Connect with us

Tech

CEO global de Assist Card: “Hay que sembrar para cosechar: hoy, la inversión está en infraestructura IT”

Millas, kilómetros, destinos, un dólar que sube y aviones que también. Dicen los que saben que, en las crisis, el rubro de los viajes es uno de los primeros en caerse pero también de los primeros en levantarse. "Lamentablemente, esta crisis será la excepción", sacude Alexia Keglevich, CEO global de Assist Card, la empresa de asistencia al viajero. Por el cierre de fronteras, la modificación de hábitos de convivencia, la amenaza del contagio y la suspensión de los viajes, los especialistas proyectan que el turismo sufrirá algunas modificaciones. "Esta situación expone más que nunca la importancia de viajar protegido y la revalorización de la salud", explica Keglevich. Y remata: "No creo que la industria de los viajes se recupere rápidamente; van a ser años duros".

Por caso, Assist Card nació en Suiza en 1972 y, rápidamente, llegó a nuestro país vía Nicolás Keglevich, padre de Alexia, un conde húngaro con una vida de película, con guerras, títulos de nobleza y éxodos incluidos. En el 2019, Assist Card cerró con 20 millones de clientes en todo el mundo y con una inversión de u$s 80 millones en toda la región. A la sazón, Alexia lleva en la compañía más de 35 años y unos 14 como CEO global: comenzó en el área de mensajería y luego fue ocupando diferentes posiciones hasta consolidarse en el negocio. Sobre el presente, advierte que los viajeros siempre solicitaron servicios relacionados con la pérdida de equipajes, pero que hoy "lo más importante pasó a ser la salud".

-¿Cómo se están manejando con los viajeros que quedaron varados por el coronavirus?

-Tomamos diferentes medidas, tanto para los que no pudieron volver todavía como para los que se encuentran en sus casas. Por ejemplo, extendiendo la vigencia del producto a nuestros viajeros y modificando la forma de comprar la asistencia, que ahora se puede hacer desde el exterior. Así, cualquier persona que se encuentre varada puede acceder al servicio. A los clientes que no pudieron viajar les otorgamos una reprogramación gratuita. Pero lo mejor fue que pusimos a disposición Telemed, una solución de telemedicina que solo funcionaba estando en viaje y ahora está disponible para uso local: se pueden hacer videollamadas con un profesional de la salud para tratar cualquier síntoma no relativo al coronavirus y evitar, por un lado, que se expongan a los focos de contagio de los centros médicos y, por el otro, evitar saturar los sistemas de salud locales.

-¿Se puede innovar en un segmento tradicional como asistencia al viajero?

-El camino de la innovación es el único para mejorar cada vez más la calidad del servicio y para poder seguir vigentes en el tiempo. Por eso, la inversión está puesta en una infraestructura robusta y de última tecnología para asistir las personas estén donde estén. La clave es cuestionarse constantemente y por eso llevamos nuestros productos a una experiencia autogestionable para que todos puedan administrar lo que sea que contraten de forma independiente. Queremos que el vínculo con la marca sea cada vez más personalizado y digital.

-Teniendo en cuenta este momento tan especial, ¿cómo se plantean su actividad de cara al futuro inmediato?

-Toda la industria del turismo tiene una responsabilidad enorme. Hoy, no es un buen momento para el negocio pero apuntamos a sembrar para cosechar a futuro. Mientras tanto, la idea es innovar con productos que respondan a las inquietudes sanitarias actuales. Así nació Medicall, nuestra solución Healthtech, para brindar servicios de asistencia médica a la comunidad local sin necesidad de que se encuentren en viaje. También lanzamos el servicio de médico a domicilio, donde cualquier persona tiene la posibilidad de solicitar y programar la visita de un profesional y estamos trabajando en un nuevo producto pensado de forma integral para adultos mayores.

🌐
A %d blogueros les gusta esto: