Connect with us

ciudad

Sukerman: “El municipio controla pavadas y no las cosas importantes”

El concejal Roberto Sukerman estuvo este domingo en los estudios de Radio 2, donde habló del 2019 en materia electoral e hizo hincapié en algunas diferencias con la gestión socialista que, asegura, ya está “agotada”. También arrojó que en las áreas de fiscalización “se controlan las pavadas”.

Esta semana renovaron autoridades en el Concejo y ratificaron a las autoridades .En la presidencia a Alejandro Roselló, a Aldo Pedro Poy y Sukerman, quien al respecto reflexionó: “Para nosotros es una alegría y lo que hace es ratificar que somos la segunda fuerza en la ciudad”. Igualmente el Concejo “tiene cosas para mejorar” porque aspira a que pase de tener “menos gestión y más producción legislativa”, dijo.

“Como la Municipalidad no da respuestas a los reclamos de los vecinos, todo termina llegando al Concejo. Por ejemplo, con el Observatorio de Seguridad, vamos los concejales a las reuniones que se generan en los distintos barrios, somos los únicos que vamos”, afirmó Sukerman en el programa Todavía no es tarde, que conduce Daniel De Paola. “Hay una desatención y desigualdad muy importante en los barrios de la ciudad. Hay una dejadez absoluta”, sentenció. Y cree que la municipalidad “tiene un mapa muy pequeño”.

Sukerman pasó por el programa Todavía no es tarde.

“En Rosario hay una gestión que está absolutamente agotada y no da respuestas a las necesidades. Cuando escucho que Verónica Irizar dice Rosario futuro, me pregunto ¿cómo futuro? Hace 30 años que gobiernan la ciudad. El futuro lo podemos ofrecer los que nunca gobernamos la ciudad”, explicó.

De todas formas reconoció que Rosario “tiene un nivel de obras que hace muchísimos años no ha tenido y es porque el gobierno de la provincia está principalmente haciendo esas obras”. Y agregó: “Como el Socialismo entiende que perdió votos en el centro de la ciudad de Rosario, entonces empezó a volcarse más a hacer cosas en los barrios”.

“Rosario tiene que pensarse metropolitanamente. Rosario ha expulsado a rosarinos que se han tenido que ir a vivir fuera de la ciudad porque no encontraban un lugar para poder hacerse una casa. Hasta a las industrias expulsó”, advirtió. Y argumentó: “He escuchado también decir a Irizar que para ellos es una prioridad la producción y el empleo, pero expulsaron a todas las industrias”.

Para Sukerman, “la sociedad rosarina le picó el boleto y le dijo basta a esta gestión” tras las últimas elecciones. También reconoce que le ha dado cosas buenas a la ciudad como por ejemplo la salud pública, pero hoy ese sector también está en crisis. Ese mismo desgaste cree que ocurre en la parte de cultura. “Rosario en el área de cultura termina siendo una productora, contrata artistas y los pone a disposición de la sociedad para que los vaya a ver. La cultura es otra cosa”, renegó.

Fútbol y violencia

El tema del fútbol no fue soslayado en la entrevista y teniendo en cuenta que este domingo se juega el Superclásico entre River y Boca, hizo un paralelismo con Central y Newells. “Acá ni siquiera se intentó jugar el clásico y había que jugarlo. Teníamos esperanzas en que se pueda jugar un clásico en paz y no un día de semana a puertas cerradas en Buenos Aires. Fue una vergüenza. Hay que recuperar esa paz social y entender que es un partido de fútbol”, dijo.

Además abordó el tema “trapitos y cuidacoches” y ejemplificó lo que ocurre tanto en el Gigante de Arroyito como en el Coloso del Parque. “Voy en el auto a la cancha y ya tengo alguien que me está diciendo que si no le pago no puedo dejar el auto y hasta a veces hay un inspector municipal y uno se pregunta: ¿me están cargando? Me están extorsionando y el Estado sólo mira”, reclamó.

Sostuvo que hace falta un gran acuerdo de los poderes del Estado para terminar con las mafias y con los violentos. “Al muchacho que te cuida el auto en cualquier otro lugar de la ciudad, que lo conoce de hace años lo ponemos en el mismo lugar que a los delincuentes. Dicen: «Hay que prohibir los cuidacoches» cuando todos los días convivimos con ellos en otros lugares sin problema, pero como en algunos espacios hay conflictos son todos delincuentes. No es así”, sentenció.

“Se controlan pavadas”

Para Sukerman, “la cuestión del control en general es un déficit de la Municipalidad”. “Sin control, no hay orden, y sin orden no hay progreso. Lo que uno ve son cuestiones que están mal y los vecinos denuncian y no pasa nada” explicó. Uno de esos tantos reclamos es el del transporte: “El tránsito en Rosario es caótico y no hay inspectores porque la Municipalidad no los quiere poner. No hay nadie que ordene el tránsito. Las cosas importantes no las controlan y después molestan a los comerciantes con un montón de trámites burocráticos. En las pavadas están controlando y en las cosas importantes, no. Eso genera un hastío”.

Sukerman también dejó en claro que cuando fue candidato a intendente hizo campaña haciendo eje en la seguridad, planteando en que buscaba crear una policía municipal. “Soy el autor de la ordenanza de videovigilancia que Mónica Fein nunca reglamentó ni aplicó. Yo no quiero más comisarías, la policía debe estar en la calle y las denuncias en los centros territoriales de denuncia”, reclamó. “Tenemos muchas propuestas, algunas están vigentes y no se cumplen”, manifestó.

El justicialismo en la ciudad hace tiempo que no gana. Sukerman analizó este escollo y dijo: “El peronismo ganó durante muchísimos años, hace mucho que no gana. Pero entendemos que el año que viene vamos a ganar. Hay renovación de dirigentes. Yo soy parte de una nueva generación. Lo más probable es que el próximo intendente o intendenta salga del Concejo municipal”.

Respecto de la quita de símbolos religiosos en espacios públicos como hospitales y escuelas dijo: “Me llama mucho la atención la postura del oficialismo. Vi que ayer fueron a prender el arbolito de Navidad, eso tiene que ver con la religiosidad y los concejales de Mónica Fein votaron para el retiro de las imágenes”, recriminó.

En cuanto a las elecciones de 2019, Sukerman reveló que en caso de ser intendente “absolutamente” citaría a toda la oposición para un consenso general. “Tomaría los mejores proyectos de cada uno, que es todo lo contrario a lo que hace esta gestión municipal. Hay proyectos que son importantes y nos los aprueban por mezquindad política. La ciudad que queremos está escrita, lo que hay que hacer es hacerlo. Hay que agarrar los proyectos y ejecutarlos”, concluyó.

Sukerman fue votado como vicepresidente del Concejo.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

⚐ Idioma »
A %d blogueros les gusta esto:
Enable Notifications    OK No thanks