Connect with us

España

Combustiones y musas

Madrid arde. El fuego en persona aquí, la enésima plaga. Lo de que Madrid era Baden Baden en julio es uno de esos tópicos de la ciudad que ni consuela ni anima. Como aquel que decía que por la Plaza de España, en julio, corre un aire de invierno que mató a un mendigo anciano, de 40 años, de una pulmonía. Así, van pasando estos días azules en los que fuimos a ver inaugurar la placa de Guiomar , con su nieta, en esa zona de Madrid que tiene mucho de paseo marítimo: el Paseo de Rosales. Andaba por allí hasta Almeida, que me dijo algo como un elogio envenenado o un veneno elogioso. Pero él es así, y así iba por lo bajinis de la mascarilla cantando 'Madrileña Bonita', que aquí o se se es alcalde zarzuelero, o no se es. Lo importante es que la ciudad se acordó de Machado, de Guiomar, y su nieta, Alicia Viladomat, estaba radiante en una tarde machadiana de verano en la que alguien vino a recordarme mi soledad de musa. Pero el verano aquí en Madrid tiene también su reverso dramático que ya nos contó Ferlosio en 'El Jarama', que no conviene leer porque nos recuerda que nuestra constitución no tiene bronquios. Otros van contando no sé qué de la piscina del Parque Sindical, y me vienen imágenes de otro tiempo, de una ciudad que no viví pero que quizá fuera la más mía. Con el género fuera por la calor, que diría Sabina. Con el poco género humano que queda en la ciudad se terracea cuando baja el sol, y duele como un vergajazo en las partes nobles esas jóvenes que llevan el 'trolley' y que se irán, con sus precauciones y sus cosas a Guardamar del Segura o a Torremolinos, donde Induráin nos navarreaba julio, y Ana Belén cantaba lo de 'Arde París', vivía mi padre y fuimos felices y cosmopolitas. De esos veranos que van disolviéndose en la memoria. Porque a pesar de las placas que visitamos por las calles cachondas de la Capital, en Princesa, la peluquería donde me creía Garci ha cerrado, y en donde me afeito suena reguetón y ése ya no es mi Madrid. La meninge combustiona, como el asfalto. Entre el orfidal y que vivo en un sótano fresco, sueño con novias cantábricas y forales. A las que llamar 'maitias'.Fuente : ABC Diario

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Idiomas
//zuphaims.com/4/4068622
A %d blogueros les gusta esto: