Connect with us

Política

El video en que Chris Watts muestra a la Policía su casa tras regresar de esconder los cuerpos de su familia

El lunes 13 de agosto fue la última vez que Shannan Watts fue vista con vida. Eran las 2.30 am. Sus pequeñas, Bella y Celeste -4 y 3 años-, descansaban. No despertarían. Tras una discusión, Chris Watts, conocido también como “el monstruo de Denver” las mataría. Su esposa estaba embarazada.

Shannan -quien estaba embarazada de 15 semanas- y sus dos niñas habían sido reportadas como desaparecidas por su esposo en Frederick, a unos 50 kilómetros al norte de Denver, Colorado. Las autoridades lanzaron una profunda investigación el miércoles para dar con ellas. Pero el operativo no duró demasiado. Horas después Watts, de 33 años, confesaría que las había asesinado.

Los oficiales del Departamento de Policía de Frederick ingresan a la propiedad de Chris Watts cuando éste llegaba de esconder los cuerpos de su esposa Shannan y sus hijas Bella y Celeste

Chris Watts muestra a las autoridades la habitación de Celeste, una de sus hijas a las que asesinó
Chris Watts muestra a las autoridades la habitación de Celeste, una de sus hijas a las que asesinó

Chris Watts con un oficial de policía en uno de los baños de la vivienda
Chris Watts con un oficial de policía en uno de los baños de la vivienda
Nicole Atkinson, la amiga de Shannan Watts que advirtió a la Policía sobre la desaparición de la mujer. A su lado “el monstruo de Denver” evitando el contacto visual
Nicole Atkinson, la amiga de Shannan Watts que advirtió a la Policía sobre la desaparición de la mujer. A su lado “el monstruo de Denver” evitando el contacto visual

Nicole Atkinson llama a amigos y familiares de Shannan… parece la única preocupada por la desaparición de su amiga, mientras Chris Watts permanece a su lado cruzado de brazos
Nicole Atkinson llama a amigos y familiares de Shannan… parece la única preocupada por la desaparición de su amiga, mientras Chris Watts permanece a su lado cruzado de brazos

En esos dos frenéticos días, el “monstruo de Denver” había hecho la denuncia, había permitido que los investigadores llegaran hasta su vivienda y hasta había ofrecido una entrevista a un canal de noticias local. Siempre se mostró de la misma forma: tranquilo, impostando una presunta preocupación por saber dónde estaba su familia. Todavía no había señalado a las autoridades dónde había ocultado sus cuerpos.

Ahora salió a la luz un video de 8 minutos de duración que muestra la frialdad de Watts mientras es entrevistado por primera vez por el Departamento de Policía de Frederick en su propiedad, el mismo lugar donde masacró a Shannan, Bella y Celeste.

La bodycam de uno de los oficiales registró toda la visita o gran parte de ella, desde que ingresan a la vivienda y hablan con Watts que responde mayormente de forma breve. Los diálogos son apenas audibles. Junto a él está la amiga que de Shannan que fue la última en verla con vida: Nicole Atkinson.

Fue ella quien se comunicó con las autoridades en primer lugar porque no podía encontrar a su amiga. Los oficiales arriban a la casa de los Watts y a los pocos instantes llega “el monstruo de Denver” quien -sin que nadie lo supiera- retornaba de esconder los cadáveres de su esposa e hijas.

Watts no se muestra alterado. Tranquilo, responde brevemente las preguntas de los investigadores que se acercaron por primera vez a la propiedad. Durante la visita de la Policía a la propiedad, al asesino puede vérselo mirar hacia abajo, mientras Atkinson es quien más habla con los oficiales.

Durante la mayoría de la visita policial, “el monstruo de Denver” intenta no hacer contacto visual con sus interlocutores tal como puede verse en el video de 8 minutos de duración que obtuvo el diario inglés DailyMail. En el video puede verse cómo es Atkinson quien se preocupa al notar que su amiga desapareció sin llevarse los medicamentos que toma regularmente, mientras Watts permanece en silencio.

Toda la visita oficial es igual. La que se interesa por Shannan y las pequeñas es Atkinson, mientras Watts sólo atina a mirar hacia abajo, no responder, no sentirse preocupado… sólo desea que se vayan. Ve que su plan está siendo arruinado por la amiga de su esposa asesinada.

Chris Watts con su esposa Shannan y sus hijas Celeste y Bella
Chris Watts con su esposa Shannan y sus hijas Celeste y Bella

Cerca de las dos de la madrugada del pasado lunes 13 de agosto, Shannan regresó a su casa luego de un viaje de trabajo. Estaba cansada. Allí la dejó su amiga Nicole, con quien debían verse el día siguiente. Esa fue la última noche que Shannan fue vista con vida.

Tal como estaba previsto, Nicole llamó a Shannan al día siguiente para verse. Pero ella nunca atendió el teléfono, lo que llamó la atención de su compañera. Insistió una y otra vez. Pero no obtenía respuesta. Pasaron 12 horas. Preocupada, decidió llamar a la Policía. Al llegar a la vivienda las autoridades advirtieron que las pertenencias de Shannan estaban allí: su teléfono celular, sus llaves y su cartera.

Bella y Celeste, dos ángeles asesinadas por su padre, Chris Watts, “el monstruo de Denver”
Bella y Celeste, dos ángeles asesinadas por su padre, Chris Watts, “el monstruo de Denver”

Pero la preocupación no solo radicaba en el paradero de Shannan, quien estaba embarazada de 15 semanas. Sus hijas, Celeste y Bella, también se encontraban desaparecidas. El caso rápidamente conmovió a la sociedad de Denver y se hizo público. Ante esta situación Watts se presentó ante los medios locales, desesperado, para denunciar la desaparición de su esposa y sus hijas.

Espero que ella esté a salvo en algún lugar con las niñas (…) Shannan, Bella, Celeste, si están por ahí, vuelvan. Si alguien las tiene, devuélvanlas“, manifestó el hombre de 33 años, mirando fijo a cámara. Pero todo fue un engaño.

Horas antes, Watts había llevado los cuerpos a la refinería más alejada de la empresa petrolera en la que trabajabaAnadarko Petroleum Corporation. Allí, enterró el cuerpo de Shannan y colocó en un tanque a las de sus hijas. Regresó a su casa y allí estaban las autoridades, a quienes se las había llamado para reportar la desaparición de una mujer.

Poco tiempo después, Watts confesaría: él había ahorcado a su esposa y asfixiado hasta la muerte a Bella y Celeste. Se había convertido en “el monstruo de Denver“.

Watts, que se había declarado culpable de asesinar a su esposa embarazada y a sus dos hijas de tres y cuatro años, fue sentenciado por el juez de la Corte de Distrito Marcelo Kopcow a cuatro condenas de cadena perpetua sin derecho a libertad condicional y más de medio siglo de prisión por cargos adicionales en una corte de Denver.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS:

La confesión del monstruo de Denver: habían sido reportadas como perdidas, pero luego contó la verdad

Por qué Chris Watts admitió que mató a su esposa embarazada y a sus dos hijas

El video que muestra cómo el “monstruo de Denver” ocultó los cuerpos de su esposa e hijas en una camioneta

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

⚐ Idioma »
A %d blogueros les gusta esto: