Connect with us

Tiempo de viajar

TDV – HOY VIAJAMOS A MEXICO PARTE 1

Published

on

Tiempo de Viajar con Silvia y Oscar

Este viaje lo hicimos en el 2008. Hace unos cuantos años. La idea fue conocer la Ciudad de México y movernos por otras ciudades como Puebla, Oaxaca, Taxco y el estado de Quintana Roo. Vení con nosotros que recordaremos juntos como nos fue.

Como decimos siempre, en nuestros viajes tratamos de aprender sobre el país a visitar y la idea es adaptarnos lo más rápido posible a las costumbres, interpretando que lo que puede ser extraño para nosotros, para los lugareños es cotidiano y debemos entenderlo así.

Al visitar la Ciudad de México, lo primero que nos llamó la atención fue la locura de su tránsito vehicular. Nosotros habíamos alquilado un pequeño coche para movernos, un Hyundai I10, apenas para movernos, mientras nos quedábamos unos días en casa de una amiga argentina y sus perros.

Para nuestra querida amiga Patricia “La Vieji”, un gran abrazo y eternas gracias.

El camino desde el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México hasta la casa de Patricia, sin conocer ésta enorme ciudad, sin GPS y teniendo sólo un gran mapa (esos enormes que se pliegan en varias partes), fue toda una aventura. Pero aunque no lo creas, pudimos conducir en esa vorágine de coches y llegar hasta su casa, no sólo gracias al enorme mapa, sino también gracias a las indicaciones de muchos taxistas que nos ayudaron.

Así que después de instalarnos, salimos a visitar algunos sitios famosos de la Ciudad de México, centro político y económico del país y la segunda ciudad más grande del mundo después de Tokio. La ciudad ocupa una décima parte del Valle de México en el centro-sur del país y su territorio formó parte de la cuenca del Lago de Texcoco.

México es el décimo país más poblado del mundo, con una población estimada en 130 millones de personas. Allí se hablan 287 idiomas, pero el español es la lengua materna, lo que la convierte en el país con más hispano hablantes del mundo.

La presencia humana en México se remonta unos 30.000 años y el territorio fue el mayor escenario del pueblo mexica y en parte del pueblo maya. Dos civilizaciones importantes de la América precolombina. Pero durante 300 años, México fue parte del Virreinato de Nueva España siendo de las colonias más importantes del Imperio Español en América. Tras la dominación española, Nueva España inició su lucha por la independencia política en 1810 y culminó en 1821.

Ser enviado al Virreinato de Nueva España, en esa época formada por México, América Central, las Antillas, centro y sur de Estados Unidos, Cuba, Puerto Rico, la zona española de la isla de Santo Domingo y Filipinas, era un gran reconocimiento por parte del rey de España, asumiendo que este era el espacio geográfico para construir la nueva nación.

Tras la conquista del reino nazarí de Granada en 1492, los reyes Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, financian la expedición de Cristóbal Colón, quien llega el 12 de octubre a la Isla Guanahani, creyendo cumplir su meta de llegar a las Indias al navegar al oeste.

Los españoles continúan viajando al Nuevo Mundo y en 1517 llega Francisco Hernández de Córdoba, a la costa de Yucatán, muriendo en una batalla contra los mayas. Luego llegará Hernán Cortés quien derrota a los indígenas y funda Santa María de la Victoria, la primera población española en la Nueva España, luego fundaría otros pueblos hasta que llega a Tenochtitlan capital del Imperio Azteca.

Olmecas, Teotihuacanos, Zapotecas, Toltecas, Mexicas, Mayas, Aztecas fueron algunos de los pueblos que habitaron ésta nación.

Los Olmecas se asentaron donde hoy es Veracruz y Tabasco y es conocida como cultura madre, ya que tuvo su desarrollo entre los años 1.200 aC a 500 aC. Eran cazadores y agricultores y aún se pueden ver sitios arqueológicos en San Lorenzo, La Venta y Tres Zapotes, con construcciones simétricas de edificios y monumentos a cada lado. Este diseño desarrollado por los Olmecas, sirvió de ejemplo para las culturas futuras, pues diseños similares se perciben en otros centros urbanos de otros pueblos.

Los sacerdotes, poseían conocimientos astronómicos sobre los períodos de lluvia y los idóneos para la siembra era la clase dirigente. Hay pruebas que confirman que los Olmecas utilizaban una escritura jeroglífica y desarrollaron la Rueda Calendárica, que contaba con 365 días. Realizaron monumentos y estructuras como las famosas grandes cabezas olmecas, que serían retratos de guerreros o personajes de alta jerarquía. Se cree que los olmecas desaparecieron gracias a un desastre natural que los obligó a dejar sus centros urbanos, como consecuencia se esparcieron por el territorio, desapareciendo para siempre de los registros históricos.

Por su parte, los Mayas ocuparon un territorio muy grande que comprende los actuales estados de Yucatán, Campeche, Quintana Roo, parte de Chiapas y Tabasco, además de las actuales Belice, Guatemala y Honduras en América Central donde surgieron ciudades como Kaminaljuyú, El Mirador y Tikal en Guatemala, Komchen, Uxmal, Tulum, Chichen Itzá, Palenque, Chetumal, Monte Albán y otras en México. En el siglo IX, se produjo un colapso político en la región central maya, que originó guerras internas, el abandono de las ciudades y un desplazamiento poblacional hacia el norte. En el siglo XVI el Imperio Español también conquistó la región mesoamericana y tras largas campañas militares la última ciudad maya cayó en 1697.

Los Mayas desarrollaron el comercio mediante el uso de redes marítimas y terrestres, abarcando parte de la región, comerciando con mercaderías que obtenían de lugares lejanos como el imperio Inca, sirviendo en muchos casos de enlace con los Mexicas y sus dominios mesoamericanos. Debido a estas redes comerciales, los mayas son conocidos como Los Fenicios de América. Contrariamente a las creencias, la civilización maya no desapareció completamente, pues sus descendientes aún viven en la región y muchos de ellos hablan alguno de los idiomas mayenses.

Aztecas o Mexicas?

La palabra Azteca en el uso moderno no fue utilizada por la gente en la antigüedad, pero se la utilizó para referirse al imperio que formaba la Triple Alianza formada por Mexicas, Acolhuas y Tepanecas.

Los Mexicas fueron una tribu nómada que formó uno de los imperios más grandes e importantes de la América precolombina en solo 200 años. El nombre Mexicas, quiere decir Hijos de la Luna.

Ellos tenían la tecnología para construir acueductos, palacios, pirámides y templos que se alzaron como tributo a sus dioses y como testimonio de poder para la humanidad. En el siglo XIII las tribus llegarán a Chapultepec, donde son expulsados por una coalición de enemigos, pero luego se establecieron en Tenochtitlan en 1325 y la transformaron en la principal ciudad del imperio, desarrollando también un gran poderío militar bajo las órdenes del rey Moctezuma II.

Las tribus llegaran al Valle de Anáhuac para establecerse y crearan su imperio. Al llegar fueron conocidos como Aztecas, que significa Los que vienen de Aztlán, un lugar de garzas.

Según la mitología mexica, el dios Huitzilopochtli ordenó que fundaran su reino donde vean “un águila posada sobre un nopal devorando una serpiente» y siguiendo ese designio, los mexicas viajaron por varios sitios hasta llegar a la Tierra Prometida creando así Tenochtitlan.

Tenochtitlan se convierte en la ciudad principal y permite a sus habitantes aprovechar los recursos naturales como la obsidiana para fabricar armas, herramientas y utensilios. Y contarían con dioses de la lluvia y de la fertilidad como Quetzalcóatl y Tláloc. Los artesanos también obtendrían jade, cristal volcánico negro, conchas, huesos y con ello elaborarían vasijas, ollas, ornamentos, cuchillos, máscaras, collares.

Los Aztecas expandieron su control económico mediante tributos de otros pueblos, pero nunca establecieron un dominio directo sobre los pueblos conquistados. El tributo se fijaba de acuerdo a la especialización dominada y el tributo era recolectado por un recaudador. Los dominadores no impusieron su religión ni su lengua a los dominados, aunque solo en algunos casos, se estableció un control militar en puntos estratégicos de sus dominios.

Los tributos llegaban a Tenochtitlan de todas las regiones del imperio: alimentos, tejidos, artículos preciosos, pero también seres humanos cautivos destinados al sacrificio. Esa riqueza convirtió a Tenochtitlan en una ciudad deslumbrante.

La civilización azteca realizó importantes aportes a las civilizaciones siguientes, como por ejemplo: el sistema de numeración, el calendario solar, la herbolaría medicinal y el cacao.

Al llegar los españoles, no sólo se sorprendieron por el tamaño de la capital mexica, sino también por la organización que tenían y la llamaron La Venecia del Nuevo Mundo ya que estaba rodeada de canales, lagos, acueductos y 50 grandes edificios se destacaban por encima de las casas de un solo piso. Se calcula que allí vivían unas 300.000 personas.

Hoy Tenochtitlan yace sobre el lecho de un lago desecado y según se cuenta, la Ciudad de México cada año se hunde un poco más, justamente por estar basada sobre un lecho acuoso. Hoy no queda nada de la red fluvial y los vecinos se acuerdan del lago sólo cuando llueve y se inundan las calles.

Durante años, el rey azteca Moctezuma Xocoyotzin, predijo que el fin del imperio estaba cerca. Una antigua profecía rezaba que Quetzalcóatl, fundador de su imperio, volvería bajo la apariencia de un hombre blanco y barbado. Por ello, al ver a Cortés, creyeron que la profecía se había cumplido y el rey hospedó a Cortés en su palacio.

Los españoles aprovecharon la situación para obtener riquezas e influencia dentro de la corte azteca. Varios sectores de la sociedad no estaban de acuerdo y decidieron hacer ver a Moctezuma su error, pero él se negó a aceptar su culpa.

A Cortés le obsequian 20 esclavas como tributo. Una de ellas se convierte en amante y tendría un hijo. Los mexicas la llamaban La Malinche y muchos aún la consideran una traidora, porque al aprender español asesoró a los españoles sobre costumbres sociales y militares de los nativos y realizó tareas de inteligencia y diplomacia, jugando un papel relevante durante la primera parte de la conquista. Pero otros la consideran una víctima del choque cultural que se produjo y para algunos, es conocida como la madre simbólica de la nueva cultura mestiza que surgió como resultado de la fusión forzada de dos etnias.

En junio de 1520, un puñado de españoles detuvo al rey y proclamaron la conquista, pero con esto el pueblo se amotinó. Cortés le ordena a Moctezuma que salga a calmar a sus súbditos, quienes en lugar de obedecer a su monarca, lo apedrean y muere días después. Cuitláhuac, hermano de Moctezuma, es elegido nuevo rey de Tenochtitlan y decide lanzar al pueblo contra los españoles. Los indígenas expulsan a los conquistadores, que perdieron unos mil soldados, además de caudales de oro.

Se dice que Hernán Cortés lloró derrotado, por lo que se le conoce a este hecho como Noche Triste, pero durante su trayecto a la Gran Tenochtitlán, logra hacer alianzas con pueblos subyugados por los aztecas y así reúne nuevas fuerzas. Seis meses después, Cortés comienza su marcha para enfrentar a los aztecas que ahora eran gobernados por Cuauhtémoc, pues Cuitláhuac había fallecido, víctima de viruela, enfermedad de la que eran portadores los españoles y ante la cual los indígenas eran vulnerables.

Cortés sitia la ciudad, corta el agua, los recursos básicos de sanidad, comunicación y comercio. La ciudad se rendiría en agosto, marcando así el inicio del dominio español.

Cuauhtémoc, intenta escapar en balsa pero es arrestado y le queman los pies para que confiese la ubicación de sus tesoros. Tras negarse, lo condenan a muerte en la horca el 28 de febrero de 1525.

El Imperio Azteca sucumbió a la invasión española y el factor sorpresa, las rivalidades internas, la alianza de pueblos enemigos de los aztecas con los invasores, el engaño, el uso del caballo, las pestes desconocidas y la superioridad de las armas hicieron posible la derrota del poderoso Imperio.

Una vez que Tenochtitlan es sometida, los soldados españoles también someterán el centro del territorio y Hernán Cortés asume el gobierno como capitán general de Nueva España. Este término lo acuña Cortés, quien le propone al Emperador Carlos V llamar así a toda tierra nueva por su similitud con España en fertilidad, tamaño y clima.

Hernán Cortés ordenaría luego la demolición de Tenochtitlan y la edificación de la nueva capital sobre sus restos. Los españoles hacen de la ciudad de México la capital de Nueva España y dentro instalan a aliados o sometidos. La primera sociedad se constituyó en torno al círculo superior de capitanes de la expedición, con Cortés como capitán general de los territorios conquistados, quienes luego organizarán nuevas expediciones para controlar más territorios.

Los indígenas, tras ser sometidos por vía militar eran reunidos en repúblicas de indios y a partir de este proceso, se vivió un colapso demográfico de las sociedades indígenas, ya que muchos morirán a causa de la explotación y las epidemias, alcanzando un punto crítico a mitad del siglo XVI.

Cortés establece gobierno en Coyoacán y desde ahí parten las expediciones de conquista con el propósito de someter a más pueblos indígenas. La ciudad de México es dividida en barrios y las tierras ubicadas cerca del lago divididas en encomiendas y luego en ayuntamientos. Por otra parte, hubo una intensa campaña de latinización a los indios, encabezada por monjes franciscanos.

Durante la época colonial, la ciudad de México se llenó de grandes construcciones, para el culto religioso, edificios administrativos o residencias para la élite criolla. En contraste, la mayor parte de la población, indígena, vivía en la miseria en barrios periféricos.

Los Barrios de la Ciudad de México

Hay lugares bonitos para ver en lo que antes se llamaba el Distrito Federal o DF y ahora se llama Ciudad de México o CDMX y ya que estamos con Tenochtitlan fuimos a visitar lo que quedan de las antiguas ruinas aztecas, que a decir verdad, no son muchas.

Como recordarás, Tenochtitlán fue construida en un islote dentro del Lago de Texcoco y con los siglos se convertiría en la Ciudad de México. La historia dice que se secó buena parte de la superficie del lago al comienzo de la época prehispánica. El Templo Mayor se encuentra en una zona arqueológica en el centro de la Ciudad y el Palacio Nacional, donde hoy vive el Presidente de México, se ubica sobre las ruinas de lo que fue el Palacio de Moctezuma II, emperador mexicano durante la conquista española.

El casco antiguo de la Ciudad de México es el más grande de América Latina y su plaza principal conocida como Plaza Mayor o Plaza de Armas durante la Colonia, es conocida ahora como Zócalo o Plaza de la Constitución ya que ahí se promulgó la Constitución en 1812 y estaba delimitada cuando Tenochtitlan estaba asentada en el Lago de Texcoco.

Como dijimos antes, la casa de Moctezuma se convirtió con el tiempo en el Palacio Nacional, pero también se encuentra la Catedral Metropolitana, el Ayuntamiento y varios edificios gubernamentales, el Museo del Templo Mayor, una estación de línea del Metro, el Portal de Mercaderes, hoteles de lujo, restaurantes exclusivos y tiendas.

Más allá de ser la sede del poder político, económico y religioso de México, es también un espacio donde se mezcla el pasado indígena y virreinal, con siglos de historia, donde  el pueblo de México se reúne para celebrar fiestas o manifestaciones y donde ocurrieron hechos históricos de importancia, como proclama de virreyes o la independencia de 1821, así como la invasión de Estados Unidos de 1847 y de Francia en 1863, pero también fue testigo de desfile, manifestaciones populares y deportivas, conflictos o conciertos de artistas como Paul McCartney, Vicente Fernández, Roger Waters, Juan Gabriel, Shakira, o Justin Bieber, que llegaron a convocar más de 200.000 personas. Todo pasa por El Zócalo, el epicentro de la capital Mexicana y su capacidad la convierte en una de las mayores de su tipo en todo el mundo.

