Ramos Padilla y Gustavo Arribas fueron citados por la Comisión de Inteligencia del Congreso

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, volverá a ir al Congreso luego de que ayer compareció ante la comisión de Defensa de la Libertad de Expresión. El próximo jueves fue citado ante la Comisión Bicameral Permanente para el Seguimiento de los Organismos y Actividades de Inteligencia, que preside el senador nacional del radicalismo Juan Carlos Marino.

La medida se tomó después de varios idas y vuelta, con algunas presiones en el medio, para que dicha comisión se active cuanto antes. Desde el sector de Unidad Ciudadana quería que cuanto antes empiece a funcionar para poder citar al magistrado que denunció e investiga la existencia de una red de espionaje paralelo que involucra a periodistas, políticos y diferentes miembros de la Justicia.

En Cambiemos, mientras tanto, denunciaban la intención del kirchnerismo de “montar un show similar al que se vio ayer”. Ante la necesidad de avanzar, y procurar preservar la custodia de la información del expediente que envió Ramos Padilla, Marino decidió crear una subcomisión conformada por tres miembros más de la comisión: los diputados nacionales Daniel Lipovetzky y Rodolfo Tailhade, y el senador nacional Pedro Guastavino.

Los tres tendrán que elaborar un informe preliminar sobre las más de 4.000 páginas de transcripciones, audios e información que envió el juez. Ellos tres serán los que tengan acceso a esa información para que el jueves le pregunten a Ramos Padilla sobre varias de las aristas de la causa sobre el ilegal de los servicios de inteligencia.

Diez días después, aproximadamente, esa información será contrastada en la misma comisión por lo que tenga para aportar el titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas, quien también ya fue citado pero sin fecha.

Un dato no menor es que por pedido del propio Marino toda la documentación que envió Ramos Padilla en las cuatro cajas fue foliada y membretada con la marca de la comisión para evitar cualquier tipo de filtración. “Si llega a aparecer alguna parte del expediente va a quedar bien en claro que alguien de la comisión cometió un delito”, explicó uno de los integrantes.

La medida apunta a que nada de lo que se envió pueda ser reproducido de forma documental en los medios. No obstante los mismos integrantes de la comisión dan por sentado que la información que envió el magistrado dista de ser actual. “Los expedientes son de hace quince días y en ese lapso la investigación avanzó mucho así que se le preguntarán muchas cuestiones”, explicó otro de sus integrantes.

En el medio ente su exposición y la de Arribas, Ramos Padilla también deberá presentarse ante el Consejo de la Magistratura para la segunda etapa del concurso para cubrir la vacante en el Juzgado Federal N°1 de La Plata para el cual se encuentra primero después del examen. En concreto tendrá que someterse a los test psicotécnicos y a las entrevistas con los miembros del Consejo.

La fecha es para el 25 de marzo, cuando fuentes que lo integran adelantan que habrá dos temas troncales sobre los cuales Ramos Padilla tendrá que dar explicaciones. El primero son los procesos que tiene iniciados dentro del organismo, uno de los cuales contó en detalle este medio, y el segundo es por su accionar cuando fue subrogante en el Juzgado Federal 1 de Bahía Blanca en donde cajoneó durante seis meses la causa de usinas de facturas truchas en donde está involucrado Lázaro Báez entre mediados y fines del 2015.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.