No pudieron enterrar a los muertos por un paro y fueron a buscar al intendente, quien se fugó

Conmoción, incertidumbre y momentos de desazón vivieron este jueves los vecinos de Bahía Blanca debido a una medida de fuerza ejercida por el sindicato de trabajadores municipales que paralizó, entre otras cosas, las tareas en el cementerio público.

Debido al conflicto de los trabajadores municipales, sumado a los días sin actividad por el último fin de semana largo, comenzaron a acumularse gran cantidad de cuerpos en cocherías, sin que sus familiares pudieran darles sepultura, hecho que generó un gran malestar.

El cementerio público de Bahía Blanca.

Decenas de vecinos señalaron en las redes sociales que a la hora de realizar los trámites para llevar a cabo la sepultura de sus fallecidos, desde el Municipio les advirtieron que no les podían aceptar la documentación debido a que el cementerio estaba cerrado.

Entre ellos, se destacó la palabra de Orlando Apud, hermano del ex futbolista de Villa Mitre Claudio Apud. El jugador decidió quitarse la vida los últimos días de 2018 y su familia todavía no pudo darle sepultura y comenzar a salir del lógico dolor por la pérdida de un familiar.

“Vamos a tomar las palas y los picos y haremos el pozo para Claudio donde está la tumba de mi padre”, declaró, molesto y con mucha ironía, Orlando a distintos medios locales en medio del dolor. La medida de fuerza en el Municipio comenzó la semana pasada y los más perjudicados fueron las empresas funerarias bahienses.

Las compañías informaron que tienen acumulados decena de cadáveres en sus salas, cámaras y cocheras a la espera de que se levante la restricción en el cementerio público. Mientras tanto, el resto de fallecidos espera su turno en la morgue judicial. La medida impedía que se realicen sepulturas, cremaciones y que se atienda al público en general.

Héctor Gay, el intendente PRO de Bahía Blanca.

Desde el sindicato de trabajadores municipales decidieron habilitar el ingreso de los cadáveres a los depósitos dentro del predio, algo que tampoco resultó de utilidad, ya que los compartimientos del cementerio se llenaron en cuestión de minutos.

El conflicto comenzó cuando el intendente Héctor Gay firmó un decreto para nombrar a cuatro directores en la obra social de los empleados municipales el pasado jueves. Como respuesta, al día siguiente, comenzó la medida de protesta en la dirección de Control de Tránsito Urbano.

Este martes, la medida de fuerza se extendió a otras áreas municipales e impidió, por ejemplo, el inicio de las colonias de verano. Tampoco funcionan los parquímetros para estacionar en el macro y micro centro de la ciudad, y no pudo abrir sus puertas el reconocido balneario Maldonado.

El cementerio de Bahía Blanca.

Por otra parte, en el hospital municipal no atendieron los consultorios externos y las cirugías debieron ser reprogramadas. Fue entonces que, producto del malestar y cansados de no poder despedir a sus fallecidos como se debe, familiares de las personas fallecidas ingresaron a la fuerza y le hizo un fuerte reclamo al intendente, Héctor Gay, en su propio despacho.

Según medios locales, alrededor de diez familias protestaron en el Palacio Municipal e increparon a Gay para exigir explicaciones. El intendente se dio a la fuga y hasta el momento no se informó sobre su paradero. Horas más tarde, el Sindicato decidió levantar la medida de fuerza en el Cementerio, aunque continuaron limitándose las prestaciones en distintas áreas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.