Connect with us

Tech

Black Tea Bonfire, la motocicleta eléctrica de bajo precio que ya está aquí

Desde hace un tiempo, la movilidad sostenible ha buscado hacerse un hueco en el mercado. La llegada de soluciones basadas en baterías son cada vez más competitivas, tanto a nivel de precio como en términos de cualidades dinámicas. Todo ello ha permitido que surjan nuevas empresas en busca de atender una demanda que no para de incrementarse. Al fin y al cabo, el sistema de una moto así es muy sencillo.

Todo comenzó con las flotas de vehículos basados en motocicletas a utilizar en servicios de motosharing. Tras ello, comenzaron a verse las primeras unidades privadas, pero lo cierto es que la obtención de rentabilidad en un modelo de estas características es muy difícil. Ahora, hay otras alternativas con un precio mucho más competitivo. El mejor ejemplo de ello nos lo muestra Black Tea.

El modelo Bonfire ha sido posible gracias a campañas de crowdfunding

Esta firma acaba de anunciar la producción de la Bonfire. Pese a que los inicios de la marca fueron algo convulsos desde el punto de vista económico, la situación ha cambiado drástricamente. Tanto es así que ya hay abierta la lista de pedidos disponible, así como la fecha de entrega de las primeras motocicletas de la marca. Sin duda alguna, todo está de cara para su éxito.

La motocicleta eléctrica, a decir verdad, cuenta con una serie de elementos diferenciadores que hacen de este modelo algo especial. Con sede de fabricación en Múnich, ya está todo preparado para que en los próximos meses podamos disfrutar de un vehículo todoterreno. Esto es así debido a sus ruedas de tacos, las cuales, no obstante, se pueden sustituir para la práctica de una conducción urbanita.

Veamos, por tanto, cuáles son las principales cualidades de su modelo Bonfire, por qué estamos ante una tecnología diferencial en el mercado y, sobre todo, hasta qué punto una motocicleta basada en esta premisa puede ser un éxito en una industria dominada, cada vez más, por un mayor número de empresas.

Una motocicleta que destaca, sobre todo, por la sencillez de su imagen

Lo primero que cabe destacar de esta propuesta es la disposición de un total de 3 modos de conducción. El más aspiracional permitirá al usuario alcanzar una velocidad próxima a los 70 km/h. Con ello, parece sencillo comprender que estamos ante un modelo que únicamente podrá circular en vías urbanas o, por el contrario, en pistas no asfaltadas fuera de la ciudad.

En relación con la autonomía, según se puede leer en el portal especializado Ride Apart, con cada ciclo completo de carga se podrá realizar hasta un máximo de 55 kilómetros teóricos. Sin embargo, su principal característica a valorar es el rudimentario sistema de carga que ofrece. Este, no obstante, es lo suficientemente eficiente para disfrutar de incrementos rápidos de autonomía.

A modo de ejemplo, para disfrutar desde vacío hasta el 80% de la carga, mediante un sistema de toma de corriente doméstica estándar de 110 V o 220 V, se requerirá únicamente un periodo de tiempo próximo a las 3 horas. La parte restante de la carga, tradicionalmente más lenta para evitar la degradación de la batería, se cargará en tan solo una hora adicional.

En relación con los componentes utilizados, llama la atención ver cómo incluye suspensión de horquilla hidráulica con tubos de 31 mm en la parte delantera y 200 mm en la trasera, o frenos de disco con pinzas de dos pistones y rotores de 220 mm. Se trata, por tanto, de una tecnología de gran recorrido que destaca, sobre todo, por una tecnología revolucionaria.

Una aportación pensada para salir al mercado en tan solo unas meses

¿Quién iba a decir a esta compañía que, en apenas unos meses, podría producir las primeras entregas de esta motocicleta? Es importante tener en cuenta que esto ha sido posible gracias a la disposición de una aportación de fondos puramente necesaria. De hecho, una inyección de capital de 700.000 euros es lo que permitió mantener un proyecto en el que una serie de inversores creyó desde el inicio.

La motocicleta Black Tea Bonfire es una de las mejores alternativas que se pueden encontrar en el mercado. Ride Apart

Ahora, tan solo unos meses después, ya hay abierto el periodo para la formalización de la reserva. Nos encontramos ante una compañía que ofrece la Bonfire a un coste de 3.999 euros, un precio muy competitivo teniendo en cuenta que se trata de un producto puramente eléctrico, cuya rentabilidad se conseguirá con el paso de los meses y su uso intensivo en la ciudad.

Habrá que esperar un tiempo, no obstante, para que Black Tea Motorbikes pueda ver ingresos por encima de los costes. En el futuro ya llegará la obtención de beneficios. Pese a todo ello, estamos ante una oferta diferencial, la cual es muy comparable a la que se puede observar en otras opciones previstas en el mercado basado en combustibles fósiles.

Fuente : Urban Tecno

Idiomas
//thaudray.com/4/4068622
A %d blogueros les gusta esto: