Antonio se suicida y en ese camino lo sigue Cleopatra y Egipto pasaría a convertirse en provincia de Roma. Se sabe que Cleopatra fue una mujer bella ya que quedo registrada en la historia por sus conquistas y amoríos pero todos coinciden en imaginarse a Cleopatra como a Elizabeth Taylor. En la actualidad, la ciudad de Alejandría se ve como una gran ciudad portuaria en decadencia, con sus grandes edificios deteriorados.

 

Algunas películas sobre Egipto?

Muchas, pero te dejo sólo algunas: The Bucket List, La espía que me amó, La Joya del Nilo, Lara Croft: Tomb Raider, La Momia, El Paciente Inglés, El Quinto Elemento, Transformers.  Otra película podría ser Éxodo: Dioses y Reyes, que habla sobre la esclavitud de los hebreos y su liberación gracias a Moisés .

Pero también podría ser Dioses de Egipto que muestra la lucha entre los distintos dioses :

 

Te había contado que la corrupción es tan alta que algo más nos tenía que pasar y esta vez fue en el aeropuerto de El Cairo.

En nuestro equipaje de mano llevábamos una pequeña estatua comprada en una tienda de souvenires y cables de teléfono y al ser escaneados, tres guardias no llaman aparte y nos pidieron que lo abriéramos porque veían algo sospechoso dentro. Los miramos extrañados y lo abrimos sin problema. Ellos ven los cables y nos dicen que estaba prohibido llevar eso en el equipaje de mano, que era peligroso y que así no podíamos pasar. Después de un largo rato de discusiones. Los miramos a los guardias, con cara de pocos amigos y cansados de lo mismo y  en español les dijimos “ustedes también quieren su coima? Acá tienen 5 dólares y no jodan más!!. Juntamos nuestras cosas, cerramos el equipaje y sin más, salimos hacia la zona de pre embarque. Fue la única coima que pagamos, porque agotan a cualquiera.

Pero por ahora dejamos acá.

La próxima semana te espero para una nueva aventura.

 

 Oscar Mira

Mail: silviayoscarporelmundo@gmail.com

Blog: https://silviayoscarporelmundo.blogspot.com

YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCVpv0lP78yOx-FGzERNpzCg

Instagram: silviayoscarporelmundo

Continue Reading

Tiempo de Viajar

TDV – Es tiempo de viajar , Hoy Egipto – Segunda Parte

Published

on

Como recordarás, la semana pasada, estuvimos en Aswan conociendo un poco el sur de Egipto. Pero debemos seguir viaje hacia Luxor, para conocer un poco más del país y su fascinante historia que nos hizo visitarlo. Te cuento como nos fue.

Dejamos Aswan y teníamos programado tomar un tren que nos llevaría hasta Luxor y según lo teníamos planeado y serian unas 3 horas de viaje, llegando por la noche. Así que nos fijamos en el mapa de la estación, contamos las paradas que debíamos hacer, subimos el equipaje y nos sentamos a disfrutar del viaje. Debíamos estar atentos a toda nueva estación donde parara hasta llegar a destino.

En el vagón solo viajábamos 4 personas.

Al rato de circular, el tren se detiene en una estación y suben 4 jóvenes que se ubican en la parte delantera del vagón. El guarda del tren pasa, nos pide el boleto y le pedimos que nos avise al llegar a Luxor. Por qué? Porque el nombre de las estaciones sólo estaba en árabe y eso ya era un problema que debíamos resolver.

  • No se preocupen, yo les aviso! Nos dice el guarda

Seguimos viaje.

Nos quedamos dormidos y después de un rato, sin saber en dónde estamos, el tren se detiene una vez más. Cuánto dormimos?, Que lugar será este? Pasaron ya las 3 horas de viaje? Cuantas estaciones pasamos? No lo sabemos, el nombre de la estación también está en árabe. Los jóvenes que viajaban adelante comienzan a gritarnos “Luxor, Luxor” y con señas nos dicen que debemos bajar porque el tren se va. Qué hacemos?. Les creemos o no? Buscamos el equipaje y bajamos? Y el guarda que nos iba a avisar en dónde está?. Nunca apareció. Si no es Luxor vamos a tener que buscar un buscar un hotel, porque el próximo tren pasa al día siguiente. Decidimos bajar justo cuando el tren se ponía en movimiento.

En dónde estamos? El tren ya se perdió de vista.

Preguntamos al guarda de la estación y nos responde: Luxor.

Llegamos bien.

Ok, vamos al hotel. Debemos buscar un taxista y negociar el precio con él. Encontramos uno. Le mostramos donde vamos, que conoce el lugar y nos lleva, negociamos un precio y subimos al coche. La pregunta es: estamos lejos o cerca del hotel? Será un buen precio el que negociamos?

Después de 20 minutos de viaje pensamos que por la distancia recorrida, el precio fue justo. Pero al llegar al hotel, le pago al taxista y él dice que el importe no es el correcto, porque nos había dado precio por persona, pero nosotros somos dos personas y además llevamos equipaje.

Después de un rato de discusiones en inglés, de gritos y tonos subidos, sólo le doy lo pactado al principio,  él lo acepta de mala manera, bajamos del coche y tomamos el equipaje. Nos dice algo en árabe y nosotros le contestamos en español, pero cualquiera podía entender que fue un cruce de un montón de insultos.

Un tips que te doy.

Si tenés la oportunidad de viajar a Egipto, vas a notar que el nivel de corrupción es enorme. Todos quieren joder al turista negociando una cosa y haciendo otra, o pactando un precio pero discutiendo por otro precio al final, o hablar de precios y cuando vas a pagar con libras egipcias, ellos te dicen que entendiste mal y que no eran libras, eran dólares o euros  si queres el producto tenes que pagarles en esa moneda.

Además ya habíamos tenido experiencia en otros lugares en donde solo te reciben efectivo, porque dicen que los posnet para tarjetas no funcionan por problemas de comunicaciones, pero cuando les devolves todo y decís que no vas a hacer la compra, de repente todo se soluciona. La idea es siempre tratar de estafar al turismo y por eso hay que cerrar el precio y jamás perder de vista tarjetas, porque te pueden llegar operaciones duplicadas que te generan un dolor de cabeza.

Egipto no sólo tiene problemas de ataques terroristas a turistas, que afectan su principal fuente de ingresos, sino también está lleno de estafadores de los que siempre te tenés que cuidar. Y la gran mayoría te va a hacer el famoso gesto con los dedos de “dame dinero”.

Sigamos.

Al entrar al hotel, no hay nadie en recepción. Pero en una habitación hay un hombre orando sobre una alfombra. Esperamos a que termine y luego nos atiende. Así empezamos nuestra segunda etapa.

 

Luxor

Uaset, Tebas y Luxor. Estos fueron los nombres que tuvo la ciudad, capital del Egipto faraónico, ubicada a orillas del Nilo. Para los egipcios, el lado oriental representaba la vida y por eso se crearon grandes templos dedicados al dios Amón.

Los templos de Luxor y Karnak son magníficos. Y a pesar de sus 3.500 años, los saqueos, terremotos, inundaciones y abandonos, hoy y gracias a la reconstrucción, te podés imaginar cómo fueron sus épocas de esplendor, en donde cada Faraón le agregaba algo más: puertos, lagos artificiales, obeliscos, monumentos, avenidas, murallas.

Durante el período de los faraones Amenhotep III y Ramsés II, se realizaron la mayor parte de la construcción, pero en los períodos de Akenaton, Tutankamon, Horemheb y Alejandro Magno se decoraron, se crearon edificios menores y bajo relieves. Todo dedicado a la vida y la gloria de los faraones.

 

Luxor, significa Campamento Fortificado, en referencia al fuerte romano construido, sobre un templo faraónico, en el siglo III d.C. Entre los vestigios del fuerte romano, se conservan las puertas de acceso,  los muros y la sala de estandartes, en donde se hallaron murales que representan al emperador Diocleciano rodeado de oficiales y soldados.

Sabemos que Ramsés II fue tan narcisista, que cada templo aunque fuera dedicado a Amón, debía tener también su propia imagen y el templo de Luxor no es la excepción. En la entrada, Ramsés II puso 6 estatuas con su imagen, cuatro de pie y dos sentados, además de imágenes de prisioneros que muestran los pueblos conquistados por Egipto y por supuesto, la reina Nefertari quien aparece a cada lado del trono. El templo original tenía 260 metros de largo, un atrio, un gran patio, vestíbulo, varias salas y santuarios para barcas reales. Ramsés II le agregó los colosos y un pilar que muestra la batalla entre el faraón y los hititas en Qadesh.

Existían también, dos obeliscos de 25 metros de altura, que fueron cedidos por Mehmet Alí en 1830 a Carlos X de Francia. Uno de ellos se encuentra en Plaza de la Concordia en París. En agradecimiento, Luis Felipe I le entregó un reloj que hoy adorna la mezquita de Mehmet Alí en el Cairo, pero se estropeó en el camino y nunca funcionó. El segundo obelisco, (que nunca salió de Egipto), fue oficialmente devuelto por Francois Mitterrand en 1981.

La única función del templo era mostrar la procesión durante la celebración de Año Nuevo, cuando la imagen de Amón salía de su recinto en Karnak para recorrer la Avenida de las Esfinges que era estatuas con cuerpo de león y cabeza del faraón Amenofis III y visitar el templo de Luxor.

La antigua ciudad de Tebas fue abandonada y destruida por sirios y persas, pero Alejandro Magno acondicionó las salas e hizo construir columnas que sostienen el techo. En la época romana, el templo se convirtió en edificio militar y los sacerdotes enterraron imágenes de dioses y reyes en el patio. Estas estatuas fueron descubiertas en 1989 y actualmente están expuestas en el museo de Luxor.

Cuando el imperio romano adoptó el cristianismo, se construyeron iglesias en el lugar. Una de ellas está en el patio. Pero luego llegaron los musulmanes, que construyeron sobre la iglesia una mezquita en honor al santo local, Abu el-Hagag, dónde conservan sus reliquias.

El Museo de Luxor exhibe objetos encontrados acá, así como esculturas y momias reales de Ahmose I, fundador de la XVIII dinastía, y la de Ramsés I, fundador de la XIX dinastía y padre de Seti I.

A 3 km. del templo de Luxor, se encuentra el complejo de Karnak, formado por tres templos, dedicados a Amón, Mut y el dios guerrero Montu.

El templo dedicado a Amón es el centro religioso más antiguo del mundo y el segundo más visitado de Egipto, después de las Pirámides de Giza. Es el más grande de Egipto y aún hoy se siguen encontrando restos en este templo, que fue construido entre los años 2.200 y 360 a.C. y los faraones que participaron en su construcción fueron Hatshepsut, Seti I, Ramsés II y Ramsés III.

El templo fue espectacular. Su sala principal tenía 5.000 metros cuadrados y 134 columnas, con las 12 centrales más anchas que elevaban el techo, ahora destruido. El complejo estaba rodeado por un gran muro de 8 metros de ancho y todo el conjunto estaba decorado y pintado en vivos colores. El templo es mucho más grande que el templo de Luxor y por las noches ofrece un espectáculo de luces y sonido que vale la pena ir a ver.

En la orilla opuesta del Nilo se desarrolló la Tebas de los Muertos, con grandes templos funerarios construidos a los pies de las colinas y aislados de las tumbas de los faraones, para protegerlas de los saqueos en los Valles de los Reyes y el Valle de las Reinas. Entre estos templos podes visitar el Templo de Hatshepsut y los Colosos de Mennon que son dos gigantescas estatuas gemelas de piedra que muestran al faraón Amenhotep III sentado, con sus manos sobre sus rodillas y mirando al Nilo. El nombre fue dado por viajeros griegos que le recordaba a un héroe de la guerra de Troya que llevó a sus ejércitos para ayudar a defender la sitiada ciudad y que, finalmente, fuera derrotado por Aquiles.

 

Templo funerario de Hatshepsut

Esta es una historia interesante.

Hatshepsut, fue una reina-faraón que llegó a ser la mujer más importante en el trono de las “Dos Tierras”. El nombre de Hatshepsut significaba “La primera de las Nobles Damas”.

A la muerte de Tutmosis I, su hija, Hatshepsut era la mejor situada para sucederle en el trono, pues sus hermanos varones ya habían muerto. Tutmosis I la nombra heredera, pero por varios motivos sienta en el trono a Tutmosis II, nacido de una esposa secundaria, por lo que Hatshepsut tuvo que convertirse en la Gran Esposa Real de su medio hermano.

Esto fue un duro golpe al orgullo de Hatshepsut.

Tutmosis II tiene un reinado breve y muere dejando dos hijas pequeñas y abriéndose otra crisis sucesoria. Entonces, el visir Ineni (enemigo de Hatshepsut), consigue que la nobleza, acepte como candidato a un hijo de Tutmosis II y una concubina, que sería nombrado rey como Tutmosis III. Pero Hatshepsut no quiere repetir la historia y ella asume la regencia, ya que Tutmosis III era muy pequeño y propone el matrimonio entre el nuevo rey y su hija, la princesa real Neferura, única persona que podría legitimar su ascenso al poder absoluto.

Durante los primeros años de reinado del joven Tutmosis III, Hatshepsut planea su golpe. No sólo aleja al visir, sino también a los seguidores del faraón y los reemplaza por sus propios seguidores, logrando el apoyo suficiente para ascender al trono.

Ante esto el joven e inexperto Tutmosis III, admite la superioridad de Hatshepsut y ella se convierte en la reina-faraón.

Al ver que tenía el poder absoluto y contaba con el apoyo de soberanos y sacerdotes, se autoproclama faraón de las Dos Tierras y primogénito del Dios Amón. Hatshepsut exige los atributos masculinos de su cargo, haciéndose representar como un hombre y apareciendo con barba postiza. En la corregencia siempre fue ella la que decidía, colocando a su hijastro en segundo lugar. Ella se adaptó rápidamente al poder y lo disfrutaba.

Hatshepsut no tuvo preparación militar, pero durante su gobierno tuvo algunos conflictos. Tres con la región de Nubia y tres con las tribus de Siria y Palestina. Fue un gobernante pacífico, que prefirió gastar los fondos del Estado en construir y embellecer edificios y ciudades, en lugar de conquistar territorios.

En el año 16, Hatshepsut pierde no sólo a sus principales aliados, sino también a su hija, la princesa Neferura y esto favorece a Tutmosis III quien ya mayor, retoma las riendas del gobierno. Tutmosis III dejó también su huella en el templo de Amón en Karnak.

Hatshepsut moriría en Tebas tras un reinado de 22 años, abandonada por todos y su imagen fue eliminada de todos los registros, incluso su nombre fue suprimido de la Lista de Reyes, además sus estatuas fueron destruidas y enterradas en la arena del desierto, su imagen fue borrada de todos los templos y sus estatuas están todas decapitadas.

Siglos después, se encontró su tumba en el Valle de los Reyes y en su momia se detectó osteoporosis y un cáncer maligno en la zona abdominal. Existen indicios que mandó ampliar la tumba de su padre para ser utilizada también por ella. El amor y la lealtad de la hija al padre fue tan grande que quiso permanecer junto a él eternamente.

El espectacular templo de Hatshepsut se encuentra cerca del Valle de los Reyes y fue construido en honor a Amón-Ra. Tiene una parte escavada en la roca y otra en el exterior formada por tres terrazas. Todo el templo está conectado por una gran rampa central, que en la antigüedad estaba rodeada por inmensos jardines de plantas exóticas. Los relieves del templo narran la historia desde el nacimiento divino de Hatshepsut. Los textos y las pinturas relatan una expedición al país exótico de Punt sobre las costas del mar Rojo, pero muchos detalles ornamentales fueron robados o destruidos a lo largo de los siglos.

En su época, el templo albergaba estatuas de Osiris, una esfinge y numerosas esculturas de Hatshepsut en diferentes posiciones y varias de esas esculturas fueron destruidas por órdenes de su hijastro Tutmosis III después del fallecimiento de la soberana.

Este enorme templo está considerado uno de los más lindos del Antiguo Egipto.

Te lo muestro en éste video.

Valle de las Reinas

Es el nombre de la necrópolis donde fueron enterradas reinas y príncipes de las dinastías XIX y XX y es un lugar pequeño y con una roca de peor calidad que la del Valle de los Reyes.

Aunque se tiene como fundadora del Valle a la Gran Esposa Real, la reina Sitra, lo cierto es que antes de ella ya se habían excavado varias tumbas y pozos funerarios pertenecientes a las dinastías XVII y XVIII. No obstante sería a partir de Sitra que el lugar se convirtió en un sitio exclusivo para las mujeres y los hijos favoritos del monarca reinante.

La primera tumba real fue descubierta en 1816 y recién en 1903 se descubrió la tumba de Nefertari, la joya más hermosa de toda la necrópolis tebana. Sus pinturas dan relieve a la figura y al rostro de la reina, con sombras en los pómulos o en la comisura de los labios.

Al día de hoy se encontraron 98 sepulcros, pozos y cuevas, algunas abandonadas al poco de construir y nunca ocupadas. Todas están numeradas bajo las siglas QV “Queen Valley”. La inmensa mayoría de estas tumbas están en la actualidad en un mal estado de conservación, pero hay unas pocas que despiertan admiración y pueden ser visitadas.

 

El Valle de los Reyes

Es el lugar donde se enterraron la mayoría de los faraones del Reino Nuevo, es decir, de la época en la que el antiguo Egipto era un imperio que se extendía por la costa oriental del Mediterráneo durante las dinastías XVIII, XIX y XX. Fue allí donde fueron sepultados grandes faraones como Tutmosis III, Tutankamon o Ramsés II.

Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979.

Al principio los reyes eran enterrados en pirámides construidas en la parte norte del país. Tras construirse las últimas pirámides, Egipto entró en crisis y los faraones fueron perdiendo poder y esto animó a distintas tribus a dominar la zona del delta del Nilo. Por otra parte, el sur del país quedó en manos de una familia de gobernantes asentada en Tebas, por lo que Egipto quedó dividido en dos.

Cuando la familia real reconquista el país, sus miembros se convierten en nuevos faraones y eligen a Tebas como la capital del imperio. A partir de ese momento, se dejan de construir pirámides pues eran edificios grandes, fáciles de saquear y sin vigilancia, por lo que se prefirió enterrar a sus líderes en un lugar apartado, discreto y seguro. El lugar lo encuentran a orillas del Nilo, en un gran valle con mucho espacio para excavar tumbas y cuyo acceso era un pasadizo estrecho y se lo conoce como Valle de los Reyes.

Todas las tumbas están decoradas con fragmentos del Libro de los Muertos y textos funerarios, como guía de viajes para llegar al Otro Mundo y de este modo, el faraón podía estar seguro que su alma llegaría intacta al Más Allá para vivir por la eternidad. Hasta el momento se han descubierto unas 60 tumbas talladas en las rocas y todas están numeradas según el orden en el que fueron descubiertas.

En el Valle de los Reyes se encontró la tumba más famosa de todas por casualidad, ya que los obreros que trabajaban en la tumba de Ramsés VI, depositaban escombros en la ladera de la montaña y ahí apareció la tumba de Tutankamon. La única que no fue saqueada.

Esta tumba está codificada bajo el número 62 y los egiptólogos las conocen por su número y una abreviatura que ponen delante, las letras KV “King Valley”.

Tutankamon fue nombrado Faraón antes de cumplir los 10 años y gobernó Egipto hasta los 18, unos 1.300 a.C. En 1922 Howard Cárter, descubrió su tumba y junto a su equipo de trabajo tardaron 4 años en clasificar las piezas del interior antes de llegar a la cámara sagrada. Todavía hoy se puede visitar la tumba del Rey Niño.

 

Tutankamon

Fue un faraón de la dinastía XVIII de Egipto. Fue notable en la restauración de Egipto, aunque su reinado fue corto y las siguientes generaciones no le dieron mucha importancia por lo que fue cayendo en el olvido. Su tumba, encontrada en el Valle de los Reyes es pequeña, para su condición de Faraón, pero gracias al sedimento acumulado durante siglos nunca fue saqueada y recién fue descubierta en 1922.

Durante el reinado de Tutankamon hubo en el país una epidemia de malaria que causó una gran mortalidad y en su tumba se encontraron medicamentos contra la fiebre, por lo que se sospecha que murió víctima de esa enfermedad. Un estudio de ADN publicado en 2010 reveló que el sistema óseo estaba debilitado, por lo que al ser víctima de una malaria severa, le habría provocado la muerte.

El faraón murió en 1.327 a.C. a los 18 años de edad, tras haber reinado ocho años, sin haber consolidado su poder y dejando inestabilidad en Egipto, ya que era el último miembro varón de la dinastía XVIII.

La fama de Tutankamon no se debe a su reinado sino al tardío descubrimiento de su tumba, en donde se encontraron muebles, carros desmantelados, armas, vestidos, comida, vasijas, ungüentos, pinturas y sarcófagos de cuarcita roja que contenía tres ataúdes: dentro de uno de ellos se encontró a la momia del joven faraón, con su cabeza y hombros cubiertos por su célebre máscara, en otra sala se encontraron las vísceras momificadas del rey y objetos empleados en el rito funerario.

Algunos hablan de la maldición de Tutankamon y el hecho de quienes participaron en el descubrimiento de la tumba muriera poco después en circunstancias extrañas. Esto dio pie a leyendas.​

Howard Carter negó que hubiese una maldición escrita, pero investigadores aseguran que él encontró en la antecámara un sello en la pared que decía: “La muerte golpeará con su miedo a aquel que turbe el reposo del faraón”.

Sin embargo, la imaginación popular se forjó en la contribución del escritor Arthur Conan Doyle que era creyente del espiritismo, a pesar que su Sherlock Holmes se distinguía por su raciocinio y su empirismo científico. Según publicó la prensa de entonces, el autor achacó la muerte de algunas personas a un mal que guardaba el sepulcro y que se había vengado de sus profanadores. Así que la maldición de la momia pronto se convirtió en leyenda de la mano de Conan Doyle.

Una hipótesis científica dice que en el aire de la tumba habría esporas de hongos que crecieron en la tumba cerrada y se conservaron durante miles de años, pero aun así fueron capaces de infectar a los exploradores al respirar el aire viciado. El descubridor de la tumba, Howard Carter, murió por causas naturales años después.

Su sarcófago y su cuerpo momificado, aún se encuentran en su tumba del Valle de los Reyes. Los tesoros descubiertos, incluida su famosa Máscara de Oro, se encuentran en el Museo del Cairo.

 Nos vemos la próxima semana para la última parte de Egipto.

 

 

 Oscar Mira

Mail: silviayoscarporelmundo@gmail.com

Blog: https://silviayoscarporelmundo.blogspot.com

YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCVpv0lP78yOx-FGzERNpzCg

Instagram: silviayoscarporelmundo

Continue Reading

Tiempo de Viajar

TDV – Es tiempo de viajar, Hoy viajamos a Egipto – Primera Parte

Published

on

Nuestro viaje continúa. Jordania quedó atrás y seguimos viaje hasta la República Árabe de Egipto, rodeado por el Mediterráneo, el Mar Rojo, Libia, Sudán, Palestina e Israel. Pesos, dólares, euros, liras turcas, dinares jordanos y libras egipcias. No me pregunten por el precio de las cosas. Ya me perdí.

Al salir de Jordania volamos a Aswan, al sur de Egipto a orillas del Nilo, una antigua ciudad cuyo nombre ya aparecía en monumentos y escritos de la antigüedad como el Libro de los Muertos o el Papiro de Turín.

Aswan fue de suma importancia para los antiguos egipcios por varias razones. Fue durante siglos la frontera sur del imperio y límite de Nubia, la manera en que los egipcios llamaban al África negra. Al llegar allí, la navegación se interrumpía para seguir hacia el sur a pie. Por eso fue un importante puesto comercial que controlaba el tránsito entre Egipto y el sur.

Bajo cada dinastía, ésta ciudad se utilizó como guarnición y se impusieron peajes a barcos que pasaban desde el sur a través del Nilo.

Pero también el lugar en donde existen grandes yacimientos de granito que llegaron a ser los más importantes del Antiguo Egipto, sobre todo porque acá se encontraba la sienita, usada para crear monumentos, obeliscos, edificios y estatuas, incluyendo las pirámides que se ven en Egipto.

Para ir un poco más atrás en el tiempo, te cuento que durante siglos, el Nilo crecía y se desbordaba y éstas crecidas convertían a las tierras próximas, en una zona fértil ideal para la agricultura, ya que al retirarse las aguas quedaba el limo, que es un sedimento rico en nutrientes y minerales. Sin embargo, las crecidas también llevaban a la pérdida de las cosechas y la población quedaba al borde de las hambrunas, por lo que fue necesario la construcción de una represa que regulara el nivel de las aguas y así proteger las tierras de cultivos y los campos de algodón.

A comienzos del siglo XX, se crearon dos represas: la Represa Baja de Aswan, terminada por los ingleses en 1902, pero sólo tenia 50 metros de altura y podía almacenar agua para un año, por lo que se desbordada habitualmente por las crecidas. En lugar de hacerla de nuevo, se decidió construir una segunda represa ocho kilómetros río arriba a la que se llamó Represa Alta de Aswan y que comenzó a construirse en 1952, ya con Gamal Abdel Nasser en el poder, quien había derrocado al Rey Faruk, convirtiéndose así en el primer egipcio en gobernar Egipto desde el siglo VI a.C.

El nuevo gobierno, con Nasser a la cabeza, hizo de éste su proyecto estrella y comenzaron los intentos de conseguir financiación y ayuda.

Alemania ya había pagado a Israel una compensación por el holocausto y esto causó tensiones y protestas en los países árabes, así que para compensar eso, el gobierno alemán envió ingenieros y asesoramiento para el proyecto y la construcción de la represa.

Recordemos que estamos en época de Guerra Fría. Una época de tensiones entre Estados Unidos y la Unión Soviética, en donde eran otros los países que se enfrentaba y cada uno apoyaba a un sector.

El diseño del proyecto de la nueva represa, tardó 2 años en completarse (1952-1954) y al finalizar esa etapa, Egipto acudió al Banco Mundial a buscar financiación, quienes tardan dos años en estudiar el caso, aceptar el proyecto e imponer condiciones, algo que Egipto tarda en aceptarlas.

En el medio de la negociación entre Egipto y el Banco Mundial, crece la tensión con Israel por la Península del Sinaí. Egipto le declara la guerra, pero necesita armas y occidente se niega a vendérselas. Pero la Union Soviética, si acepta venderle armas. Esta operación, sumado a que Egipto reconoce a la China comunista, enoja a Occidente y provoca que las ofertas y condiciones impuestas por el Banco Mundial, ya no sigan en pie.

Entonces, la Unión Soviética le ofrece un préstamo de 1.120 millones de dólares al 2% de interés y aporta técnicos y maquinaria pesada. Para financiar la obra, el presidente Nasser nacionaliza también el Canal de Suez, que regulaba el transporte entre Europa y Asía y en ese momento estaba regenteado por franceses e ingleses, lo que provoca una invasión de tropas de Francia, Reino Unido e Israel. En ese cruce interviene la ONU y un año después las tropas se retiran y Egipto ya tiene como financiar la colosal obra de la Gran Represa. La construcción comenzó en 1960 y se terminó 10 años después.

Esta represa es esencial para Egipto. Con una altura de 110 metros, con un ancho de base de 1.000 metros, 40 metros en su coronación y un largo de 4 kilómetros. Esto la convierte en un objetivo militar estratégico y por ese motivo siempre está custodiada por el ejército. Y aunque la presa es de tal envergadura que para destruirla haría falta una bomba nuclear, cualquier ataque que la inutilice, supondría un desastre para el país.

Pero los técnicos no tuvieron en cuenta el impacto que tendría en el medio ambiente la construcción de las represas. Los aumentos del río se detuvieron, pero dejaron graves consecuencias por sedimentación excesiva aguas arriba, erosión del suelo aguas abajo, disminución de peces autóctonos, desaparición de especies migratorias, destrucción del delta con penetración de especies marinas, aumento del nivel freático, contaminación del río por herbicidas y pesticidas para paliar la disminución de fertilidad y aumento del riesgo sanitario por crearse nuevos canales de riego y un hábitat para insectos transmisores de enfermedades como el mosquito de la malaria.

También la comunidad arqueológica advirtió que la construcción de las represas, dejarían bajos las aguas a numerosos monumentos, por lo que UNESCO patrocinó una operación de rescate que permitió el desmontado, traslado y relocalización a zonas elevadas de los Templos de Abu Simbel. Las aguas formaron un inmenso lago artificial, el Lago Nasser, que cubrió la mayor parte de la Baja Nubia, obligando al traslado de 90.000 personas y algunos monumentos debieron ser ubicaron en zonas más elevadas como los templos de Kalabsha, File y Amada, pero varios templos y monumentos fueron donados a países que colaboraron en el rescate, por ejemplo:

  • El templo de Debod a Madrid
  • El Templo de Dendur al Museo Metropolitano de Arte de Nueva York
  • El Templo de Taffa al Museo de antigüedades de Leiden, Holanda
  • El Templo de Ellesiya al Museo Egipcio de Turín, Italia

Al Museo nacional de Sudán de Jartum fueron entregados:

  • El templo de Ramsés II de Aksha
  • El templo de Hatshepsut de Buhen
  • El templo de Jnum de Kumma
  • La tumba del príncipe nubio Djehuti-hotep de Dibeira
  • Los templos de Dedun y Sesostris III de Semna
  • Las columnas de la catedral de Faras
  • Una parte de las pinturas de la catedral de Faras

La ciudad de Aswan no es una ciudad bonita, pero el entorno sí lo es. Nuestro hotel estaba frente al Nilo desde donde se ven cruceros y falucas que remontan el río y también el punto de partida de los que recorren el Lago Nasser. Este es un lugar estratégico del sector turístico y por eso no sólo está el embarcadero del que salen las barcazas hacia las islas cercanas, como Elefantina o File, sino también el Museo Nubio y vendedores de especies y esencias naturales que te acosan por las calles.

Pero también es uno de los puntos neurálgicos de la fascinante cultura del Antiguo Egipto. Un lugar que durante milenios fue centro comercial, lugar de peregrinación y punto espiritual del país. En las islas cercanas se acumulan los templos y en ambas orillas, restos de ciudades y antiguas canteras en donde podes ver el famoso Obelisco Inacabado que es un enorme bloque de granito rojo de más de 1.000 toneladas de peso que aún sigue anclado al suelo, no se sabe porque lo dejaron a medio terminar ni cuándo lo hicieron, lo cierto es que éste mármol puede encontrarse en lugares tan lejanos como Karnak o la Gran Pirámide de Giza.

También desde Aswan se puede acceder a la mítica Nubia y el inicio del camino hacia la no menos emblemática Abu Simbel. Un lugar que hay que ver.

Así que hasta allá fuimos.

Los Templos de Abu Simbel

A las 3,30 de la mañana nos vinieron a buscarnos en un mini bus. Debíamos recorrer 300 km al sur del país, para llegar hasta los templos de Abu Simbel.

Al salir de la ciudad, más buses nos esperan y juntos salimos acompañados por carros del ejército y militares que día a día acompañan a la gran caravana por seguridad. Son más de 3 horas que se recorren por una ruta desértica y desde hace años se vienen sucediendo ataques terroristas. Por eso la custodia militar existe ya que el peligro siempre existe.

Egipto cuenta con un alto historial de ataques terroristas a hoteles y centros turísticos y eso derivó en una baja de su principal actividad económica. Por eso los monumentos, edificios y construcciones como la Gran Represa de Aswan están custodiados y se debe circular a baja velocidad, deteniéndose en cada retén militar para controles.

Para tener una idea de lo que se habla, te cuento que en 1997 hubo un ataque terrorista en Luxor y murieron 60 personas turistas.

En el 2014, una explosión alcanzó un autobús de turistas cerca del Museo Egipcio en Guiza, donde resultaron heridos 14 turistas. Ese mismo año, un suicida se inmoló en la puerta de un autobús al sur del Sinaí y se cobró la vida de tres turistas surcoreanos y el conductor egipcio. Un año después, el ejército egipcio asesinó por error a 8 turistas mexicanos al confundirlos con terroristas cuando circulaban en vehículos doble tracción cerca de la frontera con Libia.

En el 2016, dos encapuchados abrieron fuego a las puertas de un hotel, también en Guiza, atacando un bus que transportaba turistas árabes de nacionalidad israelí. El ataque fue reivindicado por fundamentalista del Estado Islámico.

Meses después, 6 policías perdieron la vida y otros tres resultaron heridos, al estallar un artefacto explosivo colocado en un puesto de control cerca de las pirámides.

A fin del año pasado, otro artefacto explosivo fue detonado por control remoto en una ruta cercana a las pirámides al pasar un bus que transportaba turistas vietnamitas. Tres turistas y un guía egipcio murieron. La lista de ataques sigue en centros turísticos de Abu Simbel, Guiza y Luxor y muchos países recomiendan no viajar a Egipto por cuestiones de seguridad.

De todas formas, al final del viaje, llegás a Abu Simbel.

Allí fueron construidos el templo del faraón Ramsés II y el de su esposa, Nefertari, como una forma de recordar su victoria en Kadesh y mostrar así su poder a los Nubios.

Estos templos, de más de 3.000 años, no solo impactan por su gran belleza, sino que entre 1964 y 1968, cuando se creó la Gran Represa, debieron ser desarmados en bloques de 20 toneladas y vueltos a ensamblar 65 metros más arriba y 200 metros más alejados del río. Esto fue uno de los mayores desafíos de la ingeniería arqueológica de la historia.

En éste video de la época se muestra algunas ideas para el traslado y el resultado final.

Templo de Ramsés II

El templo está dedicado al culto de Ramsés II. Los faraones se consideraban dioses y por eso se lo ve sentado al lado de Amón, Ra y Ptah como el cuarto gran dios de Egipto.

El faraón Ramsés II, hijo de Seti I, combatió a muchos enemigos, pero su principal batalla fue la de Kadesh contra los hititas. Esta batalla terminó con un tratado de paz entre ambas fuerzas, pero en los muros de los templos egipcios, Ramsés II se jactaba de haber ganado la batalla, mientras el rey hitita hacía lo mismo en templos de su país.

Con el paso del tiempo, el templo fue abandonado y comenzó a quedar sepultado bajo las arenas, hasta que en 1813 el arqueólogo suizo Johann Ludwig Burckhardt lo descubrió (el mismo que descubrió Petra). Este le comentó su descubrimiento al italiano Giovanni Belzoni (con fama de explorador, ladrón y viajero), quien viaja a la zona, pero no logra excavar una entrada que permita el acceso al templo. Vuelve en 1817, logra entrar al templo y se lleva todos los objetos de valor que pudo transportar, ya que en esa época el negocio de las antigüedades era muy lucrativo, en donde imperaba la ley del más fuerte.

La fachada del templo tiene 33 metros de altura y está custodiado por cuatro estatuas que representan a Ramsés II, sentado en un trono con la Doble Corona del Alto y Bajo Egipto, con barba postiza, símbolo del faraón en vida, con el collar y el pectoral grabado con el nombre de la coronación, además de brazaletes decorados. De los cuatro colosos  excavados en la roca, tres de ellos se encuentran en buen estado, pero la estatua situada a la izquierda de la entrada se partió durante un terremoto y solo quedó intacta su parte inferior, mientras que parte de la cabeza y el pecho se encuentran esparcidos por el suelo. Cada estatua mide 22 metros y están acompañados por pequeñas figuras entre las piernas que representan su esposa Nefertari, la reina madre Tuya y algunos hijos. Aunque se sabe que Ramsés II tuvo más de 120 hijos nacidos de esposas reales, esposas secundarias y concubinas. Sin embargo solo algunos alcanzaron relevancia en la carrera sucesoria.

En el interior del templo se encuentra una gran sala con 8 colosos, a modo de columnas, que representan a Osiris con los rasgos de Ramsés II. Los de la izquierda llevan la corona del Alto Egipto y los de la derecha llevan la doble corona, símbolo de la unificación de las Dos Tierras. Cada estatua mide 10 metros de alto y en las paredes se muestran escenas de batallas en Siria, Libia y Nubia y muchas de esas imágenes se refieren a la batalla de Kadesh en la actual Siria, donde el faraón peleó contra los hititas. El relieve más famoso muestra al faraón en un carro lanzando flechas contra sus enemigos en retirada.

La mayor parte del año, el santuario interior del templo está en la oscuridad. Pero dos veces al año (21 de febrero y 21 de octubre), la luz del sol ilumina las estatuas sentadas de Re-Horakhte, Amon-Re y Ramsés II, excepto la de Ptah, relacionado con el inframundo que siempre está en penumbra, pero con el traslado del templo y el desplazamiento del Trópico de Cáncer la incidencia solar se desplazó al 22 de octubre y 20 de febrero.

Templo de Nefertari

Realizado en la misma época que el templo de Ramsés II, está dedicado a la diosa Hathor y a la reina Nefertari. En la fachada hay 6 colosos de pie, de 10 metros de alto, excavados en la roca y dentro de nichos rectangulares, con 3 a cada lado de la entrada. Los extremos representan a Ramsés II y los centrales a la reina Nefertari y son del mismo tamaño que el faraón. Todos tienen adelantada la pierna izquierda, en posición de marcha y entre las piernas también hay esculturas de menor tamaño.

Dos colosos muestran a Ramsés II con la corona del Alto Egipto y dos con la doble corona del reino unificado, mientras las estatuas de Nefertari la muestran como la diosa Hathor, con cuernos, plumas y el sol en su tocado.

