Connect with us

Política

Diputados dio media sanción a la ley de “impuesto a la riqueza” a pesar del gran rechazo de la oposición

Con 133 votos a favor del oficialismo y aliados y 115 en contra de Juntos por el Cambio, avanzó la iniciativa impulsada por Máximo Kirchner y Carlos Heller. Sigue la sesión maratónica.

La Cámara de Diputados dio media sanción en la madrugada del miércoles al proyecto de Ley del “Aporte solidario y extraordinario a las grandes fortunas” para atender gastos derivados de la pandemia de coronavirus, que implica la creación de un tributo a la riqueza.

La iniciativa contó con 133 votos a favor del oficialismo y aliados (interbloque Federal, Unidad Federal para el Desarrollo, Movimiento Popular Neuquino, y Acción Federal); 115 en contra, de Juntos por el Cambio, y dos abstenciones del bloque de izquierda. Ahora el proyecto deberá tratarse en el Senado.

Con posterioridad a la votación se aprobó el proyecto que cambia la Ley de Manejo del Fuego para impedir el uso de tierras incendiadas con fines especulativos y se debate la “Ley Yolanda” de educación ambiental para personal de la administración pública nacional.

Durante toda la sesión se vivió un clima tenso con enfrentamientos y chicanas, a través de los discursos, entre oficialismo y la oposición.

Los últimos en hablar fueron el presidente del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri, y su par del Frente de todos, Máximo Kirchner, que además es impulsor del proyecto.

En su discurso de cierre Kirchner remarcó que el Gobierno “no tiene ningún problema con el sector privado” y que hace falta una “comunión” con el espacio público. Sobre el final el legislador, que debió retirarse de la sesión presencial por haberse enterado de un contacto estrecho con un contagiado de coronavirus, pidió “cuidarse mucho”.

Minutos antes Negri, comenzó su cierre saludando a los peronistas en el Día de la Militancia y quiso saber si terminará la sesión con “más incertidumbre”, cuando “falta un mes para cumplir un año al Gobierno desde que asumió”.

“La Argentina es top ten en el mundo en presión tributaria”, cuestionó el diputado y dijo que “eso ha llevado a desalentar la inversión”. “No hay homogeneidad en el desarrollo de un proyecto en el medio de la crisis”, agregó y recordó que el Presupuesto 2021 que se aprobó horas antes por la Cámara baja “no contempla este impuesto” a la riqueza.

Una sesión maratónica

La sesión arrancó a las 12.27 del martes presidida por el vicepresidente del cuerpo, Álvaro González, debido a que Sergio Massa, al igual que Martín Guzmán y Miguel Pesce, estaban aislados a raíz del positivo en coronavirus de Luis Cubeddu, jefe de la misión del FMI con quien se reunió el equipo económico la semana pasada. Como el tercer hisopado del emisario del Fondo dio negativo, el titular de la Cámara baja se sumó cerca de las 17 del martes para presidir la sesión.

Debido a la ausencia de Massa el encuentro fue conducido inicialmente por el vicepresidente de Diputados, Alvaro González (PRO), que fue reemplazado durante algunos pasajes por la vicepresidenta del bloque del Frente de Todos Cecilia Moreau.

Hasta que pudo volver al Congreso el titular de la Cámara baja siguió el desarrollo de la sesión de manera remota. “Me realicé el test de sangre y el hisopado PCR que me dio negativo, pero cumplí el aislamiento hasta que tuve la confirmación de que el señor Cubeddu, con el que no estuve contacto estrecho, había dado negativo en su tercer hisopado”, sostuvo Massa en el Salón de los Pasos Perdidos.

Más tarde, en un mensaje grabado, Alberto Fernández se refirió a la sesión. “Se está debatiendo si los que más tienen pueden ser en la emergencia solidarios con el resto de los argentinos. Ese es el verdadero debate”, resaltó el Presidente en un saludo a la militancia que marchó al Congreso.

Fuertes cruces

La sesión arrancó con fuertes cruces y momentos de tensión entre el oficialismo y Juntos por el Cambio. Antes del comienzo, los pedidos de cuestiones de privilegio por parte de legisladores de la oposición encendieron la mecha. Álvaro de Lamadrid (UCR) primero y Waldo Wolff (PRO) acusaron a Massa de no hacer los esfuerzos necesarios para reconducir a la Cámara de Diputados hacia la presencialidad de sesiones, argumentando que ya no pueden aducirse “razones de fuerza mayor” para prolongar el régimen de funcionamiento remoto, dado que “hasta los casinos reabrieron”.

El diputado Germán Martínez (Frente de Todos) recogió el guante de las críticas y acusó a Juntos por el Cambio de buscar generar un mal clima en la sesión desde el arranque para enturbiar el tratamiento del proyecto de grandes fortunas, el cual rechazan.

El titular del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri, pidió la palabra para contestarle a Martínez. “Ni nosotros hacemos antipolítica, ni estamos negando haber consentido la situación de anormalidad que la pandemia trajo, pero también es cierto que llegan tiempos de normalidad y eso es lo que se ha dicho y proclamado”, enfatizó.

Más tarde, y en la misma línea que Negri, casi todos los diputados del PRO reclamaron la vuelta de las sesiones presenciales cada vez que iniciaron sus discursos. Luego enfocaron sus cuestionamientos sobre los perjuicios que provocaría este impuesto sobre los sectores productivos y el alcance sobre familias y empresarios del interior del país “que dan empleo”.

Otro de los contrapuntos se dio luego de que el diputado de la bancada del PRO Cristian Ritondo le dijo a Leopoldo Moreau: “Espero que con este Gobierno termine mejor que en el 83, Leopoldo. Defendiendo las mismas cosas, las mismas ideas”. Tras sus palabras, el radical José Cano (del mismo interbloque de Juntos por el Cambio), le pidió que “se retracte de la chicana del principio de su alocución”.

“El gobierno de Raúl Alfonsín ocupa un lugar de privilegio en la historia de la Argentina. Cumplió con creces el rol que tenía, que era consolidar la democracia y ser un faro que ilumine el fin de las dictaduras en Latinoamérica”, afirmó Cano.

El guante lo recogió horas más tarde el diputado radical Jorge Lacoste: “Me siento orgulloso del gobierno de Raúl Alfonsín”, afirmó después de saludar a los peronistas por el Día de la Militancia.

Cerca de las 2 se volvieron a calentar los ánimos, cuando el diputado del Frente de Todos de Chaco, Aldo Leiva aseguró estar orgulloso de los dirigentes del oficialismo y calificó de “domador de reposeras” a Mauricio Macri. Al terminar la intervención del chaqueño Negri pidió la palabra e irónicamente afirmó: “A quién más le recomendó un psicólogo que necesita un diván, acá tenemos” y ya caldeados los ánimos dijo: “callate, caradura”.

El proyecto

La polémica iniciativa es impulsada por el jefe de la bancada oficialista, Máximo Kirchner. Apunta a gravar con una tasa a patrimonios mayores a los $200 millones y alcanzaría a un universo de entre 9000 y 10.000 personas, según las estimaciones de los impulsores del proyecto. La alícuota de la contribución es progresiva y varía entre el 2% y el 3,5%, en función del volumen patrimonial.

Durante la sesión se sancionó la Ley de Presupuesto 2021, la primera de la gestión de Alberto Fernández, por 139 votos a favor, 20 en contra y 83 abstenciones. La aprobación se demoró por un error en la falta de planillas con el detalle de obras a ser financiadas por el Estado Nacional, el año próximo, en cada una de las provincias. Por las falencias tuvo que ser nuevamente avalado por Diputados.

Las críticas a los gritos de una diputada K a Juntos por el Cambio

Mientras los legisladores presentaban cuestiones de privilegio se vivieron momentos de tensión. Inicialmente la radical Brenda Austin cuestionó los giros a comisiones que se les dan a los proyectos. Se refirió a la vulneración de lo que establece el reglamento, al señalar que en una iniciativa de ella “se resolvió de manera arbitraria ampliar el giro a la Comisión de Industria”, cuando en la Comisión de Recursos Naturales se había dictaminado y ya había pasado a Presupuesto. Planteó que ese giro es nulo y pidió que fuera dejado sin efecto.

Luego pidió la palabra la legisladora del oficialismo Moreau, que manifestó: “Hay que cuidar el reglamento en todo momento, la verdad que por nota el bloque de Juntos por el Cambio pidió agregar el giro a la Comisión de Industria de la ley de etiquetado frontal, y así lo dispuso la Cámara”.

La interrumpió González para aclarar que ese era un tema que debía ser tratado en comisión, pero la diputada oficialista insistió: “No, no, no… y además los acuerdos se cumplen, y así como pidieron de manera informal que se constituya en comisión…”. El diputado del PRO le pidió que respete el reglamento, y la diputada exclamó a los gritos: “¡Laburen si quieren laburar! Las comisiones tienen que laburar una vez por semana y durante cuatro años no lo hicieron”.

Impuesto a la riqueza: a quiénes alcanza

Si bien hace semanas se planteaba que el tributo extraordinario podría alcanzar a unos 12.000 contribuyentes con fortunas superiores a los $ 200 millones, en los últimos días desde el oficialismo se reforzó la idea que el universo está por debajo de las 10.000 personas.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, consideró este lunes “muy necesario” el aporte de las grandes fortunas al plantear, en declaraciones radiales que “son 10.000 argentinos en un país de 45 millones, en un contexto de pandemia” y resaltó que “parte de lo recaudado va a ir a la urbanización de 4400 barrios populares donde las personas viven como en el siglo XIX”.

En ese marco, el proyecto de ley que llega al recinto de Diputados expresa que estarán alcanzados por el aporte solidario y extraordinario, los siguientes sujetos:

Las personas humanas y sucesiones indivisas residentes en el país, por la totalidad de sus bienes en el país y en el exterior, comprendidos y valuados de acuerdo a los términos de la ley de Impuesto sobre los Bienes Personales, independientemente del tratamiento que revistan frente a ese gravamen y sin deducción de mínimo no imponible alguno, a la fecha de entrada en vigencia de esta ley.

Las personas humanas de nacionalidad argentina cuyo domicilio o residencia se encuentre en “jurisdicciones no cooperantes” o “jurisdicciones de baja o nula tributación”, en los términos de los artículos 19 y 20 de la Ley de Impuesto a las Ganancias, serán considerados sujetos residentes a los efectos de este aporte.

Las personas humanas y sucesiones indivisas residentes en el exterior, excepto las mencionadas en el segundo párrafo del inciso anterior, por la totalidad de sus bienes en el país comprendidos y valuados de acuerdo a los términos establecidos en la mencionada ley de IIBB, independientemente del tratamiento que revistan frente a ese gravamen y sin deducción de mínimo no imponible alguno, a la fecha de entrada en vigencia de esta ley.

Quedan exentas de este aporte aquellas personas que tengan el valor de la totalidad de sus bienes no exceda de $ 200 millones inclusive.

Impuesto a la riqueza: Cuánto recaudará el Estado

En el Gobierno se estima que el aporte extraordinario de las grandes fortunas sumará $ 307.000 millones a las arcas estatales que recaudará la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que será la encargada de aplicar, percibir y fiscalizar el pago del impuesto.

A la vez, la iniciativa contiene parámetros específicos sobre el destino de esos fondos. El proyecto apunta, desde su título a que el aporte para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia, con partidas específicas para la compra de insumos y equipamiento de salud, apoyar a pymes, urbanizar barrios populares, obras para el envasado de Gas Natural de YPF, y para financiar el relanzamiento del plan Progresar para estudiantes.

En el texto que llega este martes a Diputados, se establece que los fondos deben ser utilizados para:

20% a la compra y/o elaboración de equipamiento médico, elementos de protección, medicamentos, vacunas y todo otro insumo crítico para la prevención y asistencia sanitaria.

20% a subsidios a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes), con el principal objetivo de sostener el empleo y las remuneraciones de sus trabajadores.

20% destinado al programa integral de becas Progresar, del Ministerio de Educación, que permitirá reforzar este programa que acompaña a los estudiantes con un incentivo económico y un importante estímulo personal en todos los niveles de formación durante su trayectoria educativa y/o académica.

15% para el Fondo de Integración Social Urbana (FISU), enfocado en la mejora de la salud y de las condiciones habitacionales de los habitantes de los Barrios Populares.

25% a programas de exploración, desarrollo y producción de gas natural, actividad que resulta de interés público nacional, a través de Integración Energética Argentina S.A. la cual viabilizará esos proyectos proponiendo y acordando con YPF S.A. en forma exclusiva, las distintas modalidades de ejecución de los proyectos.

Fuente : InfoVeloz

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

⚐ Idioma »
A %d blogueros les gusta esto:
Enable Notifications    OK No thanks