 

Muy cerca del Zócalo está el Paseo de la Reforma, que al igual Champs Elysees  de París, la Avenida 9 de Julio en Buenos Aires y algunas más a nivel mundial, le dá una elegancia distintiva al centro histórico de la ciudad lleno de edificios y monumentos históricos a lo largo del extenso tramo de esta amplia y tupida arboleda.

La creación de ésta avenida la realizó el emperador Maximiliano a principios del siglo XIX con la idea de conectar el Castillo de Chapultepec y el Palacio Nacional. Porfirio Díaz le agregó edificios y monumentos en preparación de la celebración del centenario de la independencia de México a principios del siglo XX, como el Ángel de la Independencia, el monumento a Cristóbal Colón, la Fuente de Diana Cazadora y el Monumento a Cuauhtémoc, el último emperador azteca.

Te comento que el Ángel de la Independencia es un tributo a los héroes de la Guerra de Independencia de México contra España. Recordemos que desde 1521, cuando Hernán Cortés venció a la nación azteca hasta principios del siglo XIX, el país se convirtió en colonia española, separada de sus colonizadores por el océano Atlántico.

Ya a mediados del siglo XX, el área se convirtió en el centro financiero de la Ciudad.

El Paseo de la Reforma tiene 15 kilómetros de largo y atraviesa el Bosque de Chapultepec que es el pulmón verde de la Ciudad, con 700 hectáreas de extensión y también alberga al Castillo de Chapultepec, un parque de diversiones, el Museo Nacional y el Museo del Niño. Muy cerca de ahí, el Estadio Azteca, ahora con capacidad para 90.000 personas, que fue sede de los Mundiales de Fútbol de 1970 y 1986 y donde El Rey Pelé y Diego Armando Maradona, se consagraron figuras mundiales.

Pero también hay otros barrios para visitar como Coyoacán, llamado así por haber sido un Lugar de Coyotes y hoy es un sitio famoso por sus museos, sus bares bohemios y la Ciudad Universitaria de la UNAM.

Antes de la conquista, Coyoacán era ya un territorio importante y después se convirtió en un pueblo que poco a poco fue absorbido por la Ciudad de México. Sin embargo, aún mantiene intactas sus tradiciones y es el barrio que mejor conserva el pasado virreinal. Sus plazas principales, bulliciosas y musicales, alimentan la sensación de que Coyoacán vive en una permanente feria.

Uno de los lugares más visitados es el Museo Frida Kahlo donde la artista mexicana vivió con Diego Rivera y tuvo además algunos affaires con figuras del espectáculo y la política de esa época.

Se sabe que ella superó las adversidades de la vida y demostró que fue una mujer muy adelantada a su tiempo. Su vida amorosa fue tumultuosa y como dijimos tuvo varios romances muy comentados para la época como el que tuvo con Diego Rivera que para muchos, fue el gran amor de su vida y a pesar que la madre de Frida se negaba a esa relación, porque Rivera era veinte años mayor, se casaron en agosto de 1929. La relación tuvo muchos conflictos, el peor fue cuándo Frida descubrió que su esposo le era infiel con su propia hermana. Su relación fue tumultuosa, con infidelidades, reconciliaciones y divorcios. Tras la muerte de Frida, Diego Rivera llegó a decir que ella era lo mejor que le había pasado en toda su vida.

Otro amorío de Frida, fue León Trotski quien fue recibido junto a su esposa cuando llegaron a México buscando asilo político. De hecho, le prestaron la Casa Azul, hoy usada como museo, para que tuvieran un lugar tranquilo donde vivir, pero a medida que los exiliados se acomodaban a un nuevo país, Kahlo y Trotsky iniciaron un romance. Frida se vengaba de Diego por engañarla con su hermana y Trotsky fue un participante muy dispuesto en esa acción. Cuando Rivera se enteró de la relación entre ambos, amenazó al político ruso y no dejó que volviera a ver a su esposa nunca más.

Otra relación que aparece por ahí es con Chavela Vargas quien al llegar a los 80 años, reconoció públicamente su identidad sexual y comenzó a hablar sobre su relación con Frida Kahlo. Según la cantante, después de conocer a Kahlo en una fiesta en la Casa Azul, se fueron a vivir juntas. Ambas tenían una gran amistad y mucha gente pensaba que había algo más. Ellas nunca negaron, ni confirmaron la relación. Sin embargo, hay fotos que documentan su cercanía y se dice que Vargas estuvo con ella en sus últimos días.

Pero también hay rumores de una aventura con Josephine Baker pero en realidad nunca se confirmó. Se dice que se conocieron en París en 1939 y luego se convirtieron en amantes. Existe una foto de Baker y Kahlo en México en 1952 en un viaje de visita. Como también se habla de su amistad con la actriz Dolores del Río, una de las primeras estrellas latinoamericanas en Hollywood.

Pero fuera de sus amoríos, te cuento que la Casa Azul, fue la que vio nacer y morir a una de las artistas más talentosas de Latinoamérica. Frida Kahlo encontró allí su inspiración en las épocas malas y siempre era feliz cuando pintaba en ella.

La casa fue construida por sus padres en 1904 y aparece, también en azul, pintada por Frida en un cuadro de 1936 y muestra a una niña pequeña emergiendo del patio central de la casa de Coyoacán, sobre ella sus padres y en el medio del océano sus abuelos. Se ha sostenido que este cuadro demostraría que  la casa siempre fue azul.

Otros Barrios de la Ciudad de México

Otros barrios para visitar son Colonia Roma, Condesa, Polanco, San Ángel e Hipódromo, ya que tal vez sean los barrios más lindos de la Ciudad de México con cientos de tiendas, cafés, cines, restaurantes, parques y plaza de toros. Están muy cerca unos de otros y los límites se confunden, pero eso no tiene importancia si te agranda el ambiente.

A Colonia Roma se trasladaron aristócratas europeos, muchos de ellos arquitectos, que diseñaron elegantes casas y palacetes de fachadas neocoloniales y modernistas al estilo de París, Londres o Berlín. Este barrio es el lugar de residencia de las clases altas desde principios del siglo XIX y ahí vas a ver muchas casas con estilo art nouveau pero, donde todavía podes ves las grietas del terremoto de 1985, que tuvo una magnitud de 8,1 y  dejó la zona casi abandonada.

En los 80, el barrio era sinónimos de inseguridad pero eso cambió y ahora es frecuentado por artistas y bohemios. En la ciudad dominada por los coches, en Colonia Roma es más práctico circular en bicicleta.

Muchos años y un terremoto más, Colonia Roma se reconstruyó como barrio moderno y aún conserva la tradición plasmada en sus edificios, sus amplios jardines y sus espacios culturales. El barrio marca el ritmo de la Ciudad de México.

Te cuento que ya el barrio estaba de moda antes que el cineasta Alfonso Cuarón la diera a conocer en su película Roma, la película en español, filmada en blanco y negro, más premiada de la historia, aunque para muchos es una película lenta y aburrida.

Muy cerca está el Mercado Roma con cientos de tiendas de comida que combina los mercados gourmet con lo colorido de los puestos al paso de comida mexicana. En algún momento, el Mercado Roma fue nominado al premio al mejor sitio gourmet del país. El recinto tiene un aire moderno y en su interior se muestra la preocupación de los comerciantes de los puestos para ofrecer a sus clientes productos muy saludables.

Lo pintoresco del barrio son sus parques y plazas, donde es común ver artistas callejeros y parques para perros. Como dijimos, nosotros estábamos en casa de nuestra querida amiga Patricia “La Vieji”, cerca de Plaza Rio de Janeiro, que en el centro tiene una gran fuente de agua con una escultura del David de Miguel Ángel.

Nosotros viajamos a fines de octubre del 2008 y nos llamó mucho la atención que los vecinos paseaban por ésta plaza con sus perros disfrazados, ya que estábamos cerca del Día de los Muertos que se celebra a principios de Noviembre, mientras se detienen en los puestos callejeros a comprar alebrijes.  Era algo muy lindo y simpático de ver.

De momentos podés sentir que estabas en el medio de la película animada Coco, con personas disfrazadas de calaveras, que visitan cementerios para celebrar el reencuentro con sus seres queridos que ya abandonaron el mundo material. Si no viste la película, te la recomiendo, te aseguro que te vas a emocionar.

Te cuento que si caminas por cualquier barrio de la ciudad, vas a sentir a cualquier hora, un fuerte olor a comida en el ambiente, no solo de los restaurantes que trabajan todo el día, sino también de los puestos callejeros que ves en cada esquina y donde podés desayunar porotos y chorizos con café, comer tacos y burritos o bien tomar una cerveza michelada local acompañada por crujientes chapulines.

Que son los chapulines? Son unas pequeñas langostas, que los mexicanos devoran con placer como si fuera maní o papas fritas, mientras beben sus cervezas.

También el Barrio La Condesa, es lindo para visitar.

Levantado sobre un antiguo hipódromo, propiedad de una condesa, su distribución rompió con el trazado urbano en forma de cuadrícula del Centro Histórico. La Condesa es un lugar agradable, repleto de cafés, parques, fuentes y pequeñas plazas, que acogió artistas, escritores y pintores cautivados por sus calles arboladas, convirtiéndose en los últimos años en la principal zona de vida nocturna y uno de esos artistas que vivieron acá fue Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes, más conocido como Cantinflas.

Después del terremoto de 1985, que provocó no sólo el despoblamiento de la zona por el deterioro sufrido en edificios, sino también el hundimiento del terreno, debido a las características del suelo del Valle de México, la zona vive un tiempo un renacimiento.

El terremoto de 2017 volvió a afectarla, destruyendo algunos edificios emblemáticos, pero mientras muchas áreas del centro histórico de la Ciudad de México se remontan a la época posterior a la conquista española del siglo XVI, las zonas de La Condesa y Roma, celebran el arte y la arquitectura de fines del siglo XIX y principios del XX ya que los residentes de clases media y alta, eligieron éstas zonas por los parques abiertos, las avenidas arboladas creada por la riqueza y la diversidad.

Tal vez uno de los lugares más populares para visitar en la Ciudad de México es la Basílica de Santa María de Guadalupe,  que es el recinto dedicado a la Virgen María más visitado del mundo y el principal símbolo religioso de México.

Este complejo religioso está formado por varios edificios de un gran valor histórico en el que una de sus joyas es la Capilla del Cerrito, lugar de la primera aparición de la virgen, que tiene varios frescos que recuerdan ese momento. También el Cementerio Tepeyac considerado el más antiguo de México, la Nueva Basílica de Guadalupe, el Templo y antiguo Convento de las Capuchinas, la Capilla de Pocito, junto a la Antigua Basílica de Guadalupe completan las maravillas de este recinto.

La historia de las apariciones de la Virgen de Guadalupe está muy arraigada en el pueblo mexicano y se inició en 1531, cuando el indio Juan Diego vio a la virgen María aparecer en el lugar donde luego se fundaría la iglesia. Más tarde, el indio les mostró a los curas una imagen de la virgen plasmada en una tela y los convenció de construir un templo en su honor. Se calcula que unos 12 millones de personas visitan la Basílica cada año y contemplar la prenda sagrada y rezarle, sin embargo, las condiciones inestables del territorio hicieron que la reliquia se cambiara de lugar para preservarla. En 1974, se construyó la Nueva Basílica, donde se encuentra la tela con la imagen protegida por un cristal a prueba de balas.

Pero hasta acá llegamos hoy. La semana que viene continuaremos recorriendo éste maravilloso país.

 

Oscar Mira

 

Mail : silviayoscarporelmundo@gmail.com

Blog

YouTube

Instagram

 

 

 

 

 

 

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Idiomas
A %d blogueros les gusta esto: