Connect with us

España

La vacuna de Moderna descoloca a la UE

La vacuna de Moderna descoloca a la UE

No tener aún acceso a las dosis de la compañía de EE.UU. debilita su estrategia

Coronavirus | Estado de alarma, toque de queda y restricciones, en directo

La vacuna de Moderna descoloca a la UE

Un cartel en los laboratorios Research Centers of America invita a apuntarse al ensayo en fase 3 de la vacuna de Moderna en Hollywood (LEILA MACOR / AFP)

La vacuna de Moderna ha pillado a contrapié a la Unión Europea. Que la vacuna que combina más opciones de estar antes disponible con menos condicionantes de conservación no tenga aún firmado un contrato con Bruselas supone un golpe en su estrategia para dotarse de una cartera amplia de vacunas potenciales que asegure que Europa esté entre los primeros a la hora de obtenerlas en cantidad suficiente y sea capaz distribuirlas de forma rápida. Son 447 millones de ciudadanos europeos a la espera.

Actualmente, la Unión Europea tiene contratos con cinco compañías farmacéuticas con compra asegurada de un número de dosis a un precio determinado, siempre que sus prototipos reciban el permiso del regulador acreditando su eficacia y seguridad. “La Comisión ha asegurado hasta el momento como mínimo 1.200 millones de dosis y mantiene su compromiso de asegurar un acceso equitativo a vacunas seguras, efectivas y asequibles”, dijo ayer la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Sin embargo, hay que especificar que en su cálculo lo suma todo, las vacunas que están más avanzadas y también las que llevarán más tiempo.

Cartera de vacunas

Tiene contratos con 5 farmacéuticas, incluida Pfizer, que tiene su suero muy avanzado

El último acuerdo anunciado fue el de la compra de 405 millones de dosis de CureVAc, (Alemania) y llega después de los de AstraZeneca (EE.UU. y Reino Unido), Sanofi/GSK (Francia y Reino Unido), Johnson & Johnson (EE.UU.) y Pfizer/BioNTech (EE.UU y Alemania). Ésta última fue la primera farmacéutica que anunció que su vacuna demostraba en los ensayos una eficacia del 90%, aunque con una dificultad de almacenamiento y distribución porque debe conservarse a temperaturas de menos de 70 grados.

Curiosamente, el acuerdo de Bruselas para la compra de 300 millones de dosis de Pfizer llegó inmediatamente después de que la farmacéutica hiciera su espectacular anuncio, aunque desde la Comisión Europea descartan una relación directa en esta cronología, insistiendo en que se llevaba negociando desde hacía tiempo. Mientras, con Moderna siguen las negociaciones. En las conversaciones preliminares se trabajó con la cifra de 160 millones de dosis, pero lo que contará es la cantidad, los precios y los plazos de entrega que figuren en el acuerdo que aún no está cerrado.

En las vacunas, la UE está intentando evitar que se reproduzca el sálvese quien pueda de las mascarillas y otro material médico de la primavera. Es la Comisión Europa quién negocia en nombre de los estados miembros, que son los que en definitiva acabarán comprando las vacunas. En los contratos que se están firmando, la UE procederá a una distribución interna en función de la población, con lo que a España le corresponde aproximadamente un 10% de cada una de las partidas.

Reparto por población

A España le corresponde el 10% de las inyectables de cada contrato

Los contratos están sometidos a cláusulas de confidencialidad, con lo que no se conoce ni el precio ni otros detalles. A la hora de establecer estos precios se tienen en cuenta las tecnologías utilizadas, los costes necesarios, la capacidad de las farmacéuticas y sus métodos científicos. El conjunto de estos criterios forman el paquete de negociación que lleva a establecer un número de dosis a un determinado precio.

Bruselas es consciente de que ­corre unos riesgos, los de unas inversiones que no tienen el resul­tado asegurado, pero es la única forma, y sin cien por cien de garantías, de disponer de las vacunas que finalmente sean eficaces y seguras en el mínimo plazo y en la cantidad ­suficiente. Estos acuerdos también sirven para prever con antelación la logística necesaria para distribuir las vacunas cuando finalmente ­lleguen.

Los criterios de distribución ­entre la población dependen de ­cada país, aunque la recomen­dación de Bruselas es dar prioridad a la población de riesgo y al personal sanitario.

Entre las dos vacunas en fase más avanzada, la UE tiene garantizado el acceso a 300 millones de dosis de Pfizer, pero aún no a las de Mo­derna. Las dos vacunas comparten la nueva técnica del ARN mensa­jero y han obtenido resultados parecidos en los tests preliminares. Una eficacia del 90% en el caso de Pfizer y del 94,5% en la de Moderna y las dos con efectos secundarios moderados. La gran diferencia radica en la conservación. Mientras que la vacuna de Pfizer necesita avanzados congeladores ultrafríos que la mantengan a 70 grados bajo cero, lo que supone un desafío logístico de nivel, la de Moderna puede almacenarse en congeladores convencionales.

¿La carrera por la vacuna de la Covid favorece la especulación económica?

  • No

La encuesta está cerrada

Votar
Total votos: 0Fuente : La Vanguardia

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

⚐ Idioma »
A %d blogueros les gusta esto:
Enable Notifications    OK No thanks