Connect with us

Tech

Un negocio millonario se esconde en el Norte argentino: un animal es la «llave» contra el coronavirus y lo exportamos

Published

on

La búsqueda de un tratamiento efectivo contra la COVID-19 lleva a los investigadores a no descartar ninguna vía de trabajo que pueda ser viable. Y así es como un equipo de científicos ha encontrado una nueva esperanza en un lugar tal vez inesperado: los anticuerpos producidos por las llamas. Un estudio publicado en la revista Cell y firmado por investigadores de las universidades de Texas (EEUU) y Gante (Bélgica) abre una posible vía de tratamiento del SARS-CoV-2 gracias a anticuerpos procedentes de las llamas, mamíferos artiodáctilos. El animal elegido es una llama que, además, es autóctona de la Argentina.

Esta investigación si bien es preliminar, puede servir para un posible tratamiento si los resultados se mantienen en estudios, en animales y humanos.Se debe precisar que los científicos han recurrido a las llamas durante mucho tiempo para la investigación de anticuerpos. Por ejemplo, en la última década, han usado sus anticuerpos en ensayos sobre VIH e influenza, encontrando varias terapias prometedoras. La sangre de Winter −una llama de color cacao, con patas delgadas, orejas torcidas y pestañas envidiables− podría contener un arma importante para combatir el nuevo coronavirus.

Los investigadores vincularon dos copias de un tipo especial de anticuerpo producido por las llamas para crear uno nuevo “que se une firmemente” a la proteína Spike (S) del coronavirus, que es clave para que este pueda penetrar en las células humanas. Las pruebas iniciales “in vitro” indican que el nuevo anticuerpo bloquea a los virus que tienen en su envuelta -una suerte de envoltura- la proteína Spike para que no infecte a células en cultivo, según explica la Universidad de Texas en un comunicado.

Uno de los firmantes principales del estudio, Jason McLellan, de la Universidad de Texas, destacó que “este es uno de los primeros anticuerpos conocidos para neutralizar el SARS-CoV-2″, que causa la Covid-19. El equipo se está preparando para realizar estudios preclínicos en animales como hamsters o primates no humanos, con la esperanza de realizar en un futuro pruebas en humanos, con el objetivo es desarrollar un tratamiento que ayude a las personas poco después de la infección con el virus. “Las vacunas deben ser administradas uno o dos meses antes de la infección para proporcionar protección, mientras que las terapias de anticuerpos son eficaces tras la administración y pueden emplearse para tratar alguien que ya está enfermo para disminuir la gravedad de la enfermedad”, explicó McLellan.

Idiomas
A %d blogueros les gusta esto: