Connect with us

Política

Todos los condenados ya dejaron la cárcel y la mayoría cumplió su condena

Omar Chabán, el ex gerenciador de Cromanón que falleció en 2014 mientras cumplía prisión domiciliaria (NA)

La tragedia de Cromañón tuvo cuatro juicios orales en los que fueron juzgadas 26 personas de las cuales 21 fueron condenadas y 18 de ellas fueron a prisión. Pero todos ya salieron de la cárcel y la mayoría tiene la condena cumplida. Excepto un inspector del gobierno de la ciudad de Buenos Aires que fue condenado pero su caso no está cerrado.

El único que sigue detenido es Eduardo Vázquez, baterista del grupo de rock Callejeros, pero por el crimen de su esposa Wanda Taddei, por el que fue condenado a prisión perpetua y está en la cárcel de Ezeiza.

El primer juicio por Cromañón fue el que se conoció como “Bomberos”, una derivación de la investigación por el incendio del boliche. Se juzgó y condenó a empresarios e integrantes de la Superintendencia Federal de Bomberos de la Policía Federal por pagar y cobrar coimas a empresas por certificados de tratamientos contra incendios o sus revalidas.

Alberto Corbellini, jefe de la División de Prevención de incendios de la Superintendencia, y Rubén Fuertes, gerente de las empresas “Ipex S.A.” y “Bausis S.A.” fueron condenados en febrero de 2008 por el Tribunal Oral Criminal 24 –que hizo tres de los cuatro juicios– a cuatro años de prisión por el delito de cohecho (coimas). Ambos quedaron detenidos en septiembre de 2010 cuando la Corte Suprema confirmó las condenas.

En ese juicio también fueron condenados Luis Perucca, de las mismas empresas, a dos años y nueve meses de prisión, y los integrantes de la Superintendencia Marcelo Nodar y Marcelo Esmok a cuatro y dos años y medio de prisión, respectivamente. Nodar fue el primer detenido con condena firme del caso Cromañón. Ocurrió el noviembre de 2009. Perucca y Esmok no fueron presos porque no tuvieron condenas de cumplimiento efectivo. Los tres detenidos de ese juicio ya están en libertad y con las condenas cumplidas.

El segundo juicio fue el más trascendente porque fue por el incendio del lugar que provocó la muerte de 194 personas y lesiones en más de 1400.

Fueron juzgados el gerenciador de Cromañón Omar Chabán, los músicos de Callejeros y tres funcionarios del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, entre otros.

Los jueces Marcelo Alvero, María Cecilia Maiza y Raúl Llanos condenaron a Chabán a 20 años de prisión; al manager de Callejeros Diego Argañaraz y al subcomisario Carlos Díaz a 18 años; a las ex funcionarias Fabiana Fiszbin (era subsecretaria de Control Comunal del gobierno porteño) y Ana María Fernández (ex directora adjunta de Fiscalización y Control) a dos años y cuatro meses; a la mano de derecha de Chabán, Raúl Villareal, a un año en suspenso y a realizar tareas comunitarias. Los magistrados entendieron que cometieron el delito de estrago doloso porque debieron haberse representado que una tragedia así podría ocurrir por los incendios anteriores que tuvo el boliche y por el pago de coimas para que no sean controlados por la Policía Federal. En tanto, a los funcionarios se les reprochó el delito de incumplimiento de sus deberes.

Patricio Fontanet, ex líder de “Callejeros”, el último de los músicos en salir de la cárcel
Patricio Fontanet, ex líder de “Callejeros”, el último de los músicos en salir de la cárcel

Y en ese juicio fueron absueltos los músicos de Callejeros Patricio Fontanet, Eduardo Vázquez, Juan Carbone, Christian Torrejón, Maximiliano Djerfy, Elio Delgado y Daniel Cardell; el comisario Miguel Angel Belay y el ex director general de Fiscalización y Control Gustavo Torres.

Pero la decisión fue revocada por la Cámara Federal de Casación Penal que en abril de 2011 modificó el delito –dijo que se trató de un estrago culposo, que tiene una pena menor– y condenó a los Callejeros porque fueron coorganizadores con Chabán del recital.

El tribunal oral fijó las nuevas penas que luego fueron modificadas por Casación: para Chabán 10 años y nueve meses de prisión; para Díaz ocho años; para Fontanet siete años; para Villarreal seis años; para Argarañaz, Torrejón, Carbone, Djerfy y Delgado cinco años; para Cardell tres años; para Fiszbin cuatro años; para Torres tres años y nueve meses de prisión; y para Fernández tres años y seis meses que luego fue rebajada a dos años y 10 meses. Todas de cumplimiento en la cárcel.

Los condenados quedaron detenidos el 21 de diciembre de 2012. Un día antes la Cámara de Casación rechazó las apelaciones para llegar a la Corte Suprema y dispuso su inmediata de detención.

Estuvieron presos cerca de un año y ocho meses porque en agosto de 2014 la Corte aceptó tratar los casos de varios de ellos. Quedaron en libertad los músicos de Callejeros, Villarreal y los tres ex funcionarios. Siguieron presos Vázquez -que ya estaba detenido por el crimen de Taddei- Chabán, Díaz y el manager Argarañaz porque sus condenas ya estaban confirmadas.

Eduardo Vázquez, ex baterista de “Callejeros”, que sigue preso por el crimen de su esposa
Eduardo Vázquez, ex baterista de “Callejeros”, que sigue preso por el crimen de su esposa

Todos volvieron a prisión en abril de 2016 después que Casación primero y la Corte después dejaron firmes la sentencia. Allí comenzaron a cumplir la pena. Algunos como el ex subcomisario Díaz, Djerfy y Fernández recibieron la prisión domiciliaria. Y todos al cumplir los dos tercios de la condena accedieron a la libertad condicional.

En mayo pasado, Fontanet salió de la cárcel. Fue el último de los músicos de Callejeros en recuperar la libertad porque fue el que recibió la pena más alta. Estuvo alojado en el pabellón del Programa Interministerial de Salud Mental de la unidad de Ezeiza.

Los ex funcionarios, Argarañaz, Cardell y Díaz ya cumplieron la condena. El resto de los músicos de Callejeros todavía no y recién lo harán en agosto del año que viene, cuando ya queden definitivamente desvinculados del caso.

Mientras tanto deben cumplir una serie de pautas. Entre ellas pedir permiso si quieren hacer recitales. Ese es el caso de Fontanet y el bajista Torrejón que integran la banda “Don Osvaldo” y que cuando tocaron en Córdoba en junio pasado debieron pedirle permiso a la Justicia de Ejecución, que tiene a su cargo el cumplimiento de las penas.

Ahora solicitaron una nueva autorización. Es para viajar a tocar a Uruguay –a la ciudad de Canelones– el próximo 19 de enero. El juez José Pérez Arias ya le dio el aval a Fontanet y el magistrado Marcelo Peluzzi debe resolver el caso de Torrejón.

Fabiana Fiszbin, una de las ex funcionarias condenadas (Télam)
Fabiana Fiszbin, una de las ex funcionarias condenadas (Télam)

El único de los acusados por el caso que había estado detenido antes de la condena fue Chabán. El ex gerenciador del Cromañón estuvo cinco meses detenido en 2005 cuando se investigaba el caso. Luego fue liberado, detenido nuevamente y después otra vez excarcelado. Llegó en libertad al juicio oral y cuando su condena quedó firme fue preso por tercera vez. Iba a ser la última. Por su estado de salud le otorgaron la prisión domiciliaria. Sufría de un linfoma de Hodgkin y falleció el 17 de noviembre de 2018 en el hospital Santojanni. Tenía 62 años. De estar vivo, Chabán estaría cumpliendo la condena.

El tercer juicio por la tragedia de Cromañón finalizó el 13 de julio de 2012. Fueron juzgados por el Tribunal Oral Criminal 24 Rafael Levy, dueño del complejo donde estaba el boliche, el comisario Gabriel Sevald y tres ex funcionarios de seguridad del gobierno de la ciudad de Buenos Aires: el secretario Juan Carlos López, el subsecretario de Seguridad Urbana, Enrique Carelli, y el director del Servicio de Seguridad Privada, Vicente Rizzo.

El único condenado fue Levy. Recibió una pena de cuatro años y medio de prisión por el delito de incendio culposo calificado. Fue detenido el 5 de diciembre de 2014 cuando la condena fue firme. Ya salió de la cárcel de Ezeiza con libertad condicional.

Rafael Levy, dueño de Cromañón y uno de los últimos condenados por la tragedia (NA)
Rafael Levy, dueño de Cromañón y uno de los últimos condenados por la tragedia (NA)

Los funcionarios juzgados en los dos juicios integraron el gobierno de Anibal Ibarra, quien fue destituido en marzo de 2006 en un juicio político que hizo la Legislatura porteña por el caso Cromañón. En la causa estuvo imputado pero fue sobreseído en todas las instancias.

El cuarto y último juicio lo realizó el Tribunal Oral Criminal 3. El inspector del gobierno de la ciudad Roberto Calderini fue condenado en abril de 2016 por haber cobrado coimas para habilitar irregularmente Cromañón.

La pena es de cumplimiento efectivo pero Calderini está libre y su condena bajo revisión. Si es confirmada será detenido y se convertirá en el último condenado y detenido por la tragedia de Cromañón.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

⚐ Idioma »
A %d blogueros les gusta esto: