Macri y la reunión de «mesa chica» del viernes: qué definió y las dudas de Vidal

Centros a la clase media, contener el dólar, algunas buenas noticias y consolidar la unidad en Cambiemos. Esos son los cuatro pilares con los que el presidente Mauricio Macri buscará llevar adelante la parte no confrontativa de su campaña electoral de cara a octubre con el objetivo de conseguir su reelección.

El viernes, según consignó el diario Clarín, hubo un encuentro en la quinta de Olivos en donde estuvieron Macri, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, la diputada nacional, Elisa “Lilita” Carrió, el legislador porteño Maximiliano Ferraro y el ex vicejefe de Gabinete, Mario Quintana.

En ese encuentro se terminaron de definir algunas cuestiones claves entre ellas que se buscará terminar de raíz con el llamado “Plan V”. Macri, según comentaron algunos de los presentes, se encuentra harto de la insistencia del “Círculo Rojo” a la postulación presidencial de Vidal. Lo que antes se hacía por lo bajo, ahora los empresarios lo dicen abiertamente on the record.

En el entorno de Vidal esperan y escuchan. Si bien no buscarán desafiar a Macri, ni a Peña; los planes de la gobernadora son otros. “Hasta el 22 de junio todo sigue abierto. Obvio que vamos a acompañar, pero si las encuestas dicen que tiene que ser María Eugenia, tendrá que ser María Eugenia”, sostiene una de las personas de máxima confianza de la mandataria provincial.

Vidal hace tiempo dejó de esconder sus diferencias con Peña a quien critica, por ahora, en privado (como la gran mayoría de los miembros de Cambiemos en las diferentes jurisdicciones) e insiste con que debería mirar mejor los números que le lleva todas las semanas el consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba.

Incluso tiene prepara una respuesta para quienes le remarcan que no se puede dejar sin candidato el territorio bonaerense. “Ese es un problema divertido de resolver porque tenés varias opciones. No es algo que te tiene que preocupar”, responden cerca de la gobernadora.

Uno de esos nombres que comenzó a sonar con fuerza desde hace tiempo es el de la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley. Además de ser de las miembros del gabinete con mejor imagen, es además la esposa de la mano derecha de Vidal, su jefe de Gabinete Federico Salvai. En el entorno de ella dan por descontado que se iría de la cartera de Desarrollo Social, algo que cuadraría con las intenciones de Quintana, según publicó PERFIL, de ocupar su lugar.

Uno de los puntos neurálgicos del encuentro fue la relación con los radicales. Resta saber quién, se especula con que sea el propio Larreta, sea el que le comunique a Enrique “Coti” Nosiglia y al gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, que no se permitirá una ampliación de Cambiemos para sumar a dirigentes del entorno del ex ministro de Economía, Roberto Lavagna. ¿Habrá hablado algo de esto Larreta con Nosiglia el domingo pasado en la presentación del libro de Martín Lousteau?

Macri busca dar inicio a la fase no confrontativa de la campaña y delineó una estrategia, en conjunto con la mesa de Cambiemos, de cuatro pilares.

En el medio estarán las elecciones de hoy en Córdoba, en donde mucho tendrá que ver el resultado final de la contienda entre Mario Negri y Ramón Mestre. De imponerse el primero, la Rosada tendrá más margen para la convención radical pero si el intendente de la capital se impone y queda detrás del gobernador Juan Schiaretti el escenario será otro.

El encuentro de la mesa de Cambiemos, sin los radicales, no fue casual que se diera el viernes. Es que si bien la calma cambiaria se mantuvo y se comenzó nuevamente a bajar la tasa de interés, hubo un indicaron que volvió a encender las alarmas; se trató de los indicadores de la actividad económica de marzo que mostró, después de tres meses de módicas subas, una caída.

Lo mismo sucedería con la inflación que recién, estima el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, tendría una tendencia hacía la desaceleración en junio cuando lleguen los números de mayo. “Hay que empezar a dar buenas noticias, porque hace dos años que son todas malas”, dijo uno de los funcionarios que está con el PRO desde su génesis.

Por lo pronto en la semana se anunciaría un nuevo paquete de medidas para morigerar la crisis económica, reimpulsar brevemente el consumo y buscar poner un “billete en el bolsillo de la gente”.

Pero esto también es puesto en duda por los mismo funcionarios de Cambiemos que remarcan que se tendría que esas medidas había que lanzarlas en enero para que lleguen con un impacto mayor en junio. “Hay errores de amateurs que comete gente que de verdad es muy inteligente. A veces no se entiende”, se quejó esta semana uno de ellos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.