La muerte siempre es de noche

Hay noches muertas, muertos que murieron de noche, historias  de noches muertas y muertes nocturnas.  La inocencia de la niñez  puede estar atravesada por una tarde en el parque, una negación en el jardín o una hora de penitencia en el baño, pero el funeral de está siempre será de noche. Es la parte oscura del día la que nos rodea de espejos.

Pensamos en ciertos  funerales y especulamos con nuestras posibles reacciones, por momentos  le somos indiferentes a este tipo de finales y a veces faltamos a la ceremonia final. No siempre  podemos decidir  nuestra postura ante la muerte de un tercero, por elección o por defecto, bien o mal, participamos de la historia. Incluso no asistiendo seguimos siendo un personaje de la obra.

A pesar del dolor todo de alguna manera se normaliza con el paso del tiempo, lo que el tiempo no esconde son  nuestras muertes internas. Podemos ser inmortales de alma hasta que nuestro cuerpo deje de funcionar pero si no morimos un par de veces en la  vida es como acostarse a dormir en el cajón todas las noches.

Detallar mis funerales sería tan inútil como contar la muerte de un pato en una laguna cualquiera al atardecer, nuestros fallecimientos  internos tiene la particularidad de sensibilizar solamente nuestro corazón  y a nadie le importa todas las veces que moriste, pero cada uno debe hacerse cargo del velorio, el entierro y el olvido de la inocencia. Si no hay tumbas en nuestro corazón corremos el riesgo de estar viviendo en un museo de sensaciones.

La idea de que tenemos  un cementerio en el alma puede que suene disparatada, a lo mejor no es así, pero a mí me sirve para estar al tanto de que o quienes ya no existen.  Les llevo flores cada tanto, converso con ellos, navego en fotografías y  los recuerdo  por el papel que cumplieron en determinado capitulo. Hoy no están y yo no soy más aquel  niño que se creía el rey del mundo por andar sin manos en la bici. Ese falleció hace poco, pasado los treinta y nadie se entero; todavía quedan fantasmas pero esas cuestiones ya son para terapia.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.