Quién es el “cofundador pobre” de Microsoft, que Bill Gates dejó en la calle

“¿Sabes quién canta y toca como Hendrix? Paul Allen”, afirmó Quincy Jones, un músico legendario en febrero pasado, durante una entrevista histórica de la que luego debió retrotraerse por algunos excesos verbales que profirió.

Allen – excofundador de Microsoft junto a Bill Gates y que falleció el 15 de octubre a los 65 años a raíz de un cáncer- fue un hombre multimillonario, pero jamás alcanzó la fortuna de su compañero filántropo.

¿El motivo? Aquellas personas que conocieron a Allen aseguran que era amante de la música y un hombre muy generoso. Y añadieron que no resultaba difícil imaginarlo haciendo un solo en una guitarra alguna vez utilizada por Jimi Hendrix en Woodstock (ya que se había comprado una).

Jones recordó haber visto tocar a Allen junto a Stevie Wonder en una fiesta en un yate. O pudo ser en un transatlántico, debido a que tenía la costumbre de realizar un crucero anual con un par de cientos de “personas interesantes” a las que invitaba a pasar una semana conociéndose y compartiendo experiencias.

Por ejemplo, en esos viajes eran invitadas personalidades como Quentin Tarantino, Rufus Wainwright, Carrie Fisher o Jeff Goldblum.

Eso tampoco suena descabellado. A lo largo de su vida, Allen, cuya fortuna se estimó en US$ 21,1 mil millones compró tres grandes embarcaciones.

Todas ellas están equipadas con estudios de grabación profesionales; entre ellos, el Octopus, de 126 metros de eslora, el más grande del mundo en su categoría, tiene cancha de baloncesto y piscina, además de dos helicópteros y dos submarinos.

El yate Octopus, de 126 metros de eslora, fue uno de los tantos lujos de Allen en vida

Cada año lo esperaban en el Festival de Cannes, donde ofrecía una fiesta a la que todos quieren ir, pero casi todos ellos debían conformarse con mirar las fotos al día siguiente.

En esos estudios grabaron músicos del calibre de Peter Gabriel, Robbie Robertson (The Band) o Bono y The Edge (U2).

El curioso estudio posee un sistema mecánico que pierde una pared abatible y lo convierte en un escenario gigante en el que solía actuar Allen junto con su banda y los ilustres amigos que solía invitar a esos fastuosos viajes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.