Connect with us

Tech

El “empresario trucho” que se hizo millonario vendiendo barbijos que nunca entregó: cómo logró estafar a tanta gente

Ricardo de Sousa hizo millones vendiendo drones, masajeadores de cuello, entre otros. En febrero, lanzó lo que podría convertirse en la mayor operación de especulación con máscaras faciales de Internet a través de correo electrónico.

Mil millones de e-mails fueron enviados. Especialmente, a conservadores estadounidenses.

Cuando las personas comenzaron a darse cuenta de lo esencial que es utilizar un barbijo, más de mil millones de correos electrónicos como estos llegaron a las bandejas de entrada. Con el lema: "¡protegerte a ti y a tu familia, es vital!". Sin embargo, las personas que compraron recibieron máscaras sin certificación y de pésima calidad.

Las máscaras se vendieron por completo rápidamente.

La empresa SafeMask promocionaba sus máscaras como reutilizables cuando no lo eran: sin embargo, no existe tal empresa. Sousa creó el nombre a mediados de enero para revender barbijos y mascarillas que él había comprado en Turquía y en China.

No son reutilizables, cuando fueron vendidas como reutilizables. No tienen certificación europea ni tampoco la de la FDA en Estados Unidos. La publicación también las promocionaba como “mascarillas con filtro azul”: todas mentiras para el consumidor.

En la mayoría de los casos, las personas no recibieron la compra o recibieron un producto de mala calidad. ¿Quién envió los mails? Varias personas denunciaron a Ricardo de Sousa y a su empresa fantasma, entre ellos, un actor por publicidad engañosa.

🌐
A %d blogueros les gusta esto: