Urtubey: “Cuando era chico íbamos a Punta del Este o Miramar; ahora alterno entre ojotas y crocs”


Juan Manuel Urtubey comenzó el año de campaña en la ciudad de Mar del Plata, destino turístico por excelencia del peronismo en tiempos de veraneo. El gobernador de Salta lanzó su precandidatura presidencial por Alternativa Federal, un espacio que diseñó junto a Sergio Massa, Miguel Ángel Pichetto y Juan Schiaretti y al que buscan atraer, casi como si fuera un imán, a gobernadores del peronismo y hasta al socialista santafesino Miguel Lifschitz.

Aunque durante esta semana se mostró en Mar del Plata, en verdad Urtubey se hospeda en Miramar, a 50 kilómetros, junto a su esposa, la actriz Isabel Macedo, sobre quien esta semana vaticinó que sería una primera dama “muy divertida” si él es electo presidente. Quizás alojarse en esa ciudad balnearia le recuerde los tiempos de adolescencia, cuando viajaba de vacaciones junto a sus padres a ese mismo lugar. “Alternábamos entre Miramar y Punta del Este, más que Mar del Plata”, rompe el hielo ante BigBang.

En una extensa entrevista que concedió este viernes a metros de la playa, Urtubey rechaza ir a una interna con Cristina Fernández de Kirchner, pide ir hacia un sistema de gobierno semi-parlamentario y plantea severas críticas hacia el modelo económico de Mauricio Macri: “No veo ganas de invertir en la Argentina”.

El gobernador viajó a la ciudad de Mar del Plata junto a su esposa, Isabel Macedo.

VACACIONES, OJOTAS O CROCS

– ¿Cómo eran sus vacaciones cuando era joven, cuando tenía 15, 20 años?

Alternábamos entre Miramar y Punta del Este, más que a Mar del Plata con mis padres veníamos a Miramar, ahora con Isabel estamos ahí y viajamos a Mar del Plata, es más tranquilo, tiene otro ritmo diferente.

– ¿Usted es más de las crocs o de las ojotas tradicionales?

Uso las dos cosas, porque las crocs están muy buenas, pero usualmente las ojotas son más prácticas.

– ¿Ve posible la unidad del PJ, teniendo en cuenta que faltan 10 meses para las presidenciales?

Estamos trabajando en una construcción de un frente que es más amplio que el partidario, Alternativa Federal tiene muchos dirigentes, gobernadores peronistas, pero también de otros espacios políticos. Para nosotros no se puede limitar a una cuestión partidaria, la crisis de la Argentina obliga a una mirada más amplia que la mirada partidaria, hay que buscar algo más grande que el peronismo, estamos buscando eso.

– ¿Ese frente podría incluir a Cristina?

Hoy Unidad Ciudadana es un espacio político muy definido, como lo es Cambiemos. Nosotros estamos construyendo un tercer espacio, entonces no lo podemos hacer ni con Macri ni con Cristina, porque si no, no seríamos un espacio diferente, es una cuestión práctica.

Urtubey plantea fuertes diferencias con Cristina y con Mauricio Macri.

– Hay quienes le critican a usted que durante muchos años fue cercano a Cristina y quienes del otro lado de la grieta le cuestionan que es el más macrista de los gobernadores opositores, ¿qué responde?

Lo mismo que hice con Macri, lo hice con Cristina. Es el gobierno electo por el pueblo, al kirchnerismo le gané elecciones en 2007, 2011 y 2015, salvo con la ley de medios, que no la compartía, cuando el gobierno necesitaba ayuda lo he ayudado, a este gobierno lo he ayudado en su momento. No era kirchnerista ni hoy soy macrista, soy un dirigente peronista que cree en la necesidad de los consensos. En una Argentina donde el prestigio se construye gritando fuerte o estando en contra de todo, yo entiendo que eso desentone.

– ¿Cuáles son los principales problemas de la Argentina?

El primero es la imprevisibilidad, la falta de confianza enorme que tiene la Argentina. Eso nos pone en una situación de vulnerabilidad. El problema de la inflación, de la pérdida de la moneda y una política monetaria sustentable, la caída de la competitividad, las tasas de intereses, la causa de todo esto es la falta de confianza. Lo primero que hay que hacer es recuperar la confianza, porque puede haber inversiones, y eso empieza a construir un circulo virtuoso, hoy estamos en una situación complicada porque el país ha desalentado la confianza sistemáticamente, no en tres años, ni en 15 años, sino de los últimos 40 años.

No hay elementos para anticipar crecimiento económico, todo lo contrario"

– Teniendo en cuenta todos estos problemas, ¿por qué ser candidato a presidente?

Porque creo que se puede arreglar, tengo la convicción de que hay que cambiar el sistema de gobierno, que ha fracasado, hay que cambiarlo, por eso planteo que hay que hacer un país con consensos más importantes que disensos, no es sólo una cuestión de buena voluntad, sino que hay que ir hacia un sistema semi-parlamentario, con un jefe de Gabinete que sea con acuerdo del congreso, bajar los decibeles de la pelea y tener políticas de Estado.

– ¿Cómo imagina que será este año en lo económico?

La Argentina está cada vez más imprevisible, imaginá esta charla el mismo día pero de 2018: nadie iba a pensar que iba a pasar lo que pasó, ni con la más afiebrada imaginación. No hay muchos elementos para evaluar un crecimiento, todo lo contrario. Sería mediocre que aquellos que estamos en la oposición ayudemos a que le vaya mal al gobierno para ganar.

Urtubey cuestionó la situación económica y anticipó que no será un buen año.

– La UIA advirtió la grave situación económica, también en otros sectores. ¿Cree que los inversores ven los problemas de la Argentina y apuntan para otro lado?

Claramente no vemos ganas de invertir en la argentina, no se ve eso, esto no puede terminar en mayor inversión, creación empleo, sino en menor actividad económica.

– ¿Era más sencillo ser gobernador de Salta con Cristina como presidenta o con Macri como presidente?

Complicado con ambos, porque hay una estructura de país muy centralista, que hay que modificar, más allá del trato, aunque es cierto que durante estos tres años hemos tenido mejor vínculo todas las provincias argentinas con el gobierno nacional en términos de respeto institucional, hemos firmado convenios de pactos fiscales, hubo un trabajo de mayor acercamiento, pero al final del camino lo estructural es cómo se sale de una Argentina que es profundamente centralista.

– ¿El límite para la unidad es Cristina?

En mi lógica, el límite es la pobreza, que uno de cada dos chicos sean pobres. Yendo a una cuestión electoral, el kirchnerismo y el macrismo ya existen, estamos instalando la tercera pata de la política y no lo vamos a hacer ni con Macri ni con Cristina, sino, no existiría esta alternativa.

– ¿O sea que usted apuesta a conformar un espacio donde haya gobernadores de distintas extracciones políticas, peronistas, o el santafesino Lifschitz?

Urtubey cree que "la Argentina está cada vez más imprevisible".

Lo que hicimos con Alternativa Federal, a la cual hay que agregarle otros espacios a los que hay que incorporar en los próximos meses.

“IMPULSARÍA UN PLEBISCITO PARA DISCUTIR EL ABORTO”

– ¿Si usted se convierte en el próximo presidente, la legalización del aborto estará en su agenda?

Sí, pero yo tengo una mirada distinta: haría un plebiscito, una consulta popular y que la gente vote. ¿Por qué nos vamos a arrogar los políticos la facultad de resolver cuestiones que tienen que ver con convicciones íntimas de los argentinos? Que se vote y todos nosotros vamos a aceptar lo que resuelva la mayoría de los argentinos, hay que animarse a preguntarle a la gente, hay que animarse a gobernar con la gente.

– ¿Cómo analiza el proyecto para bajar la edad de imputabilidad de los menores?

Creo que hay que hacer algo estructural, tener una ley de Responsabilidad Penal Juvenil que permita procesos, lugares de detención específicos para menores de edad, donde no nos quedemos en la cuestión de la edad. Hoy estamos en el peor de los mundos: se dice que no hay que bajar la edad pero mientras tanto no se hace nada y hay una laguna legal que desprotege a los ciudadanos en general y a los menores en particular. Hay que impulsar una ley que determine niveles de responsabilidad para los jóvenes que están en infracción con la ley penal.

Urtubey sostuvo que el aborto debe someterse a un plebiscito.

– ¿Y con relación a la implementación de las pistolas Taser que anunció la ministra Patricia Bullrich?

Estamos en una Argentina con más de 40 millones de personas, no sé cuántos miles de agentes de policía hay, la discusión sobre 300 pistolas es un chiste. Hay cientos de miles de agentes, hay que discutir si se debe tener fuerzas de seguridad armadas, yo creo que la seguridad tiene que estar armada, no se puede perseguir a delincuentes con un silbato, pero hay que formarlos más, todo un proceso más profundo que comprar 300 pistolas, me niego a que el debate sobre la seguridad sea comprar o no 300 pistolas.

– Teniendo en cuenta que su esposa, Isabel Macedo, viene de la actuación, ¿cómo observa el fenómeno de denuncias en el arte que salieron a la luz en los últimos meses?

Me parece muy bueno, muy positivo, espero que sirva de reflejo para visibilizar el tema de la violencia de género en sectores que tienen menos visibilidad que las artistas, que son las mujeres de sectores humildes, que dependen del sueldo de los maridos y son sometidas por su pareja por la necesidad económica, me parece que es una agenda que hay que encarar todos con mucha profundidad y mucho tiempo, no puede ser visto como una moda.

– ¿Si usted es presidente hablaría de la “pesada herencia” como hizo Macri?

Lo primero que se tiene que hacer cuando se asume es explicarle a la gente la situación. Hacer un balance, una auditoría, como en las empresas, los municipios y las provincias. Sobre esa situación hay que ponerse a trabajar, teniendo un diagnóstico de inicio.

– O sea que sí hablaría de herencia recibida…

Sí, sí, claramente. La herencia no debe servir como un elemento para que todo sea culpa de otro, tiene que servir para saber dónde estás parado y saber qué tenés que hacer. El problema es que el 70 por ciento del tiempo se destina en ver de quién es la culpa de los problemas, cuando sos responsable del gobierno te tenés que hacer cargo de todo.

– ¿Qué piensa de las críticas a Macri por la cantidad de días de vacaciones que se tomó?

Tiene que ver con resultados de gestión, si te va bien a la gente no le preocupa si te tomas más o menos días. La sociedad necesita saber si estás más o menos presente. Quiero una Argentina menos personalista, con un presidente con menos poder, con un gobierno semi parlamentario, con personas menos importante que las instituciones. Entonces, si estás de vacaciones siempre habrá alguien a cargo haciendo lo que hay que hacer. El grave problema es que nos preocupamos de la forma y no del fondo, los argentinos no la estamos pasando bien porque claramente no están dando los resultados en la Argentina.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.