Connect with us

Sociedad

De ningún lado, del lado de la salud mental

Los casos de covid-19 siguen subiendo. En reiteradas ocasiones me preguntaron sobre “la gente que no se cuida”: ¿Por qué no toman conciencia?

Esto me llevó a realizar una investigación que arrojó los siguientes datos:

  • La imagen de los lideres políticos va en caída como autoridad”.
  • La desconfianza en los medios y lo que transmiten los lideres es poco creíble.
  • La división política cada día nos separa más y más.

Lo que contribuye al malestar social es el doble mensaje en todos los ámbitos.

Como mencioné en los ítems anteriores la imagen de los políticos no es una imagen que nos transmita autoridad, las consecuencias psicológicas de esto son ansiedad incertidumbre, enojo y bronca colectiva, ya que ellos no respetan la situación pero piden respeto a nivel social.

La desconfianza en los medios, genera a nivel psicológico trastornos como fobia, ataque de pánico e insomnio entre otros. Ya que solo favorecen al pensamiento catastrófico y no a la racionalidad, cuidado personal y respeto por el otro.

La división política que cada día nos separa más, La  vemos en las calles. Ante un anuncio, decenas de personas manifestando, si bien es un derecho no toman dimensión de que estamos atravesando por una pandemia a nivel mundial. Esto es porque no dan un mensaje certero Y a su vez genera ansiedad e incertidumbre, ambivalencia emocional. Esto es lo que hace que las personas se cansen, porque un día se sostiene una cosa y al otro día otra, no están entendiendo el daño psicológico de esta pandemia. Daño  psicológico en cuanto a la ansiedad anticipatoria que crece día a día. Ya que las personas tienen que adelantarse a los hechos y ver cómo van a hacer con sus vidas, para estar a la altura de las circunstancias.

Daño psicológico a las personas que perdieron todo lo que tenían y cayeron en un estado de depresión.

Estados emocionales como  vergüenza, timidez y poca conciencia social que provocaron el miedo a perder el trabajo. Las personas  que sufrieron este virus y  no avisaron al entorno siguieron cumpliendo sus actividades diarias habituales esparciendo el virus a montones. Ya que es una enfermedad que genera discriminación, vergüenza y culpa.

Ansiedad, pánico y angustia generados por el doble mensaje emitido por las autoridades con respecto al tema, escuelas presencial/virtual, está claro que el daño psicológico se produce desde el vamos al no dar la oportunidad de elección a las familias de elegir la modalidad.  Los niños experimentan culpas por no poder ir, pero mayor culpa aún si contagian a a un ser querido mayor. La muerte no tiene solución y si esa muerte viene de la mano de un niño, la culpa y la carga emocional que están poniendo sobre los niños niñas y adolescentes es agravante de la situación.

No todos los Niños, niñas y adolescentes van caminando a las escuelas y muchos son expuestos a contagiarse en el transporte público.

Pero las autoridades dicen que las escuelas no son un “lugar de contagio”. Cosa que no puede estar más alejada de la realidad, si uno utiliza su memoria y recuerda su infancia o la de los niños cercanos sabe que las escuelas son un foco infeccioso desde el nivel inicial hasta el terciario, varicela, sarampión, y piojos entre otras noxas.

Se hace campaña de vacunación pero no se vacunó ni a la cuarta parte de los niños, docentes y personal no docente.

Por el otro lado se dice que los jóvenes sólo transmiten el virus y que no les ocurre nada. Cuando es por desgracia es nocivo para cualquier edad, ya sea por las causas biológicas o psicológicas.

La falta de una imagen de autoridad unificada, la falta de información certera y el subestimar a la sociedad, trae como consecuencia incertidumbre socioeconómica, y la falta notoria de cuidados protocolares.

La falta de autoridad o devaluación de la misma, dio origen al descuido social y los altos números de contagios. Toda sociedad necesita ser regulada y administrada desde una visión clara sin lugar a los conflictos y  más en una pandemia como la  que atravesamos. Por eso en esta nota quiero tratar de transmitir que sin salud mental no existe salud posible. Que tenemos que cuidarnos más que nunca entre todos y todas.

 

Lic. Psicología Laura Caballaro

 

Idiomas
//oackoubs.com/4/4068622
A %d blogueros les gusta esto: