Connect with us

Tech

El respirador low cost del Gobierno: se fabrica en Rosario y va a llegar a los hospitales de todo el país

La pandemia mundial de coronavirus COVID-19 generó que médicos y profesionales de la salud se preocuparan de forma inmediata por la escasez de respiradores artificiales alrededor del planeta.

La dramática situación sufrida en países como Italia o España fue la que inspiró a desarrolladores de la empresa Inventu a trabajar en un proyecto de estas características.

La firma se puso en campaña contra reloj y adelantó que en menos de un mes tendría el prototipo de un respirador artificial económico para ser producido a gran escala.

La empresa pudo cumplir su promesa y ya presentó oficialmente el modelo, que ahora aguarda la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat).

Los investigadores que trabajaron en el desarrollo de un respirador artificial low cost confirmaron que el modelo superó con éxito todas las pruebas y ratificaron que podrá comenzar a fabricarse a gran escala para afrontar la lucha contra el avance de la pandemia.

¿Cómo es el dispositivo?

Desde Inventu remarcaron que el respirador está desarrollado para pacientes afectados únicamente por coronavirus.

Es decir, la terminal no posee elementos para asistir a pacientes que padecen otras enfermedades respiratorias, como sí tienen otros respiradores artificiales similares que actualmente se utilizan en el sistema de salud.

Este es uno de los motivos que permite convertir al prototipo rosarino en un equipo de bajo costo, ya que apenas requiere para su montaje de unas 20 piezas.

El valor total del equipo oscila entre los US$ 2.000 y US$ 3.000 cada uno. La cifra es considerablemente inferior respecto a los US$ 20.000 o US$ 30.000 que cuestan actualmente los respiradores artificiales que se comercializan en el mercado.

Los funcionarios destacaron que los fondos necesarios para llevar adelante el proyecto están garantizados por los aportes de los Estados municipal, provincial y Nacional.

La presentación

Un grupo de profesionales y estudiantes de la Universidad Pública de Rosario (UNR) explicaron punto por punto el desarrollo del proyecto, que contó con el apoyo de la casa de altos estudios, el Gobierno nacional, la gobernación santafesina y el municipio local.

Una de las grandes novedades fue que durante la presentación, los impulsores confirmaron que se pudieron incrementar las estimaciones de producción proyectadas luego de llevar adelante las pruebas.

En ese sentido, los desarrolladores estimaban construir 100 unidades por semana en un principio. Sin embargo, tras completar las fases de prueba y el relevamiento de los elementos nacionales disponibles, esa cifra se incrementó y se podrán fabricar finalmente hasta 1.000 unidades por semana.

El último paso

Para iniciar la producción en gran escala solo falta ahora la aprobación formal de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) para iniciar la fabricación en serie.

“Puedo dar fe de que hace 15 días hay un equipo de rosarinas y rosarinos que no duerme. Y que con una pasión indescriptible se puso un objetivo por delante: poder diseñar un prototipo de ventilador de transición para la afectación específica a la emergencia por coronavirus”, explicó el rector de la UNR, Franco Bartolacci.

El rector contó que su entidad respaldó a los investigadores con un aporte de dos millones de pesos en un primer momento y detalló que esa casa de altos estudios fue la encargada de llevar adelante las gestiones para contar con el apoyo de diferentes niveles del Estado.

Las últimas pruebas piloto fueron testeadas por técnicos, ingenieros y profesionales de distintas áreas del sistema de salud y concluyeron con éxito.

Estamos preparándonos para una situación muy compleja. Y este prototipo sintetiza el esfuerzo colectivo, de los innovadores, de la universidad y de todas las partes”, celebró el ministro de Educación, Nicolás Trotta.

La historia del proyecto

Antes de iniciar el desarrollo del proyecto se analizó la disponibilidad local de los insumos y piezas requeridos para la fabricación del respirador, a partir de la situación mundial, que complica las importaciones de distintas piezas.

Por ejemplo, las pantallas, de origen chino, se recibirán gracias a dos envíos que arribarán al país cada semana.

Por otro lado, Fabricaciones Militares realizó también un aporte acompañando a los desarrolladores por todo el país buscando piezas e industrias que pudieran aportar materiales al proyecto.

Una vez finalizado el modelo, que contó con el apuntalamiento de profesionales de la salud del sector público y privado, se lo puso a prueba en los simuladores pulmonares más complejos del país.

Lo que dijeron desde la empresa

Roberto Bisso, CEO de Inventu, y Simón Carpman, ingeniero mecánico y uno de los socios de la compañía, explicaron que como parte de los protocolos exigidos por la Anmat debe presentarse un informe de gestión de riesgo que ya está elaborado por las investigadores.

Los ejecutivos detallaron que el equipo luego será sometido a pruebas para descartar riesgos y verificar su eficiencia. “Si supera ese trámite comenzará, de inmediato, a fabricarse”, resaltaron.

En ese contexto, el gobernador santafesino, Omar Perotti, adelantó que el ministro de Salud, Ginés González García, está en conocimiento del proyecto y prometió, más allá de que deban desarrollarse los testeos sobre la máquina, se actuará "como este momento de emergencia requiere”.

Los representantes de Inventu -firma integrada por doce estudiantes y egresados de la UNR que trabaja desde hace ocho años en proyectos de ingeniería mecánica, electrónica y eléctrica- se encargarán de testear y garantizar la calidad de los equipos.

🌐
A %d blogueros les gusta esto: