D’Alessio quiso venderle a un candidato a gobernador su servicio de tecnología contra el narcotráfico

Las ramificaciones de la investigación del juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, contra la existencia de un aparato de espionaje ilegal que involucra fiscales, abogados y periodistas cada día son más amplias. Ahora se supo que el falso abogado, Marcelo D’Alessio, intentó ofrecerle un servicio de asesoría y tecnología en la lucha contra el narcotráfico al entonces candidato a gobernador de Corrientes, el senador nacional y medallista olímpico Carlos “Camau” Espínola.

Camau declaró el jueves en calidad de testigo ante Ramos Padilla. Contó que tuvo cuatro reuniones con el falso abogado, quien además le presentó al fiscal de Mercedes, Juan Bidone, para que le dé algunas ideas con el objetivo de modificar el código procesal de esa provincia.

Quien fue el primer facilitador e hizo de nexo para que D’Alessio conociera a Espínola fue el periodista Rolando Graña, que también declaró en la causa, y que estuvo en las dos primeras de las cuatro reuniones entre los protagonistas. Todo se dio después de la participación del cuatro veces medallista olímpico en uno de los programas de Graña; el contexto era la situación del narcotráfico en Corrientes, luego del Operativo Sapucay en donde se encontró que el intendente de Itatí, Natividad “Roger” Terán (Frente para la Victoria), era miembro de esa asociación ilícita que traficaba 15 toneladas semanales de marihuana.

Graña le dijo después de entrevistarlo a Camau que le convenía, ante ese contexto, juntarse con D’Alessio a quien refirió como un especialista en narcotráfico. Otro de los motivos que esgrimió Graña fue que el falso abogado tenía mucha información sobre el caso. ¿Quién era uno de los fiscales en la investigación? Carlos Stornelli.

El primer encuentro entre ambos fue en la casa de D’Alessio, el segundo en el hotel Four Seasons en donde le ofreció hacerse cargo de la plataforma de narcotráfico de la campaña sin costo alguno, el tercero fue de nuevo en la casa del falso abogado.

A diferencia de los dos anteriores D’Alessio invocó la figura del fiscal Bidone, que busca declarar como arrepentido en el caso, con el objetivo de hacerle llegar a Espínola algunas propuestas para modificar el Código Procesal provincial. Poco después se pactó el último encuentro, según consta en la declaración, en donde se vieron las verdaderas intenciones del falso abogado.

El encuentro se llevó adelante entre abril y mayo de 2017 en el despacho en el Senado del legislador correntino. A la cita D’Alessio no sólo asistió con Bidone sino que además llevó a dos empresarios encargados de la instalación de sistema de monitoreo supuestamente especializados en narcotráfico.

La idea de D’Alessio, según consideró Espínola, era plantearle la necesidad de contratarlos de ser electo gobernador. Para afianzar más su vínculo con el senador, D’Alessio empezó a relatarle que era víctima de espionaje ilegal y que debía protegerse. Ese mecanismo de “extorsión psicológica” fue también aplicado por el falso abogado con otras de sus víctimas.

Justamente esa situación de intermediación para contratar un servicio que nunca estuvo sobre la mesa fue lo que generó que Camau sospechará de las verdaderas intenciones de D’Alessio y por lo que optó por cortar todo vinculo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.