La puerta de acceso al templo se encuentra decorada con cartuchos con el nombre del faraón y escenas de ofrendas del rey a las diosas Hathor e Isis. La entrada conduce a una sala con seis columnas centrales, esculpidas con capiteles decorados con la cabeza de la diosa Hathor. Una sala contiene escenas que muestran a Ramsés II y su esposa ofreciendo sacrificios a los dioses y luego otra sala con escenas similares. Al fondo del templo se halla el santuario que contiene una estatua de la diosa Hathor.

Nefertari fue considerada la mujer más bella de su tiempo, pero no sólo se destacaba por ello, sino también por su inteligencia y por ser la mujer que enamoró a Ramsés II cuando ambos tenían unos 15 años de edad. Se considera que trabajo en las negociaciones de paz con el imperio hitita y para conseguirlo le envío regalos al rey y entabló una amistad con la reina. Gracias a su ayuda y adoración que sentía por ella, Ramsés II la elevó a la categoría de diosa personificándola con la diosa Mut.

En 1904, el arqueólogo Ernesto Schiaparelli descubrió la tumba de Nefertari en el Valle de las Reinas y las pinturas mostraban las etapas del viaje de la soberana hacia el reino de Osiris. La estructura de la tumba de Nefertari es la típica de las tumbas de la dinastía XIX. La entrada se efectúa por una escalera que conduce al primer nivel del sepulcro. Desde ahí, en un segundo tramo de escaleras se llega hasta la cámara funeraria en cuyo centro se colocó el sarcófago de la reina. En una pared había excavado un pequeño nicho para depositar la caja canópica que contenía las vísceras momificadas de Nefertari.

Más para ver de Aswan

Hay lugares y cosas que ver en la ciudad y una de ellas es el Obelisco Inacabado, que fue abandonado en la cantera. Si estuviera de pie superaría los 40 metros de alto y las 1.200 toneladas, siendo la pieza de piedra trabajada más grande del mundo. También el Museo Nubio, que tiene tres plantas y exhiben más de tres mil piezas arqueológicas que se remontan a las diferentes épocas de la historia de Nubia, desde la prehistoria, hasta la dominación islámica, pasando por la civilización faraónica así como la ocupación griega, romana y el periodo copto.

El Monasterio de San Simón, que está ubicado en las alturas y estuvo habitado durante siglos por monjes misioneros. En una de sus plantas se encuentra la Basílica donde se destacan los frescos de los apóstoles.

En Aswan podés visitar El Nilómetro que es un pozo escalonado con marcas y en donde se medía el nivel del río y de esta forma predecir el volumen de la crecida, el nivel del limo y el volumen de la futura cosecha y por consiguiente los impuestos a cobrar.

También la Isla Elefantina, en donde vivían los antiguos egipcios, pues se ubicaba frente a la primera catarata del Nilo y esto permitía no sólo controlar el comercio del sur del país sino también actuar como defensa ante posibles enemigos. Acá no solo podés visitar templos, sino también pequeñas iglesias cristianas coptas y varios puestos de compras con carteles arruinados de Carrefour y muchos chicos  con los ojos claros.

La Isla de File es conocida por los templos dedicados a Isis, en donde se mantuvo su veneración hasta la llegada del emperador romano Justiniano I, en el año 535 d.C quien prohibió su veneración y todo el conjunto se reconvirtió en iglesia cristiana dedicado a San Esteban. En el siglo XII el Islam se impone como religión en Egipto y la isla quedó sumergida bajo las aguas de la represa de Aswan, pero los templos se trasladaron al islote de Agilkia.

Un lugar interesante para conocer es la Iglesia Cristiana Copta De San Miguel.

En el país existen cuatro grupos católicos: armenios, caldeos, maronitas y coptos y todos pertenecen a la Iglesia Universal, en comunión con Roma y admiten el credo católico. Las diferencias están en que tienen una organización distinta a la Iglesia Católica Latina ya que están organizados en Patriarcados independientes, con una liturgia propia. El jefe de la Iglesia es el Papa de Alejandría, Tawadros II, con sede en el Cairo.

Esta Iglesia, es un templo grande pero sencillo, con algunas pinturas en sus muros, biblias en árabe y música litúrgica de fondo. No mucho más. No hay grandes imágenes, solo una gran pintura de Cristo Pantocrátor en la cúpula.

Los cristianos coptos fueron objeto de violencia a lo largo de la historia, sobre todo bajo el Imperio bizantino y después de la conquista árabe cuando un califa islámico, en el año 1.000 d.C., destruyó 3.000 iglesias y obligó a un gran número de coptos a abandonar su fe.

Por otra parte, a partir de la caída de Hosni Mubarak en el año 2011, la agitación política produjo más ataques contra los cristianos coptos. A fines de ese año una bomba en una iglesia en Alejandría mató a más de 20 personas. Meses después, 13 personas murieron en una batalla entre cristianos y musulmanes en El Cairo, por protestas de los coptos por la quema de sus iglesias. En diciembre de 2015, un atacante suicida detonó una bomba y mató a 25 personas cerca de la catedral copta de San Marcos en El Cairo. En 2016, unas 26 personas murieron cuando atacantes armados abrieron fuego contra un autobús con cristianos coptos. Y la lista de ataques continúa.

Hasta acá llegamos con Aswan y los templos de Abu Simbel.

Te esperamos la semana que viene para continuar por más ciudades de Egipto.

 

Oscar Mira

Mail: silviayoscarporelmundo@gmail.com

Blog: https://silviayoscarporelmundo.blogspot.com

YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCVpv0lP78yOx-FGzERNpzCg

Instagram: silviayoscarporelmundo

Continue Reading
Advertisement

Tendencias

Copyright © 2022

🇦🇷 » 🌎
A %d blogueros les gusta esto: