Connect with us

Tech

La “otra Wuhan”: como es el nuevo y peligroso centro del coronavirus

La pandemia global de coronavirus COVID-19 generó que miles de millones de personas en todo el planeta modificaran sus rutinas diarias y laborales con el objetivo de combatir de una mejor forma la propagación del virus surgido en la ciudad china de Wuhan.

Mientras la situación regresa lentamente a la normalidad en Wuhan, según un informe de la BBC Mundo, al extremo norte de China la situación parece ser muy diferente. E incluso, volver a complicarse.

¿Por qué? En Harbin, capital de la provincia fronteriza con Rusia de Heilongjiang, las autoridades tomaron la decisión de reforzar sus medidas restrictivas para sus 10 millones de habitantes: la semana pasada surgió un rebrote con 52 casos positivos locales del nuevo coronavirus.

A raíz del temor que la ciudad pueda convertirse en el nuevo epicentro de contagios del gigante asiático, las autoridades locales aislaron la ciudad y bloquearon la salida de todos sus residentes.

Otras medidas

De acuerdo al informe elaborado por la BBC, se instalaron puntos de control en aeropuertos y estaciones de tren para analizar a los extranjeros que quieran ingresar a este territorio.

Los extranjeros, incluso, deberán permanecer confinados por 28 días y someterse a exámenes de ácido nucleico y de anticuerpos.

Los cuatro distritos donde se encontraron casos de positivo por SARS-CoV-2, como se llama el nuevo coronavirus causante de la pandemia de Covid-19, deben afrontar una ‘cuarentena total’ durante las próximas dos semanas.

Las autoridades de Harbin además prohibieron el ingreso de personas a dependencias públicas o complejos residenciales -excepto a los propios residentes- si antes no se comprueba que están libres del virus a través de aplicaciones de celular creadas especialmente para ello.

Estas medidas se suman a las de distanciamiento social, con el veto a la celebración de matrimonios, funerales o cualquier reunión que aglomere a varias personas.

La nueva preocupación

De este modo, vuelven a cobrar protagonismo las imágenes de bloqueo de las ciudades chinas que parecían superadas.

Para los especialistas, lo ocurrido en Harbin es un claro ejemplo de que aún es prematuro para que el país asiático festeje una victoria en su pelea contra el coronavirus.

Es decir, aún continúa latente la amenaza de nuevos brotes y contagios tanto para China como para cualquier otro país del mundo.

¿Contagios provenientes de Rusia?

Las autoridades chinas trabajan en la búsqueda de hallar evidencia clara respecto a su origen. En ese sentido, los especialistas deslizaron que los nuevos casos podrían haber sido importados desde Rusia.

Harbin tiene una relación histórica con ese país. Por ejemplo, ya en la década de 1920, la ciudad china tenía la mayor población rusa fuera de Rusia.

Actualmente, aún existe una gran población de rusos en Harbin y hasta su arquitectura es llamada y conocida como la "Moscú del Oriente".

Pese al arribo de la pandemia, esta estrecha no se cortó debido a que no se cancelaron los vuelos que conectaban la ciudad con el país liderado por Vladimir Putin. De este modo, el tránsito de ciudadanos entre un sitio y otro continúo normalmente.

En Rusia ya se confirmó la existencia de más de 87.000 casos, según los datos de la Universidad de Johns Hopinks.

La cifra ubica a Rusia dentro de los diez países del mundo con mayor cantidad de contagios (incluso superando a China, de acuerdo con sus números oficiales).

A lo anterior se suma que en las últimas semanas Pekín reportó cientos de casos procedentes de Rusia.

En ese contexto, recientemente se informó del ingreso de 66 personas contagiadas entre un grupo de chinos que regresaron desde Moscú a través de la ciudad de Manzhouli, un punto fronterizo ubicado en la región autónoma de Mongolia interior.

El viernes 10 de abril pasado, incluso, se reportó la llegada a Shanghái de 60 personas contagiadas en un vuelo también procedente de Rusia.

De este modo, Harbin no sería la excepción y por esa razón decidieron bloquear la ciudad.

Según la agencia de noticias Reuters, las autoridades sanitarias de esta urbe pusieron bajo observación a unas 1400 personas en busca de signos del virus.

¿Cuándo terminará la pandemia?

El control de la pandemia es una tarea compleja y el caso de Harbin generó que muchos expertos se cuestionen cuáles son las medidas que a largo plazo realmente funcionarán para combatir la enfermedad.

Este virus no es igual a otros desastres naturales que hemos vivido, como terremotos o huracanes, que son limitados geográficamente y en el tiempo. Tú sabes que se van a terminar”, destacó Panagis Galiatsatos, profesor de cuidados intensivos de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en diálogo con BBC Mundo.

"Este virus, en cambio, está dictando su propia línea de tiempo. La pregunta, entonces, no es cuándo esto va a terminar, es cómo vamos a continuar", agrega.

Para el académico, no es sorpresivo un rebrote en ciudades de China, como Harbin, principalmente porque hasta el momento es muy difícil saber a ciencia cierta cuánta gente padece la enfermedad.

“Aunque logremos reducir la cantidad de casos, no sabemos cuántas personas están contagiadas y son asintomáticas, y lo siguen contagiando. Y esto es muy importante para saber qué vamos a hacer respecto a las cuarentenas y el aislamiento”, remarcó.

De esta manera, según Galiatsatos mientras no se logre crear una vacuna que inmunice a la población, será “muy difícil que los países logren realmente controlar la pandemia”.

"Hay muchas preguntas que aún no han podido ser aclaradas. Mi preocupación es que probablemente vamos a seguir viendo rebrotes de este virus. Tú puedes mantener a toda la gente en sus casas, poner guardias y vigilancia, pero ¿por cuánto tiempo? Apenas la gente vuelva a reunirse, la infección va a rebrotar", concluyó.

🌐
A %d blogueros les gusta esto: