Connect with us

Política

El problema de Caja del gobernador Schiaretti

Agotando el manual del optimismo forzado, muchos gobernantes dicen que las crisis pueden ser una oportunidad. Alberto Fernández sería un ejemplo, en estos días de pandemia y de preocupación por la situación económica. Según la mayoría de los sondeos de opinión, el Presidente consolidó su imagen, alejándose de la sombra de su influyente vicepresidenta, Cristina Fernández.

Las crisis pueden ser también un momento para decisiones fuertes, que no se tomarían en tiempos de calma.

Es lo que estaría pergeñando el gobernador Juan Schiaretti en estos días de confinamiento. Sólo comparte algunos de sus planes con dos integrantes de su círculo más próximo, ambas mujeres.

La Caja de Jubilaciones es un barril sin fondo. En el oficialismo, y en la oposición intuyen que el mandatario tomará decisiones, antes de que el coronavirus sea sólo un mal recuerdo.

Los números del organismo previsional asustan. El déficit podría acercarse este año a 30 mil millones de pesos, aunque nadie lo admitirá en público.

En el Centro Cívico, hay una certeza, en medio de la incertidumbre. El Gobierno nacional sólo cumplirá con lo que está firmado: 12 cuotas de 617 millones de pesos mensuales, que harán un total de 7.400 millones de pesos. Más el plan de pago en ocho cuotas de una deuda de 2.400 millones de pesos que dejó la anterior gestión macrista en la Anses.

En total, serán unos 9.800 millones de pesos que vendrán del poder central. Ni un peso más.

Es decir, que el tesoro provincial tendrá que afrontar un agujero fiscal de unos 20 mil millones de pesos en este 2020.

“El déficit de la Caja es un cáncer que en algún momento alguien tendrá que extirpar”, graficó un exfuncionario peronista que conoce lo que es lidiar con ese agujero fiscal.

Hace falta una decisión política y también una herramienta eficaz para licuar el problema. Schiaretti tiene en los papeles varias alternativas. Todas significarían un alto costo político.

Diferir los aumentos para los pasivos, como hizo José Manuel de la Sota, es una posibilidad.

Esta medida sólo traería oxígeno a las cuentas provinciales si hay alta inflación. Es lo que indican los pronósticos para los próximos meses. Por lo tanto, es una iniciativa no descartable.

Quienes leen entrelíneas no creen ingenua la última decisión que tomó Schiaretti: rebajarse el 45 por ciento su salario, lo que impacta en la planta política.

Es un ahorro total de $ 21 millones por mes; una gota en el desierto para aliviar las cuentas públicas, si se tiene en cuenta que pagarles a activos y a pasivos demanda casi $ 14 mil millones mensuales. Pero el recorte del gobernador y su equipo fue una señal para quienes cobran suculentos sueldos y haberes.

La reunión del martes pasado de Schiaretti con Mario Negri y Ramón Mestre, que intentó ser secreta, puede marcar algo.

Dicen que no hubo definiciones en ese encuentro de cinco. También estuvieron el vicegobernador Manuel Calvo y Oscar González, la tercera autoridad en la línea de sucesión.

Los radicales están convencidos de que el Gobierno filtró la charla. Ahora, Negri y Mestre se preguntan si no fueron al Centro Cívico para que el gobernador les diera el abrazo del oso.

¿Qué significa? Que Schiaretti esté por tomar medidas con fuerte rechazo social y esa reunión reservada los podría involucrar en el reparto del costo político. Pandemia, suspicacias y dudas.

Recorte. Schiaretti se recortó un 45% su salario, pero no alcanza. (La Voz)

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

🌐
//zuphaims.com/4/4068622
A %d blogueros les gusta esto: