Vieron el negocio resolviendo este “drama” de las Pyme y ya facturan $8 M

Como licenciado en Sistemas, Leandro Halfon (34 años) trabajó en compañías multinacionales y luego fundó una software factory, Ache Software Solutions, cuyos principales clientes eran agencias de Marketing y Comunicación.

La necesidad de ordenar sus cuentas y llevar un registro de ventas, cobranzas y facturación en forma simple y sin lidiar con interminables planillas de Excel, lo llevó a desarrollar, junto a su socio Roni Grosfeld (47, licenciado en Administración de empresas), un sistema de gestión propio.

Así nació Contabilium, “un sistema de gestión y contabilidad online a la medida de las Pyme y emprendedores”, tal como lo define su creador. Hoy trabajan en la firma 10 personas, entre desarrolladores, administrativos, ventas y marketing. La inversión inicial en el proyecto fueron unos US$ 20.000 de fondos propios, y ya tiene unos 1.200 usuarios, en su mayoría emprendedores que se dedican a la venta online.

“La idea fue desarrollar un sistema sencillo y fácil de usar”, comenta Halfon, fundador y CEO de la compañía. “Esta herramienta no reemplaza a los contadores, sino que es un asistente en su tarea. De hecho, muchos profesionales utilizan nuestra plataforma y la recomiendan entre sus clientes”, destaca.

Automatización de tareas

Una de las funcionalidades de Contabilium es la de automatizar tareas tediosas y de menor valor agregado, como cargar manualmente las facturas en una planilla. “Con esto, los contadores solo tienen que dedicarse a chequear datos y hacer las presentaciones”, apunta Halfon. El sistema está disponible tanto en versión web como para usarlo desde el celular. Y está integrado con las principales plataformas de e-Commerce como MercadoLibre y Tienda Nube. Se pueden emitir facturas, y la información se carga automáticamente en el sistema de cobranzas y de stock.

La firma desarrolló distintos planes según el tamaño de las empresas clientes. En su versión Pyme y emprendedores la tarifa es de $ 700 mensuales, hay una versión para medianas empresas por $ 1.500 y planes corporativos para compañías más grandes.
A diferencia de otras opciones de software de contabilidad y gestión orientadas a grandes empresas, el servicio de Contabilium es fácil de implementar y no requiere de consultoras ni de conocimientos específicos de sistemas.
De hecho, y como proyecto de Responsabilidad Social Empresaria (RSE) también colaboran con Fonselp, una plataforma digital que vincula empresas y organizaciones sociales de Iberoamérica para darle acceso gratuito a su plataforma.

Para utilizarlo solo hace falta registrarse y se accede a una versión de prueba gratuita por 10 días. “El diferencial que ofrecemos frente a otros sistemas de gestión disponibles en el mercado es el servicio posventa por teléfono, mail y chat”, comenta el emprendedor. “Estamos todo el tiempo adaptando las funcionalidades a las nuevas normativas de AFIP y del Banco Central para medios de pago electrónicos, y atendiendo a las demandas y necesidades de nuestros clientes”, afirma.

Si bien Contabilium está focalizado en el mercado local, la firma tiene planes de expandirse a la región. En marzo de este año, recibieron una inversión privada de US$ 100.000 por parte de Fabián Barros, fundador de Pey Per Tic, una plataforma de recaudación y pagos automáticos que a su vez recibió una inversión de la aceleradora de startups tecnológicas NXTP Labs. “Fuimos a ofrecerles nuestros servicios, y decidimos asociarnos. Fabián aporta capital y su conocimiento en el negocio fintech”, destaca Halfon.

Con estos fondos, la compañía espera en 2019 abrir filiales en México y Colombia, junto a socios locales. “Teniendo en cuenta que el 95 por ciento de las empresas en la Argentina son micro y Pyme, tenemos un enorme mercado por desarrollar todavía en el país”, asegura el emprendedor.

Sin embargo, “el freno en la actividad y en las ventas, sumado al efecto de la devaluación que nos hace más competitivos en términos de dólar, nos impulsan a salir a exportar”, destaca. “Una vez que estemos afianzados acá, el objetivo es ir adaptándonos a las normativas y modalidades de negocio de cada mercado”, sostiene.

Financiación, un obstáculo clave

En 2015, la firma accedió a un Fondo Fiduciario de Promoción de la Industria del Software (Fonsoft), implementado desde el ex Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, devenido Secretaría a partir de este año, consistente en un reintegro de las inversiones que realizara la compañía para el desarrollo de software. Sin embargo, el cambio de gobierno demoró la ejecución de esta herramienta, y los emprendedores desistieron de su uso.

Para el emprendedor, la aplicación de retenciones a la exportación de software dispuesta por el Gobierno a partir de 2019, “no afectará nuestros planes de salir a la región. Buscamos ser competitivos por la calidad de nuestro servicio”, apunta.
“Hoy la mayoría de nuestros clientes son vendedores por MercadoLibre. Y venimos notando, sobre todo a partir de este año, un estiramiento de los plazos de pago y una caída generalizada de los márgenes de rentabilidad. Hace dos o tres años, algunos vendedores aplicaban un 50 por ciento de ganancia a los productos, y hoy como mucho le aplican el 10 por ciento. Los pagos se estiran también a dos o tres meses; esto, sumado a la inflación, deja a muchos comerciantes al borde de discontinuar su negocio”, confiesa.

El actual contexto económico también está retrasando los planes de Contabilium de comenzar a ofrecer financiamiento a sus usuarios. “Conocemos las necesidades y la situación financiera de nuestros clientes, y está en nuestros planes para el mediano plazo comenzar a ofrecerles préstamos. No en este momento cuando las tasas están super elevadas por encima del 70 por ciento y nadie se anima a tomar crédito, pero sí más adelante, si la economía se normaliza”, asegura.

En números

Fundación: 2015

Inversión inicial: US$ 20.000

Socios: 2

Facturación: $ 8 millones (proyectada 2018)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.