Connect with us

Política

El Gobierno y la Ciudad en clave electoral: el día después del fallo de la Corte

El presidente Alberto Fernández logró, nuevamente, que todo el Frente de Todos cierre filas en una cuestión de agenda detrás de él. Esta vez ante el fallo adverso al Gobierno que firmó la Corte Suprema en el que ratificó la autonomía de la Ciudad y rechazó la idea de que mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) se puedan suspender las clases presenciales debido a que eso es una competencia de las provincias.

Ante este encolumnamiento detrás de las críticas hacía el máximo tribunal, Fernández dio la orden de que a fin de esta semana este presentado el proyecto de ley, que él mismo había anunciado una semana atrás cuando presentó las nuevas restricciones ante la segunda ola de la pandemia del coronavirus (Covid-19), que buscará darle un marco legal y por ende blindar las decisiones que se tomen desde el Ejecutivo con respecto a esa situación.

La "foto política" del Gobierno y la instrucción de enviar esta semana el proyecto de ley al Congreso

En sintonía con esto hoy Fernández se mostró en la localidad bonaerense de Ensenada con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. Será una foto en la que además buscarán mostrar de que el affaire entre el ministro de Economía, Martín Guzmán, el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, se dio por terminado con ambos ratificados en sus respectivos cargos.

Una cuestión troncal que cambiará de ahora en adelante en cuanto a la Educación es que el Frente de Todos tiene pensado que sea una de las cuestiones electorales de cara a los comicios legislativos de este año que todavía no tienen fecha. Así quedó claro después de una serie de charlas que mantuvieron ayer los principales referentes del oficialismo.

Esto quedo plasmado ayer en el comunicado que difundió Presidencia y que cuenta con la firma del Secretario de Medios, Juan Pablo Biondi. “Las distintas jurisdicciones se encontraban facultadas por el DNU entonces vigente para adoptar medidas a fin de mitigar los contagios que crecían en forma exponencial. Que la Ciudad de Buenos Aires, pese a contar con esa facultad, omitió adoptar medidas en ese sentido y el crecimiento de casos en el AMBA generó una situación de alarma epidemiológica y sanitaria que podía llevar, en poco tiempo, a la saturación del sistema de salud”, sostiene uno de los apartados en donde remarcan que las medidas que se tuvieron que tomar con respecto a las clases fue porque el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, no quiso actuar antes para evitar el crecimiento de la curva de contagios.

Cerca del jefe de Estado sabían que se venía un fallo de esa envergadura motivo por el cual en el anuncio de las últimas restricciones adelantaron que irían al Congreso para blindar las medidas que se tomen y que tanto él como los mandatarios provinciales tengan margen para actuar sin la necesidad de estar pasando todo por el Congreso.

Ante este escenario, digo yo… para poder gobernar ¿No será mejor presentarse a concursar por un cargo de Juez al Consejo de la Magistratura o que un Presidente te proponga para Ministro de la Corte?

— Cristina Kirchner (@CFKArgentina) May 4, 2021

Eso mismo le reclamó la Cámara del Crimen la semana pasada cuando dio lugar a un Habeas Corpus de la Fundación Apolo. Le dio 15 días al Ejecutivo y al Legislativo para que encuentren un mecanismo que tenga el aval del Congreso y que se termine la forma de administra la pandemia mediante DNU. La primer voz oficial al respecto fue la de la vicepresidenta Cristina Fernandez de Kirchner que en un largo hilo de Twitter consideró como un “golpe institucional” tres medias de la Justicia. Las dos mencionadas anteriormente y la inconstitucional del DNU que declaró como servicio público y esencial a las telecomunicaciones.

¿Sabía Fernández de Kirchner que el Presidente tenía pensada una respuesta más de centro y buscó adelantarse? En el primer discurso que dio ayer sobre el mencionado fallo, el mandatario cargo con dureza y hasta desafió al máximo tribunal al dejar entrever que tomará las medias que crea pertinentes en materia sanitaria sin importarle lo que diga la Justicia.

El Presidente aseguró que "seguirá cuidando de la salud de los argentinos y argentinas por más que se escriban muchas hojas en sentencias", en relación al fallo del máximo tribunal que apoyó el reclamo de inconstitucionalidad planteado por el amparo del Gobierno porteño.

Alberto Fernández dijo que reivindica el "Estado de Derecho", y que respeta las "sentencias", pero aclaró: "No saben lo que me apena ver la decrepitud del derecho convertido en sentencias. Es el tiempo que me ha tocado, también deberemos luchar contra eso. Lo que tenemos que hacer es estar más unidos que nunca", dijo casi sobre el final de su discurso.

En paralelo el jefe de Gobierno porteño evitará en los próximos días evidenciar su triunfalismo ante el fallo de la Corte Suprema. Eso fue lo que le dijo ayer a sus principales colaboradores en un encuentro en la sede de Gobierno después del fallo.

Casi sin voceros durante el día de ayer, las declaraciones de funcionarios en on fueron muy pocas, Rodríguez Larreta también recibió un llamado de uno de sus cerebros jurídicos con un enfoque diferente del fallo de la Corte. Es que la interpretación que hará la Ciudad de acá en adelante es que las decisiones con respecto a las restricciones que se tienen que tomar por la pandemia no pueden ser impuestas por la Nación.

“La Corte dijo que la Ciudad tienen autonomía. Para las clases y para todas las competencias que sean provinciales. Punto”, remarcó uno de los colaboradores más cercanos al alcalde porteño. ¿Traducción? A diferencia de lo que sucedió el año pasado Rodríguez Larreta tiene un marco legal para negarse a adoptar medidas restrictivas solamente para acompañar lo que necesite el gobernador Kicillof.

Este nuevo eje, para Rodríguez Larreta, replantea la relación que tenia hasta ahora con el presidente Fernández. Desde la Ciudad deslizaron que no dejarán de colaborar y que buscarán negociar cada una de las medidas que se tengan que tomar con respecto a la pandemia, sobre todo teniendo en cuenta de que el ministro de Salud, Fernán Quirós, ya adelantó que más adelante (entre mediados y fin del invierno) tendrán que tomar iniciativas más restrictivas, pero con un nivel de autonomía mayor.

El fallo de la Corte también lo deja en un lugar sensible junto a los dos gobernadores que se rebelaron ante el DNU, Juan Schiaretti de Córdoba y Rodolfo Suárez de Mendoza; si se mantiene las clases presenciales pero el número de casos no para de crecer y se satura aun más el sistema sanitario tendrá no sólo un problema político sanitario, sino que habrá perdido el caballo insignia de lo que espera que sea su candidatura presidencial: el manejo de la pandemia.

Por este motivo, el alcalde porteño evitó hacer declaraciones y casi no habrá funcionarios que celebren el fallo. “Se acatará y punto”, remarcan en Uspallata a la espera de que las medidas que ya implementaron generen una caída aun mayor en la cantidad de camas de terapia intensiva ocupadas.

De la foto política del Gobierno a la fabricación de Sinopharm en el país: las 7 noticias del día

Es que Rodríguez Larreta sabe que tiene un contador detrás de su nuca. A mediados del invierno se tendrán que tomar medias de mayor restricción y quiere evitar agotar el poco apoyo social que tiene la cuarentena en el AMBA que fue el sector con más días de confinamiento. Es por eso que quiere que se tenga el mayor aire posible para evitar una rebelión.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

🌐
A %d blogueros les gusta esto: