No nos contestamos los mensajes

La resistencia siempre queda bien, ir en contra de todo es casi tan fácil como lavarse las manos. Nietzsche decía “la única diferencia entre los buenos y los malos es que nosotros siempre somos los buenos”. Me inquieta saber la versión del  primo del Rey león.

Carecemos de argumentos que justifiquen nuestras críticas, el lenguaje poco a poco se vuelve simbólico y nuestra esencia se pierde entre perfiles sociales. El fondo de la foto es más importante que leer de corrido.

Diseñamos diariamente las reglas de nuestra cárcel condicionando nuestros deseos, poniéndoles como obstáculo todo aquello que no queremos enfrentar. Llamamos por teléfono al vecino, buscamos trabajo por internet y seguimos creyendo en el pronóstico del tiempo.

El inconsciente colectivo parece haber eliminado el derecho a cambiar de opinión  y eso hace que mas tarde o más temprano nos terminemos enojando y necesitemos un culpable, algo o alguien a quien responsabilizar de nuestra cobardía.

La asistencia perfecta a los lugares de moda es igual de importante que leer a Galeano, muchas de nuestras convicciones son por afinidad y todavía seguimos mirando el noticiero para enterarnos de lo que pasa en la otra cuadra.

No nos contestamos los mensajes, tenemos el correo de voz lleno y podemos pasar varios días en modo avión. Estamos comunicadamente incomunicados pero lo peor del asunto es que no nos conocemos ni la voz, y cuando el alma pide auxilio le clavamos el visto con una serie de siete temporadas.

Empezamos a pagar las vacaciones, actualizamos diariamente la foto de perfil, llegamos con casi nada a fin de mes, tenemos Netflix, HBO, dos perros y una casa de tres habitaciones. Nos reunimos con amigos una vez a la semana, vamos a  crossfit y alguna vez estuvimos enamorados. Pero seguimos muy lejos de nosotros mismos, a penas si sospechamos quienes somos. Pero la conciencia es como una tarjeta de crédito, te va buscar por donde sea hasta que le pagues lo que le debes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.