Diputados aprobará la prórroga de Emergencia Alimentaria, en una sesión apurada y con la calle convulsionada

Después de casi tres meses sin sesionar, la Cámara de Diputados reabrió este mediodía el recinto con el fin de darle media sanción a la prórroga de la emergencia alimentaria, reclamada por las organizaciones sociales, en una sesión veloz, que podría terminar a las 3 de la tarde, cuando habitualmente las sesiones de este cuerpo se extienden hasta la noche o la madrugada.

Hacía años que en una sesión de la Cámara Baja no se realizaban homenajes ni se presentaban cuestiones de privilegio, como este miércoles. Es producto de un acuerdo generalizado, en el que coincidieron Cambiemos y el kirchnerismo, para apurar el debate, porque la calle está que arde.

Cuánta plata significa

Las organizaciones sociales convocaron a movilizaciones para reclamar la aprobación de la Emergencia Alimentaria, una herramienta que le permite al Poder Ejecutivo agilizar los procesos administrativos (realizar compras por contratación directa y no por licitación) y cambiar el destino de dineros públicos del Presupuesto (reasignación de partidas), en este caso sobre programas alimentarios y nutricionales, que administra el Ministerio de Desarrollo Social.

En el temario de la sesión especial que pidió para hoy, la oposición incluyó 12 proyectos. Pero se debate uno solo de consenso, que además de prorrogar esta herramienta hasta diciembre de 2022, establece un aumento de como mínimo el 50% de las partidas presupuestarias ejecutadas para políticas alimentarias en 2019.

En concreto, se trata de entre 8 mil y 10 mil millones de pesos extra, que sin embargo no significan un gasto nuevo y, por lo tanto, no incrementan el déficit, porque se trata de dineros que el Gobierno puede tomar de otras partidas ya previstas en el presupuesto y que aún no han sido ejecutadas.

Además, representan tan solo alrededor de un 10% de los 90 mil millones de pesos que el Gobierno y las provincias destinaron a las medidas sociales post devaluación de agosto.

Por eso, por lo bajo los diputados de todas las bancadas, incluida el Frente para la Victoria, admiten que la discusión no es tanto económica como sí política. Y atribuyen las movilizaciones callejeras a reclamos más generalizados, relacionados con la crisis económica y la situación social, que específicamente a la prórroga de la Emergencia Alimentaria.

Amplio apoyo

En ese contexto, el proyecto, consensuado entre el oficialismo y la oposición, sería aprobado por unanimidad, porque hasta los tres diputados trotskistas (Nicolás del Caño, Mónica Schlotthauer y Romina Del Plá) han hecho saber que lo apoyarán. En tal caso será girado al Senado para su sanción definitiva.

La diputada Graciela Camaño (Consenso Federal) pidió que se declare la Emergencia Alimentaria “por unanimidad”.

“No nos quedemos debatiendo cuestiones presupuestarias. Cuando Roberto Lavagna, en la semana siguiente a la PASO, pidió la emergencia alimentaria, dio una serie de pautas que posibilitaban ejecutar políticas públicas. Pedíamos que se aumente la ración, que era de 27 pesos, a 50 pesos. El Gobierno lo pasó a 29 o 30, no se sabe muy bien la cifra. Pero si algunos creen que con 30 pesos una persona puede comer estamos viviendo en otro país”, dijo la diputada por la provincia de Buenos Aires.

"Hay hambre"

El jefe del bloque Red por Argentina, Daniel Arroyo, destacó la importancia de la prórroga por ley de la Emergencia Alimentaria hasta 2022 porque, a su criterio, “puede ayudar a poner un piso a la caída social”. “Es evidente que hay una emergencia, que hay un problema de hambre en Argentina”, señaló.

Arroyo señaló que “hay un problema de mal nutrición, más cantidad de gente en los comedores comunitarios, más chicos que se quedan en las escuelas, más presencia en los merenderos" y que "lo que se termina comiendo es fideos, harina y arroz”.

“Está claro que no es lo mismo comer o no comer, y está claro que hoy objetivamente hay una mayor demanda sobre los comedores existentes y se han creado nuevos comedores y merenderos en Argentina”, expresó.

En el Gobierno señalan que con las herramientas legales vigentes ya se reasignaron partidas y se aumentó la cantidad de raciones para los comedores, entre otras medidas para atender la crisis social, de modo que no hacía falta una ley.

Arroyo insistió: “Hoy tenemos que atender lo básico, que haya alimentos en los comedores, en los merenderos y en los comedores escolares”.

Sesión en Diputados (Federico López Claro).
Sesión en Diputados (Federico López Claro).
Sesión en Diputados (Federico López Claro).
Sesión en Diputados (Federico López Claro).
6d9f9479-f7d6-461a-8d3b-f79d5c3f318a_1568303399.jpg

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.