Cuando la patria esta en peligro

La semana pasada algunos actores simpatizantes al kircherismo convocaron a un acto a celebrarse el 25 de mayo, no fue por un nuevo aniversario de lo acontecido en 1810 sino porque “la patria está en peligro” debido al acuerdo que el país celebro con el Fondo Monetario Internacional. Por supuesto que cuando se conoció esta convocatoria las redes sociales estallaron con mensajes a favor y contra de la misma haciendo hincapié en lo redactado entre comillas.
No es mi intención reflexionar si la patria está en peligro por llegar a un acuerdo semejante, ni si lo ha estado cuando se han celebrado con otros organismos o países con diferentes clausulas y variados intereses que se han concretado a lo largo de nuestra historia y con todos los gobiernos, sino más bien hacer un repaso se circunstancias, y solo algunas, de cuando nuestra patria está en peligro, exceptuando desde un primer momento la posibilidad de cualquier intervención armada, interna o externa.
Nuestra patria está en peligro:
Cuando nos encolumnamos en luchas justas con fines partidistas.
Cuando nos olvidamos de nuestra historia o la recreamos a nuestro antojo o conveniencia.
Cuando nos deja de importar la corrupción o la dejamos pasar porque el acto fue cometido por persona de nuestro agrado.
Cuando solo defendemos a nuestros jubilados para acompañar un partido político y no un proyecto nacional que perdure en el tiempo.
Cuando la ley importa mas que la realidad social, porque cuando esto sucede debe ser modificada.
Cuando se dice que la educación es la base para curar muchos de nuestros males pero no hay paso de la palabra a la acción.
Cuando solo se pregunta que y como y no porque.
Cuando nuestra mirada esta sesgada por una simpatía a un partido político y lo defendemos de sus errores sin reconocerlos.
Cuando un reclamo social pasa de moda.
Cuando una voz no tiene espacio para expresarse.
Cuando no queremos trascender porque no le vemos importancia.
Cuando es tal la discusión sobre temas que no hay solución a intereses reales.
Cuando la libertad de prensa es más grande que la libertad de expresión.
Cuando no exigimos explicaciones y nos conformamos con respuestas por mas incongruentes que sean.
Cuando depositamos todo el peso sobre la justicia y no ayudamos, por medios legítimos, a concretarla.
Bueno para no caer en la costumbre argentina de irnos al extremo cuando nos expresamos en algunos tópicos, la patria no esta en peligro sino que nuestro futuro se encuentra seriamente comprometido.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.