Torturaron con agua hirviendo y mataron a presunto femicida en su celda

Darío Badaracco, el presunto femicida de Araceli Fulles, fue torturado y asesinado en su celda del penal de Sierra Chica, Buenos Aires. Badaracco estaba preso por el crimen de Araceli, a quien se sospecha que estranguló y enterró en el pario de su casa en 2017. Murió el sábado pasado tras cinco días de agonía. Lo golpearon y quemaron con agua hirviendo.

Según informó Télam, Badaracco falleció este sábado luego de cinco días internado en un hospital de la ciudad de Olavarría, en el centro de la provincia de Buenos Aires. El lunes 8 de abril, alrededor de las 17, los dos presos con los que compartía la celda 766 del Pabellón 10 de la Unidad 2 de Sierra Chica, lo atacaron a golpes y con agua hirviendo.

El Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) identificó a los dos internos involucrados, uno de los cuales manifestó: "Son problemas de presos y lo teníamos que arreglar de esta manera".

Badaracco estaba procesado con prisión preventiva por el "homicidio doblemente calificado" de Araceli Fulles en José León Suárez. Araceli estuvo 25 días desaparecida hasta el 2 de abril de 2017 cuando encontraron su cuerpo debajo de unos escombros en el patio de la casa del propio Badaracco.

La autopsia determinó que la joven de 22 años murió por "asfixia mecánica" por "estrangulamiento a lazo" con un elemento compatible con precintos plásticos.

Araceli tenía 22 años cuando la mataron. (Foto: Facebook Justicia por Araceli Fulles)

Badaracco declaró tres veces como testigo antes de ser imputado y se mantuvo prófugo un día, hasta que la noche del 28 de abril fue detenido detrás de la villa 1-11-14 del Bajo Flores porteño gracias a una vecina que lo reconoció por la calle.

Por su parte, Claudia Guzmán, la esposa de Badaracco, admitió ante la Justicia que había mentido en su primera declaración para favorecer a su marido y que tuviera una coartada.

La mujer dijo que la verdad era que la madrugada en la que se cree ocurrió el crimen ella no estuvo con Badaracco y que un día antes del hallazgo del cadáver, su esposo le había pedido que consiga un albañil para hacer una losa en el sitio donde los perros finalmente encontraron enterrado el cuerpo de Araceli.

Badaracco fue atacado por sus compañeros de celda.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.