Connect with us

Política

La Corte rechazó una indemnización exigida a Techint por la desaparición de un trabajador durante la dictadura

La Corte Suprema de Justicia (Nicolás Aboaf)

La Corte Suprema de Justicia rechazó un reclamo para que Techint abone una indemnización por la desaparición de un trabajador durante la dictadura. El voto de la mayoría, que sienta un precedente importante para otras empresas, fue firmado por los magistrados Elena Highton, Ricardo Lorenzetti y Carlos Rosenkrantz (presidente) aunque cada uno lo formalizó en un voto diferente. En minoría quedaron Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti.

En su sentencia, el máximo tribunal ratificó la jurisprudencia del caso Villamil de 2017 y precisó que los reclamos patrimoniales vinculados a crímenes de lesa humanidad prescriben.

Para entender el reclamo realizado contra la familia Rocca -propietaria de Techint- hay que remontarse al 5 de mayo de 1977, cuando fueron secuestrados Enrique Ingeniero e Irma María Pompa. En ese entonces la mujer estaba embarazada de tres meses y fue detenida ilegalmente en su casa. Ingeniero, que trabajaba para el holding empresario, fue secuestrado en oficinas de la compañía. Desde entonces el matrimonio está desaparecido y nunca se supo qué pasó con el bebé de ambos.

En 2008, María Gimena Ingeniero, hija de Enrique e Irma María, inició un recorrido judicial en el fuero laboral. La mujer, que en el momento de la desaparición de sus padres tenía un año, consiguió fallos favorables, pero Techint apeló hasta llegar a la Corte Suprema, que en la reunión de acuerdos de este martes terminó dándole la razón al grupo vinculado a la construcción y la ingeniería.

En su voto Lorenzetti se pronunció en el sentido de revocar la sentencia apelada y rechazar la demanda al considerar que era de “indiscutible aplicación la doctrina fijada en los referidos precedentes en los que el Tribunal afirmó que no era atendible el argumento en virtud del cual la acción para reclamar el resarcimiento patrimonial es imprescriptible porque nace de delitos de lesa humanidad, imprescriptibles desde la óptica del reproche penal, porque la primera ataña a materia disponible y renunciable, mientras que la segunda, relativa a la persecución de los delitos de lesa humanidad, se funda en la necesidad de que los crímenes de esa naturaleza no queden impunes, es decir, en razones que exceden el interés patrimonial de los particulares afectados”.

El fallo completo:

Noticia en desarrollo

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

🌐
A %d blogueros les gusta esto: