A cinco años de la partida de Mariana Briski, la humorista que brilló con luz propia y se hizo querer por todos

Por Susana Ceballos

Mariana Briski

"¿Dónde estará la estrella azul? Esa estrellita del alma, sus ojos suelen brillar perdidos en la inmensidad". Hace cinco años se despidió Mariana Briski, y al recordarla una no puede menos que tararear esos maravillosos versos escritos por Peteco Carabajal. ¿Dónde estará Mariana Briski, esa estrellita que brilló en VideoMatch? Sus increíbles ojos azules, ¿seguirán brillando perdidos en la inmensidad? Porque Mariana tuvo una vida intensa y generosa pero demasiado corta para alguien que tenía tanto para dar.

Nació en Córdoba el 14 de septiembre de 1965. Su histrionismo y talento para actuar eran parte de su ADN: en su familia había varios pesos pesado de los escenarios. Era sobrina de Norman Briski, nieta del actor Felipe Briski y sobrina tataranieta de las actrices Paulina y Berta Singerman. Pero entre tantos nombres con identidad propia ella logró su propio lugar a fuerza de gracia y una capacidad inmensa tanto para conmover como para hacer reír.
Con su estilo humorístico Mariana participó en De la cabeza y Cha Cha Cha, pero alcanzó la masividad cuando entró a VideoMatch.

Los que compartieron camino con ella la recuerdan con cariño pero también con la impotencia que nos deja despedir a los que queremos mucho antes de lo que queremos.

Pachu Peña fue uno de sus compañeros de equipo. Ante el llamado de Teleshow atiende cordial y amable pero alcanza con nombrarle a Mariana para que su voz deje el tono alegre y adopte uno melancólico. Y ese hombre grandote que nos hizo reír tanto de pronto muda a este otro, emocionado y profundamente humano. Dice que "se la extraña y se la sigue extrañando". La describe cómo la recuerda: "Divertida, ingeniosa y muy brillante. Hizo de todo, y todo lo que hizo lo hizo muy bien".

Cuenta que cuando Mariana supo de su enfermedad nunca perdió el humor y atravesó todo el proceso manteniendo la alegría y con mucha dignidad. Menciona que todavía se acuerda de las charlas mientras tomaban café y vuelve a repetir que era "una gran, gran compañera". Pachu también recuerda que, cuando ella hacía un programa en la Rock & Pop, el solía llamarla haciéndose pasar por distintos personajes, y entonces Mariana se reía a carcajadas; esa risa era una de los momentos que más disfrutaba y que, por supuesto, más extraña.

Pachu cuenta y recuerda, y mientras cuenta y recuerda, esta cronista se da cuenta que ya no habla con el de la tele sino con un hombre que está conmovido y todavía impotente por las jugarretas que a veces entrega la vida. Y algo de eso indica cuando dice, entre consternado y enojado: "Estábamos seguros de que se iba a poner bien, que le iba a ganar la batalla a esta enfermedad de porquería". Entonces hace una pausa y repite una vez más: "Era una gran compañera, la extraño y la seguiré extrañando…".

Mariana Briski y su regreso a "VideoMatch" para participar de "El Show del Chsite" (Video: El Trece)

Carna fue otro de los integrantes de VideoMatch que formó equipo con Mariana. Como Pachu atiende cordial la consulta de Teleshow, y como Pachu, se conmueve al saber el motivo del llamado. "Era una persona maravillosa, la extraño al día de hoy. Buena gente, inmensa humorista, tenerla de compañera era una bendición. Era de esas personas que te hace decir qué lindo es estar en esta profesión".

Carna admiraba su trabajo: "Vivía creando, inventando y pensando personajes. Era actriz, directora, guionista. Se le ocurría situaciones graciosas y en vez de guardarlas con recelo las compartía con generosidad". Su talento era reconocido por todos. "Venía de destacarse en Cha Cha Cha, un programa de humor pero más de nicho, y pasa a VideoMatch, que siempre tuvo una propuesta más popular. No solo se adaptó enseguida, sino que enseguida comenzó a brillar".

Y había que brillar en medio de un elenco donde la mayoría eran hombres, con sus propios códigos de humor. Es más, hasta hace unos años una pregunta frecuente en las mesas de humoristas era: ¿por qué no hay mujeres en el rubro? Ya que la única mujer que parecía que lograba hacer reír fue la gran Niní Marshall. "Pero de pronto en VideoMatch aparece Mariana y logra que largues la carcajada con sus personajes que eran tremendamente graciosos y cómicos, sin caer en el patetismo ni la burla ajena. Todos la admirábamos porque con simpleza hacía un humor desopilante".

Tanto Pachu como Carna coinciden en recordar a una Mariana guerrera que iba siempre para adelante. Concuerdan en que esa fuerza le permitió meterse en un ambiente que reconocen machista, y ganarse su propio lugar. Carna tira un dato que resulta desconocido. "Así como era desenvuelta en la pantalla, en lo cotidiano era una mujer muy tímida. Yo soy muy abracero: a veces le daba un abrazo y ella se quedaba quieta hasta que se aflojaba y te respondía el abrazo".

Una de las fotos de Carna que más atesora: con Mariana Briski, en las épocas de “VideoMatch”
Una de las fotos de Carna que más atesora: con Mariana Briski, en las épocas de “VideoMatch”

En un equipo de muchachos y con pocas chicas ¿alguno intentó seducirla? Según Carna, no. Es que era tanta la admiración que sentían por su trabajo, era una persona tan excepcional, que a ninguno se le ocurría correr el riesgo de perderla como compañera. Y entonces hace una pausa, y esta cronista se da cuenta que mejor no interrumpir… "Era una madre maravillosa una excelente compañera, tremendamente querida", dice, y ya no agrega nada más porque las palabras no le alcanzan. O no le salen, porque todavía duele la partida.

Este año en la apertura de ShowMatch se realizó un homenaje a los humoristas que ya no están, y Mariana apareció en la pantalla. Inmediatamente las redes -ese canal que puede ser tanto instrumento para el odio pero también del reconocimiento- se llenaron de mensajes que recordaban a sus personajes y reconocían su talento.

El recuerdo a los humoristas del programa de Marcelo Tinelli, incluida Mariana Briski (Video: "ShowMatch", El Trece)

Pero fue el de un usuario llamado Martín el que quizá sintetizó mejor lo que sentían todos. "De solo saber que falta Mariana Briski ahí, se me parte el corazón en mil pedazos", escribió. Y sí, porque despedir a alguien siempre es doloroso, pero despedir a alguien que querés, admirás y encima te hace reír, además de doloroso es injusto e inexplicable. Mariana hace cinco años que no nos hace reír, y como canta Peteco, nos preguntamos: ¿dónde estará la estrella azul? No lo sabemos. Pero tenemos la certeza de que sigue brillando en la inmensidad y sobre todo, en la memoria de los muchos que la quisieron mucho.

SEGUÍ LEYENDO

La trágica historia de Leo Mattioli, entre la adoración popular y la muerte temprana

Marcelo Tinelli, conmovido por el campeón de Patinaje Artístico que baila en el subte: "Le voy a cumplir el sueño"

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.