Connect with us

Política

Ordenan que autos secuestrados a Catrambone y Saillén sean usados para combatir el coronavirus

El juez federal N°1, Ricardo Bustos Fierro, habilitó la feria judicial y ordenó poner a disposición de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) siete vehículos secuestrados en la causa en la que se investiga a los líderes del sindicato de recolección de Córddoba (Surrbac), Mauricio Saillen y Pascual Catrambone, por múltiples presuntos delitos.

En la causa se investiga una asociación ilícita, lavado de dinero, usura y defraudación, y de acuerdo con el juez, ambos gremialistas habrían formado una asociación para cometer delitos económico-financieros en perjuicio de los afiliados al gremio como en contra del mismo sindicato, de la asociación mutual del Surrbac y de la obra social.

El "objetivo último", señaló, era "beneficiarse ellos y sus familiares y/o allegados directos (…)".

Ambos estuvieron presos siete meses, recobraron la libertad tras pagar una fianza de 10 millones cada uno, pero esta semana Catrambone fue detenido nuevamente acusado de agredir a su pareja.

Los vehículos en la causa

En un fallo del año pasado, el magistrado había enumerado los vehículos que habrían adquirido los acusados, los valores y el tipo de rodado.

En el listado judicial aparecían, en distintos años, 37 vehículos (39 en total, con dos que no figuran en la nómina), entre autos, motos, camionetas, un UTV y un camión valuados en 16.426.000 pesos, según la cotización de cada uno al momento de las inscripciones en el registro.

Sin embargo, para la Justicia federal, los valores de cuatro de los 33 vehículos se desconocen hasta el momento.

Todos esos autos están en un depósito judicial ubicado en el Aeropuerto Internacional Córdoba.

El juez indicó en un fallo anterior que “quedó acreditado”, por el momento, “tanto la relación de parentesco como de la organización gremial, que los acusados podrían haber ofrecido inscribirse como titulares tanto de los vehículos como de los inmuebles, terrenos, etcétera, a fin de permitirles a los líderes de la organización gremial o sus principales colaboradores ocultar bienes cuyo origen les resultaría difícil de explicar”.

A disposición de la PSA

Este viernes, Bustos Fierro ordenó que la PSA tenga a disposición los siete vehículos incautados el año pasado tras varios allanamientos en los hogares de los imputados. Son cinco camionetas Volkswagen Amarok V6, un Jeep Renegade Sport y un Renault Kangoo.

El magistrado mencionó la conformidad de la Unidad de Información Financiera (UIF), querellante en la causa, con la afectación provisoria de los bienes secuestrados con el fin de darle una "utilidad pública" para combatir la pandemia con todos los "recursos disposibles".

Para eso, la UIF solicitó que los vehículos queden en manos de la PSA como depositario judicial y señaló que "si bien la norma asigna un destino claro a los bienes producto de conducta de lavado de activos, no es menos cierto que el contexto actual permite asignarles temporalmente otra función mucho más urgente".

El juez ordenó que los gastos de traslado, mantenimiento y aseguramiento de los rodados quedarán a cargo de la UIF.

Todos los autos secuestrados en septiembre de 2019

Amarok. De los Saillén. (José Hernández/Archivo)

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

🌐
A %d blogueros les gusta esto: